Que nadie

apague la voz de las niñas

No importa si naces niña o niño, tu lloro es el mismo, y tus primeras palabras también lo son. Pero si llega un momento en tu vida en el cual sientes que tu voz ya no es escuchada de la misma manera, y tus palabras parecen no tener la misma fuerza, probablemente seas una niña…

¿Cuándo comenzamos las mujeres a perder

nuestra voz?

En pleno siglo XXI, a mucha gente esto le parecerá “otra tontería feminista” de alguna mujer que no tiene en qué perder el tiempo. Desafortunadamente, alguien que piense así, no solo estará perdiendo el tiempo en reflexiones negativas, sino que también estará dejando de preocuparse por su madre, su hermana, su mujer, su hija, o su sobrina…

A las mujeres se nos va silenciando nuestra voz desde muy pequeñas. Pensad en quiénes son los que dominan los espacios en el recreo, en los juegos, en las aulas… No importa la cantidad de niños o niñas, ellos están acostumbrados a hacer uso de la palabra para apoderarse de su entorno por encima de las niñas. No es mi intención en absoluto atacar a los niños, porque si se comportan de determinada manera es porque han sido educados para ello, y porque se les ha permitido.

De hecho, es gracioso pensar en cómo los niños desde bien pequeños usan ese tono de voz grave imitando a sus modelos de hombre adulto, cuando todavía no están ni cerca de la adolescencia, por lo cual aún no les ha cambiado su voz. Sin embargo, este tono parece otorgarles fuerza, poder, seguridad… Y todas las emociones relacionadas con ese mundo masculino son siempre pronunciadas en un tono fuerte, vigoroso, con carácter: ira, agresividad…

Sin embargo, las niñas tienden a imitar a esas pequeñas princesas que ven en los anuncios de la televisión. Son tan guapas y parecen tan felices, ¡cómo no van a querer ser como ellas, con esas voces tan agudas  mostrando dulzura, pasividad, tranquilidad, inocencia…! ¡Qué puede haber de malo en querer ser así..!

Lo que estas pequeñas princesas no saben es que su voz no tiene ningún poder fuera de ese mundo de tonos rosas y brillantina, de espejos y centros comerciales, de peluquerías y clínicas de estética.

No tienen voz en el mundo de la ciencia, ni en las películas de acción.

No tienen voz en las series juveniles, ni en las revistas femeninas.

No tienen voz en los medios de comunicación, ni en los deportes, ni en el mundo de la tecnología.

Su voz parece quedar escondida detrás de un físico que es lo único que puede hablar por ellas. Y esto provoca que la presión por llegar al resto del mundo cosificadas como solamente un cuerpo, les obligue a autocastigarse para conseguir el mejor físico posible, aunque a este no le acompañe ninguna voz, aunque sea un cuerpo sin palabras…

Cómo educar a las niñas

para que nadie las silencie

Hay una cita preciosa de una monologuista americana llamada Sarah Silverman que dice así:

“No les digas a las niñas que pueden llegar a ser lo que quieran de mayores. No porque no podrán, sino porque nunca habían pensado lo contrario”

Las niñas pequeñas no creen que haya cosas que no puedan llegar a alcanzar por el simple hecho de ser niñas. Para ellas, al igual que para los niños, todos los mundos son posibles y alcanzables. Pero de manera inconsciente en muchos casos, y consciente en otros tantos, educamos a las niñas para que se adecuen a unos modelos de mujeres muy definidas por unos roles concretos. Roles como el de la maternidad, el de la pasividad, el del cuidado por su propia belleza, el de la aceptación o sumisión…

Lo que ocurre cuando estas niñas crecen y se vuelven mujeres, es que muchas de las puertas que esperaban abrir se les cierran, y otras tantas las han ido cerrando ellas poco a poco a base de determinadas elecciones o comportamientos con el simple objetivo de agradar a los demás, de conformar el modelo de mujer perfecta que la sociedad les había demandado.

5

Cinco sencillos consejos para que vuestra hija

nunca pierda su propia voz

1

Permite que interrumpa las conversaciones con sus opiniones, que no deje nunca de usar la palabra por falta de seguridad, vergüenza, o temor a meter la pata. Este es uno de los grandes consejos de la número dos de Facebook, Sheryl Sandberg que nos da a través de su libro Lean In.

2

Anímala a realizar todo tipo de actividades. Incluso aquellas que la sociedad define para el sexo contrario. Si realmente le interesan ella encontrará su espacio.

3

Preséntale modelos de mujeres que han alcanzado retos increíbles en la historia, y modelos de mujeres que hayan alcanzado  retos increíbles en su ciudad, pueblo, barrio, edificio… Seguro que también las encontrarás, solo tienes que reparar en ellas.

Achie, activista etíope de 15 años, miembro de la ONG Let Girls Lead (Deja que las niñas lideren).

4

Invítala a tener conversaciones con personas adultas para hacer valer su opinión. No es menos por ser más joven, ni por ser mujer.

5

Regálale libros en vez de maquillaje, bolsos, o mancuernas en sus cumpleaños. La mente es la parte del cuerpo que necesita más nutrientes, y un buen libro es el mejor alimento que pueda necesitar.

Tu niño y tu niña nacen con la misma voz. Tú como madre, padre o docente puedes conseguir que sus voces sigan siendo las mismas, las que le corresponden a cada uno de ellos según su personalidad única, y no según su sexo.

Compartir
POST ANTERIOR¿DEBERES SÍ? ¿DEBERES NO?
SIGUIENTE POSTENGAÑA A TU CEREBRO, PONLO A TRABAJAR
Doctora en Filología inglesa por la Universidad de Vigo y Master en "Estudios Ingleses Avanzados". Se considera una enamorada de la educación, y le avala una experiencia de más de 20 años; primero como docente en secundaria y bachillerato, tanto en la escuela privada como la concertada, para pasar a continuación a ejercer como maestra en los niveles de infantil y primaria en la escuela pública. En la actualidad, sus energías se centran en el proyecto Realkiddys, por una infancia libre, auténtica y única, donde los estereotipos de género no tienen lugar. Madre de dos, no solo sueña con un cambio en el sistema educativo, sino que trabaja por hacerlo posible. Esto le ha llevado a participar también en eventos relacionados con el desarrollo de la creatividad y el emprendimiento en la infancia. En septiembre de 2015 fue ponente en TEDxGalicia, donde compartió su filosofía Realkiddys, en la cual cada niña y cada niño es único, diferente, y especial. Acaba de publicar su primer cuento infantil Martin is the best, donde nos cuenta que hay muchas maneras de ser niño esta obra parte de su tesis doctoral Masculinities in English Children’s Literature from a Gender Perspective). También ha publicado una serie de cuentos de colorear bajo el sello “Co-loreando/Co-educando” que rompen con los estereotipos de género desde diversos campos como las profesiones, el carnaval, los juguetes... Conferenciante y formadora en seminarios educativos, colabora habitualmente en diversos medios de comunicación (radio, tv, blogs educativos, revistas digitales...) y escribe el blog Realkiddys.