Parte-2

Esta entrada es, obviamente, continuación de la anterior del mismo título. En ella, os acerco el estado de la investigación respecto a algunos otros factores que tienen un impacto notable en el rendimiento de los alumnos y que pueden servir, por tanto, para orientar la formación de los profesores, la dirección de los centros, la mejora, en suma, del sistema educativo.

Sigo la numeración correlativa a la entrada anterior para los distintos efectos. Os recuerdo que los números entre paréntesis, al lado de cada aspecto, variable o dimensión, representan la magnitud del efecto. Para valorarlos, te puede ayudar el echar un vistazo a esta imagen que ya usé en una entrada anterior en la que hablaba este asunto. Todo efecto por encima de 0,4 es deseable. Como siempre, los énfasis del texto son añadidos por mí, los textos en corchetes [ ] son añadidos o sugerencias de lectura adicional mías.

5. Proporcionar evaluación formativa (0.90)

Según Hattie (2012) y Black & Wiliam (2001), la evaluación formativa se refiere a cualquier actividad utilizada como una evaluación del progreso del aprendizaje antes o durante el proceso mismo de aprendizaje. En contraste con la evaluación formativa, la evaluación sumativa evalúa lo que los estudiantes saben o han aprendido al final de la enseñanza, después de todo. Este video puede servir para obtener más información sobre la diferencia entre los métodos de evaluación formativa y sumativa. En este otro video, puedes aprender de los maestros que describen su experiencia con la evaluación formativa..

Ejemplo de evaluación formativa. Dedica la misma cantidad de tiempo, o incluso más, a la evaluación formativa que a la evaluación sumativa. Da retroalimentación descriptiva a los estudiantes: ¿Cuál es el objetivo? ¿Dónde estás en relación con eso? ¿Qué puedes hacer para cerrar la brecha?

Hattie cita dos metaestudios que justifican lo anterior:

  • Fuchs & Fuchs (1986): Effects of systematic formative evaluation (Abstract)
  • Burns & Symington (2002): A Meta-analysis of Prereferral Intervention Teams: Student and Systemic Outcomes (Abstract).

6. Micro-enseñanza (0,88)

La microenseñanza es [un procedimiento generalmente basado en] una grabación de video de una lección, con un resumen. La lección se revisa para mejorar la experiencia de enseñanza y aprendizaje. En Visible Learning, Hattie describe la micro-enseñanza como una práctica (a menudo en entornos de laboratorio) que “típicamente involucra a los estudiantes-maestros dirigiendo (mini-) lecciones a un pequeño grupo de estudiantes y luego participando en una discusión posterior sobre las mismas” ( Hattie 2009, 112). Se pueden encontrar muchos videos de microteaching en Youtube para tener una idea de este método (ejemplo). Los aspectos técnicos son menos importantes que el análisis posterior, que permite a los maestros obtener una visión microscópica de su propia enseñanza. Bajo la guía de un supervisor, primero se le pide al alumno-maestro que presente una retroalimentación de su mini lección, luego el equipo brinda retroalimentación para proporcionar un refuerzo positivo y una crítica constructiva.

Ejemplos de micro-enseñanza: desde su invención en la década de 1960 en la Universidad de Stanford por el Dr. Dwight Allen, el microteaching se ha convertido en un procedimiento establecido de capacitación docente en muchas universidades y distritos escolares. Puede encontrar más información sobre micro-enseñanza aquí. [Ya a mediados de los años 70 del siglo pasado se utilizaba el CCTV en el ICE de la Universidad de Navarra para estos propósitos. Ver p. e. “Técnicas de trabajo en la universidad” o “El perfeccionamiento de los profesores” de Gonzálo Vázquez, Pamplona: EUNSA].

Hattie cita, sobre este tema, cuatro metanálisis:

  • Butcher (1981) An experimental investigation of the effectiveness of a value claim strategy unit for use in teacher education (Unpublished M.A. Macquarie University Sydney)
  • Yeany/Padilla (1986): Training science teachers to utilize better teaching strategies (Abstract)
  • Bennett (1987): The effectiveness of staff development training practices (Unpublished Ph.D. University of Oregon)
  • Metcalf, K. K. (1995). Laboratory experiences in teacher education (Abstract)

7. Discusión en el aula (0,82)

La discusión en el aula es un método de enseñanza que involucra a toda la clase en una discusión. El maestro deja de dar conferencias y los estudiantes se reúnen como clase para discutir un tema importante. La discusión en el aula permite a los estudiantes mejorar las habilidades de comunicación al expresar sus opiniones y pensamientos. Los maestros también se benefician de la discusión en el aula, ya que les permite ver si los estudiantes han aprendido los conceptos que se les están enseñando. Además, una discusión en el aula crea un ambiente donde todos aprenden unos de otros. En este video de Heather Joseph-Witham puedes ver cómo dirigir una discusión en el aula de manera efectiva. [También es aplicable aquí el trabajo de Vázquez sobre técnicas de trabajo en la universidad, citado anteriormente].

Ejemplos para una discusión efectiva en el aula: Crea una serie de preguntas para que los alumnos piensen. Asigna suficiente tiempo en la lección para una discusión elaborada. Asegúrate de que los estudiantes puedan expresar libremente su opinión sin que se rían de ellos o sean ridiculizados. Puedes encontrar consejos útiles sobre planificación, moderación y reflexión sobre la discusión en el aula en este documento de William E. Cashin (PDF).

En la próxima entrada trataremos otros tres efectos importantes.

Artículo anteriorRESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-87
Artículo siguienteEL “EFECTO BOOMERANG” DE LA RADIO ESCOLAR EDUCATIVA
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015). Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación. Soy miembro de Sociedades Científicas como: International Association for Talent Development and Excellence European Council for High Ability World Council for Gifted and Talented Children National Association for Gifted Children (EE.UU) Sociedad Española de Pedagogía He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.