PROYECTOS FELICES

Los Proyectos Felices son una «metodología activa» que, teniendo como base al ‘alumno como persona’, se centra en la felicidad del mismo para producir aprendizajes ‘motivadores’, ‘prácticos’, ‘duraderos’ y ‘felices’. La consideramos metodología activa porque enfrenta a los alumnos con problemas o propósitos a resolver; porque intenta establecer el mayor número de interacciones sociales; porque motiva al alumno ante el trabajo que se le propone; porque trabaja, desde sus experiencias personales, y le deja margen de decisión.

En los Proyectos Felices al alumno se le valora como persona en todas sus dimensiones, no de forma cartesiana, sino como ser completo que tiene su propia entidad multidimensional. Y dentro de ese concepto de entidad se entiende que el alumno debe ser feliz y desarrollarse en un ambiente de seguridad y afectividad positiva.

Nosotros somos herramientas de compensación de desigualdades, pues muchos de nuestros alumnos –algunos lo aparentan y otros no– necesitan por lo menos ser felices y sentirse queridos, aunque solo sea por unas horas.

EL ALUMNO COMO PERSONA

No es cierto, como dicen algunos «expertos iluminados», alejados de la práctica, que la única misión de la escuela es formar intelectualmente a los alumnos, ser una base intelectual, dar conocimiento y prepararlos para la vida laboral. Nada más alejado de lo que necesita un alumno. Todo eso se consigue, sin duda, cambiando el cómo, pero además, se consiguen muchas más cosas que necesita el alumno como persona.

La felicidad es un parámetro que en Proyecto Felices nos marcará «la temperatura» de cada uno de los alumnos y de las actividades en sí. Que los alumnos sean felices, como ya dijimos, es egoístamente una manera de conseguir muchos de nuestros propósitos educativos. Felicidad como base de una actitud motivadora, que salga desde dentro de cada uno de ellos y que condicione su forma auténtica de aprender, libre y consentida por él mismo para sí mismo.

Una metodología que se base en la práctica constante y en las experiencias continuas para ser experimentada, gustada, saboreada y disfrutada.

Y con todo esto construir aprendizajes duraderos, no bulímicos, sino que realmente el alumno sea capaz de aplicarlos porque los recuerda y sabe como usarlos en su vida y en los momentos necesarios.

Esos aprendizajes duraderos van a ser la base de aprendizajes más complejos sobre el mismo conocimiento; pues ya no hay que repetirlos, ni explicarlos de nuevo, sino mejorarlos y enraizarlos.

Proyectos Felices es una metodología que nace de la persona en su totalidad, pero que puede adaptarse, al principio, a visiones parciales, hasta su aprendizaje y transformación por parte de cada docente.

La metodología alcanza su potencial trabajando globalizadamente de forma transdisciplinar. Con teoría transdisciplinar nos referimos al principio
 de la unidad del conocimiento, más allá de los límites de cada ciencia.

Se propone

mezclar para aprender

Los problemas del mundo actual deben ser  enfocados desde una perspectiva más amplia de la que puede ofrecer cada ciencia por separado. La base de esta teoría es la existencia de esquemas cognitivos organizadores del conocimiento, comunes a las diferentes ciencias, así como la creencia firme de la unidad del saber. Esto no niega el desarrollo de cada área o disciplina, sino que las integra y potencia a través del diálogo. Es una actitud hacia la vida.

Cuando hablamos de «globalización», estamos hablando de actuaciones por encima de las áreas educativas, de las disciplinas. No tiene sentido la separación de saberes, como no tiene sentido «partir» la personalidad del niño en partes. Todo lo artificial no tiene sentido, y las áreas por separado lo son.

Nuestra metodología propone una interacción de contenidos curriculares y no curriculares independientemente de la ciencia que lo proponga. Pero esta propuesta hay que aprender a realizarla poco a poco y no hay prisa para llevarla a la práctica. Yo te enseñaré como puedes hacerla, de una forma muy sencilla.

En algunos centros de Educación Infantil y Educación Primaria hay maestros que prueban a realizar proyectos con un área, como quitamiedos. Esta metodología también te lo permite, adaptándose a tus preocupaciones e inquietudes primeras.

En los centros de Educación Secundaria, a veces, es difícil ponerse de acuerdo con otros docentes, e incluso poniéndose de acuerdo la compartimentación de las áreas en un horario fijo y la diversidad de profesorado que imparte clases a un mismo grupo hace difícil globalizar, por lo que también pueden utilizar Proyectos Felices para realizarlo en su disciplina. Prepárate para iniciar un camino.