¿POR QUÉ TE ESFUERZAS EN ENCAJAR?

Si tú naciste para destacar

Es curioso cómo nos esforzamos por encajar en nuestro entorno cuando realmente nos sentimos diferentes.

Esta semana he tenido el maravilloso regalo de presentar mi libro «¡Vamos!», a los pocos días de haber salido a la venta. La presentación fue en «Casa del Libro», en una sala preciosa, espectacular, con un jardín al fondo y… ¡enorme!

Al entrar me emocioné de lo bonita que estaba la sala y, por supuesto, me asusté pensando en que no se iba a llenar. Era consciente de que es muy difícil que las personas asistan a la presentación de un libro, porque todo el mundo tiene sus obligaciones y su día a día y cuesta encontrar tiempo para este tipo de actos…

De hecho, algunas personas que yo estaba convencida de que vendrían a la presentación, me iban mandando whatsapps disculpándose por no poder venir. «Normal –pensé yo– vamos a ser poquísimos…». Sin embargo, la sorpresa que me deparaba ese día fue encontrarme con una sala llena de personas maravillosas, la mayoría amig@s y compañer@s mí@s en distintas etapas de mi vida… much@s de l@s cuales yo no esperaba que estuvieran allí.

Fue algo tan especial, con un maestro de ceremonias de lujo: Juan Carlos Cubeiro y con tanto cariño que solo podía hacer lo que hice… cambiar el modo en que normalmente se realiza una presentación…

Y es que lo importante para mí no era ni mi libro ni yo… sino las personas que estaban delante.

Para mí eran ellos los protagonistas de ese momento y no pude evitar darle la vuelta a la estructura clásica de presentación.

¿Por qué no?

¿Por qué no hacer las cosas como las sientes?

¿Por qué te empeñas en encajar…?

Todos somos diferentes

Extracto del capítulo 3 de mi libro ¡Vamos!

Hemos vivido, durante mucho tiempo, en un mundo que buscaba la uniformidad. Ya desde niños nos agrupan en clases por edades, debemos aprender los mismos contenidos, en el mismo período de tiempo… y a partir de ahí es muy probable que vayamos siguiendo  las líneas que nos vienen marcadas, nos adaptamos a los grupos en los que nos debemos integrar y solemos imitar las pautas socialmente aceptadas. Se supone que debemos seguir un determinado patrón.

Sin embargo, entre tanta uniformidad, todos sentimos, de un modo u otro, que somos diferentes en algo. Sabemos qué nos apasiona, qué nos motiva y qué nos da alas. Y, probablemente, todos estemos en una situación similar:

Intentando parecernos al estándar,

cuando en realidad todos somos distintos

Este disfraz respecto a nuestra diferencia no tiene mucho sentido en una sociedad como la actual, puesto que la diferencia es un valor, que deberíamos desarrollar en positivo.

En un entorno cambiante como el que vivimos, se necesitan personas de muy diversos perfiles, capaces de satisfacer distintas necesidades y de solucionar nuevos problemas que van surgiendo. La especialización es necesaria y, para conseguirla, se deben potenciar las diferencias de las personas. La diferencia se puede convertir en un valioso activo en tu vida personal y profesional.

Sé original

Las personas capaces de ver el mundo con otros ojos son los que son capaces de crear nuevos conceptos. Como dice Adam Grant en su libro «Originals»1, los no-conformistas mueven el mundo.

La persona razonable se adapta al mundo;

La irrazonable intenta adaptar el mundo a sí misma.

Así pues, el progreso depende de la irrazonable

George Bernard Shaw

Adam Grant explica cómo la originalidad empieza con la creatividad: generar un concepto que sea nuevo y útil. Y propone un extenso listado de acciones que podemos realizar a nivel individual para ser más originales, del cual, personalmente me quedo con las siguientes:

1

Generar y reconocer ideas originales

Cuestionar lo preestablecido: buscar los fallos en aquello que tenemos establecido por defecto: no tomes algo como dado, y plantéate si sería mejor cambiarlo;

Triplicar el número de ideas que generas. Prueba, prueba, prueba… hay que tener muchas ideas para generar una de valor. Es cuestión de ir besando ranas «kissing frogs», en palabras de Grant.

Procrastinar estratégicamente puede conducir a la originalidad. Al procrastinar, retrasas deliberadamente un trabajo que tienes que hacer, pero retrasarlo tiene sus consecuencias. Cuando el trabajo se realiza en tiempo, se acostumbra a hacer un planteamiento más convencional de ideas, mientras que al procrastinar, los planteamientos que se realizan son más novedosos –resultados obtenidos en un estudio realizado en un trabajo de doctorado–. Se desconocen los motivos, aunque Grant apunta a que probablemente es debido al procrastinar, las personas se dedican a ver otros temas, encuentran más posibilidades remotas y generan más ideas creativas.

2

Dar voz a ideas originales

Equilibra tu portfolio de riesgo. Para ser original, es necesario asumir riesgos, pero no es factible arriesgarse en todo.

Subraya las razones para no apoyar tu idea. Explica las debilidades de tu proyecto y pregunta a otras personas que te digan más razones que pueden hacer conveniente no apoyarlo.

Habla a audiencias diferentes. Los enemigos pueden ser mejores aliados que los «ami-enemigos»: cuando tengas que exponer tus ideas, atrévete a hacerlo ante una audiencia diferente, hacerlo ante una audiencia favorable te aporta poco.

3

Gestionar las emociones

Motívate ante las dificultades.

No intentes calmarte, canaliza la ansiedad hacia el entusiasmo y la ilusión.

Date cuenta de que no estás solo, encuentra a otras personas que crean en tu visión.

Recuerda que si no tomas la iniciativa, el status quo persistirá. Ante la insatisfacción, las investigaciones muestran que debes decidir entre 4 opciones: salir, quejarte, persistir o negarlo. A la hora de decidir qué hacer con una idea o un proyecto que no te convence, solo dos de estas opciones son válidas: abandonarlo o persistir.

Además de las acciones que propone a nivel individual, plantea también acciones para desarrollar como líder y acciones para padres, madres y profesores.

Grant señala que existen dos vías para conseguir nuestros objetivos: la conformidad y la originalidad. La conformidad significa seguir a la masa y mantener el status quo, mientras que la originalidad implica tomar un camino menos transitado, ir a contracorriente y tener como objetivo hacer mejor las cosas.

Un libro altamente interesante para encontrar el modo de ser originales, con un precioso prólogo de Sheryl Sandberg que invita a leerlo:

«Cada día, todos encontramos cosas que amamos y cosas que nos gustaría cambiar… Tenemos un deseo de hacer el mundo diferente, idealmente mejor de lo que lo encontramos. Pero intentar cambiar creencias y comportamientos es complicado. Aceptamos el status quo porque creemos que un cambio real es imposible. Pero deberíamos preguntarnos: ¿puede una persona crear la diferencia? Y, en nuestros momentos más valientes: ¿podría esa persona ser yo?» 

Definitivamente, los no-conformistas son los que mueven el mundo.

Un motivo más para defender la diferencia

Por ello, debes permitirte ser diferente. Haz lo que quieres hacer sin pedir disculpas por hacerlo… Te vas a reír, pero al principio de dar conferencias, cuando iba a exponer mi propia opinión siempre empezaba pidiendo disculpas por expresar mi punto de vista.

Hasta que me di cuenta que mi perspectiva no tenía por qué ser peor que la de otros… sencillamente era la mía.

Ser diferente a veces puede parecernos incómodo, pero no debería.  Debemos aceptar con naturalidad la diferencia. Eres una persona única… ¡deja que los demás podamos disfrutar de aquello que te hace diferente!

¿Por qué te empeñas en encajar…

si tú naciste para destacar?

Tu diferencia no es algo a combatir y a extinguir…

ya pasó la época de la uniformidad

tu diferencia es un valor que debes atreverte a defender,

las diferencias cuentan

y, muchas veces,

las diferencias enamoran…

Hay tantas cosas

que me gustan hoy de ti…


1 Grant, Adam, «Originals. How non-conformists move the world» Ed. Viking, 2016.

Compartir
POST ANTERIORLA INNOVACIÓN Y TÚ
SIGUIENTE POST¿CÓMO ELEGIR LAS LECTURAS EN EL AULA?

Investigadora y divulgadora en Educación e Iniciativa Emprendedora.
Compagina la actividad docente en ESADE como colaboradora académica y tutora en asignaturas de Entrepreneurship con su trabajo de investigación de Doctorado sobre Educación e Iniciativa Emprendedora. Ello le permite investigar y adquirir conocimientos en estos ámbitos para colaborar con personas e instituciones a potenciar el espíritu emprendedor a través de cursos, conferencias, artículos y publicaciones
Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE. Máster en Auditoría y Control de Gestión por la UdL. Máster en Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Doctoranda en Economía de la Educación.
Convencida de la importancia de promover la iniciativa emprendedora… porque el futuro lo construimos hoy.