La poética de Luis Cernuda y su concepción del poema en prosa

/

Características fundamentales para entender la poética de Luis Cernuda

Octavio Paz, en ‚ÄúLa palabra edificante‚ÄĚ (1976), ya sent√≥ la base para posteriores an√°lisis exhaustivos de la po√©tica de Cernuda, incidiendo en que es necesario partir de la homosexualidad del escritor para entender su obra, aunque esta no pueda reducirse solo a su deseo er√≥tico (150), ya que eso conducir√≠a al lector a un an√°lisis parcial y simplista de su po√©tica.

A partir de diversos estudios surgidos en el siglo XXI, entre los que destaco el ensayo de L√≥pez Castro titulado ‚ÄúEl cuerpo del amor en Luis Cernuda‚ÄĚ (2001), y el de Adrienne L. Mart√≠n, ‚ÄúLa po√©tica gay de Luis Cernuda‚ÄĚ (2007), se puede destacar, como primera caracter√≠stica de la po√©tica del escritor sevillano, la presencia de un marcado homoerotismo expresado mediante la exaltaci√≥n de la belleza del cuerpo juvenil masculino y el latido de un profundo deseo homosexual truncado por el contexto de la realidad.

Como Subraya Mart√≠n, el propio Cernuda destaca en el ensayo ‚ÄúHistorial de un libro‚ÄĚ (1958) que su inicio como escritor est√° estrechamente vinculado al ‚Äúdespertar sexual de la pubertad‚ÄĚ (176). De hecho, se considera que La realidad y el deseo es ‚Äúla primera colecci√≥n dedicada al amor homoer√≥tico en la literatura espa√Īola‚ÄĚ (Cazorla 86).

poetica de luis cernuda

Un rasgo fundamental en la po√©tica de Cernuda es la presencia del surrealismo. Esto es debido, entre otros factores, a la admiraci√≥n que despierta en √©l Reverdy. Dicha admiraci√≥n lo conduce a elaborar poemas ‚Äúcon el m√≠nimo de materia verbal‚ÄĚ (Paz 174).¬† Se aprecia esta caracter√≠stica en uno de los temas recurrentes en Cernuda: el ‚Äúmito de la infancia como para√≠so perdido‚ÄĚ (Garc√≠a Morilla 129). La influencia surrealista tambi√©n est√° presente en la forma de plasmar, mediante diversas im√°genes de car√°cter on√≠rico, un mundo hostil que choca con el anhelo de libertad de la voz po√©tica. Seg√ļn expone L√≥pez Castro:

‚ÄúPara Cernuda, el movimiento surrealista fue una actitud vital que supo integrar todas las actividades del hombre y le ayud√≥ a entender lo er√≥tico como una realidad total‚ÄĚ (203).

Este choque entre la realidad y el deseo que abarca toda su creación literaria enlaza con otra característica de la poética de Cernuda: europeísmo y modernidad.

La modernidad se plasma a trav√©s de la dial√©ctica constante entre cuerpo y alma. El amor, cuyo origen es el deseo er√≥tico de la voz po√©tica al que he aludido anteriormente, se convierte en el elemento catalizador para conciliar el plano de la realidad y el deseo. Pero, a medida que la producci√≥n po√©tica de Cernuda va alcanzando una etapa de mayor madurez, el desencanto por la realidad acent√ļa el tema de la soledad y este se convierte en una constante de su po√©tica, que adquiere, adem√°s, un car√°cter m√°s reflexivo y metaf√≠sico.

Como muy bien ha subrayado Paz, ‚ÄúLa soledad y el deseo es el mito del poeta moderno‚ÄĚ (171). Y la modernidad que destaca en Cernuda est√° condicionada, entre otros aspectos, por el hecho de que su obra se base en el mismo principio de ‚Äúsubversi√≥n‚ÄĚ (169) de valores que la sociedad considera sagrados e inmutables. De igual manera, el europe√≠smo ‚Äúmuy americano‚ÄĚ (173) de Cernuda se refleja en su ‚Äúescritura multiforme‚ÄĚ (L√≥pez Castro 200) vinculada al inconformismo que lo conduce a huir de las modas y a adoptar en su obra un enfoque aglutinador de diversos estilos y tendencias.

Desde esta perspectiva moderna y europeísta, su poética se caracterizará por un triple rechazo: Cernuda desecha los ritmos demasiado marcados, se aparta de la rima y, por influencia de la poesía inglesa, concretamente de Eliot, adopta un tono coloquial en la forma.

No obstante, bajo la recreación de ese carácter oral, se aprecia una profunda conciencia de creación poética y una densidad en sugerencias que denota un marcado carácter ecléctico. Cernuda recoge influencias de:

  • Mallarm√©.
  • Baudelaire.
  • Goethe.
  • H√∂lderlin.
  • Garcilaso de la Vega.
  • Y B√©cquer, entre otros.

Así como de la poesía bíblica y clásica, para transitar caminos estilísticos y temáticos desde una perspectiva completamente original.

Cernuda y el poema en prosa

Con respecto a sus aportaciones en el √°mbito del poema en prosa, como subraya M√°rquez, M. A. en ‚ÄúEl poema en prosa y el principio antim√©trico‚ÄĚ (2003), Cernuda ya elabora en 1959 un ensayo titulado ‚ÄúB√©cquer y el poema en prosa espa√Īol‚ÄĚ en el que apunta que el origen de este g√©nero literario se remonta a determinadas traducciones realizadas en Francia (131).

Sin embargo, Aull√≥n de Haro afirma que el g√©nero se forja en el Romanticismo. ¬†El mismo cr√≠tico concluye en su ensayo ‚ÄúTeor√≠a del poema en prosa‚ÄĚ (2005) que ‚Äúel poema en prosa, junto al ensayo y el fragmento, constituye la √ļnica entidad de g√©nero literario nuevo y de valor general producido en tiempos modernos‚ÄĚ (22) y su origen, desde el propio nombre del g√©nero, se sustenta en la ‚Äúintegraci√≥n de contrarios‚ÄĚ (22) tan caracter√≠stica de la modernidad. Por esta raz√≥n, Utrera destaca la importancia que tuvo el Modernismo en la creaci√≥n del g√©nero.

Benigno Le√≥n Felipe expone, en ‚ÄúCaracter√≠sticas formales y modalidades de la poes√≠a en prosa‚ÄĚ (1999), que uno de los rasgos definitorios del g√©nero es su forma libre (33) y destaca la complejidad de su naturaleza y su condici√≥n.

Seg√ļn el cr√≠tico, la primera caracter√≠stica parte de la consideraci√≥n del poema en prosa como g√©nero ‚Äúaut√≥nomo y diferente‚ÄĚ (34). De igual manera, se ubica entre ‚Äúel cuento y la poes√≠a versolibrista‚ÄĚ (37). Surge dentro del √°mbito urbano y de √©l recibe una importante influencia visual que se reflejar√° tanto en la tem√°tica como en las descripciones impresionistas. (38).

La crítica coincide, de manera general, en que dos de sus principales características son su brevedad y autonomía. Ambos aspectos contribuyen a conferir unidad de sentido (Felipe 38). Para ello se coincide en que el inicio y el cierre deben estar perfectamente delimitados (39). En cuanto a la extensión, la crítica estima que debe oscilar entre media y tres o cuatro páginas (39).

Este principio de brevedad ser√° compartido por el propio Cernuda. Sin embargo, el aspecto de la extensi√≥n plantea cuestionamientos sobre qu√© textos se inscribir√≠an dentro del g√©nero ‚Äúpoema en prosa‚ÄĚ y cu√°les quedar√≠an excluidos del mismo, ya que un texto en prosa de longitud breve no necesariamente posee car√°cter po√©tico. Para responder a este planteamiento, la cr√≠tica propone la ‚Äúintencionalidad del autor‚ÄĚ (41).

En este aspecto ya incid√≠a Cernuda (M√°rquez 132). No obstante, no es habitual que el autor exprese de forma expl√≠cita su intenci√≥n. Por tanto, para identificar esta intencionalidad, habr√≠a que ubicarse en la ‚Äú√≥rbita del receptor‚ÄĚ (42). Pero el car√°cter moderno y ‚Äúpolim√≥rfico‚ÄĚ (42) de este nuevo g√©nero dificultar√≠a al lector el reconocimiento de las caracter√≠sticas del mismo.

En cuanto a las modalidades que puede presentar este g√©nero, se puede hablar de una doble perspectiva: un tipo de poema en prosa que Bernardt denomina ‚Äúart√≠stico‚ÄĚ (Felipe 43) y se caracteriza por la presencia de una ‚Äúorganizaci√≥n r√≠tmica‚ÄĚ (43), frente a otro tipo en el que prevalece la anarqu√≠a.

Por √ļltimo, Felipe concluye que los aspectos que menos controversia generan a la hora de definir las caracter√≠sticas del g√©nero son la brevedad y la ‚Äúdependencia intertextual‚ÄĚ (44) y propone las siguientes modalidades:

  • Poema en prosa puro, que es el que cumple de manera m√°s rigurosa con las caracter√≠sticas del poema en prosa.
  • Poema en prosa discursivo, que se caracteriza por presentar mayor extensi√≥n y un car√°cter m√°s intimista.
  • Poema en prosa intertextual, cuya singularidad radica en que puede formar parte de una ‚Äúentidad literaria superior‚ÄĚ ( 43).

An√°lisis del poema en prosa ‚ÄúLa soledad‚ÄĚ (Ocnos)

La soledad está en todo para ti, y todo para ti está en la soledad. Isla feliz adonde tantas veces te acogiste, compenetrado mejor con la vida y con sus designios, trayendo allá, como quien trae del mercado unas flores cuyos pétalos luego abrirán en plenitud recatada, la turbulencia que poco a poco ha de sedimentar las imágenes, las ideas.

Hay quienes en medio de la vida la perciben apresuradamente, y son los improvisadores; pero hay también quienes necesitan distanciarse de ella para verla más y mejor, y son los contempladores. El presente es demasiado brusco, no pocas veces lleno de incongruencia irónica, y conviene distanciarse de él para comprender su sorpresa y su reiteración.

Entre los otros y t√ļ, entre el amor y t√ļ, entre la vida y t√ļ, est√° la soledad. Mas esa soledad, que de todo te separa, no te apena. ¬ŅPor qu√© habr√≠a de apenarte? Cuenta hecha con todo, con la tierra, con la tradici√≥n, con los hombres, a ninguno debes tanto como a la soledad. Poco o mucho, lo que t√ļ seas, a ella se lo debes. De ni√Īo, cuando a la noche ve√≠as el cielo, cuyas estrellas semejaban miradas amigas llenando la oscuridad de misteriosa simpat√≠a, la vastedad de los espacios no te arredraba, sino al contrario, te suspend√≠a en embeleso confiado. All√° entre las constelaciones brillaba la tuya, clara como el agua, luciente como el carb√≥n que es el diamante: la constelaci√≥n de la soledad, invisible para tantos, evidente y ben√©fica para algunos, entre los cuales has tenido la suerte de contarte. (Cernuda 97).

El texto que acabamos de leer se titula ‚ÄúLa soledad‚ÄĚ, es un poema en prosa y pertenece a la obra de Luis Cernuda Ocnos, escrita entre 1940 y 1941; elaborada durante el exilio en Glasgow y publicada en 1942. El tiempo y la soledad constituyen un binomio tem√°tico dentro del libro y ambos conceptos rememoran en el escritor el deseo de resucitar los recuerdos de la infancia, recreada esta como un espacio m√≠tico al que el autor se acerca desde una mirada reflexiva y nost√°lgica, que dota al libro de un profundo car√°cter metaf√≠sico.

El propio t√≠tulo del poema en prosa refleja una de las obsesiones que siempre acompa√Ī√≥ al escritor en su experiencia vital, pero tambi√©n se identifica con el concepto rom√°ntico que Cernuda tiene del poeta y con el que √©l mismo se identifica. La soledad se convierte en el cauce id√≥neo para plasmar con palabras aquello que resulta invisible e ignorado por la mayor√≠a de los seres humanos y rememora el concepto de marginalidad que el propio Cernuda asume y reivindica frente a los convencionalismos sociales.

El tema del poema en prosa es la soledad como estado de plenitud que solo puede ser apreciado por algunos seres humanos. En cuanto al resumen, la voz po√©tica considera la soledad como un estado ideal que invade todos los aspectos de la vida y se hace presente desde la propia etapa de la infancia. Es plasmada como un don excepcional que solo puede ser apreciado por los seres que tienen la capacidad de contemplarla, pero que pasa desapercibida por los ‚Äúimprovisadores‚ÄĚ, incapaces de valorarla.

poetica de luis cernuda

Se puede apreciar que nos encontramos ante una estructura paralela, ya que el tema se repite y amplia en los cuatro p√°rrafos que componen el texto. En el primer p√°rrafo la voz po√©tica inicia un juego dial√©ctico con el receptor, pero tambi√©n con ella misma, a trav√©s del empleo del pronombre que remite a la segunda persona gramatical: ‚ÄúLa soledad est√° en todo para ti, y todo para ti est√° en la soledad‚ÄĚ (Cernuda 97). En esta expresi√≥n se aprecia ya una de las claves de la po√©tica de Cernuda: la reivindicaci√≥n de su anhelo de totalidad mediante lo que despu√©s definir√° como un estado contemplativo. Se presenta al lector la idea principal y, mediante el empleo de la met√°fora ‚Äúisla feliz‚ÄĚ (97), se recrea ese estado de plenitud espiritual en el que ‚Äúla vida‚ÄĚ, ‚Äúsus designios‚ÄĚ y ‚Äúla turbulencia‚ÄĚ (97) encuentran ‚Äúplenitud recatada‚ÄĚ. La met√°fora de las ‚Äúflores‚ÄĚ (97) alude a la belleza de la productividad de la creaci√≥n art√≠stica.

En el segundo p√°rrafo, la voz po√©tica nos plantea las dos perspectivas desde las que puede ser interpretada la soledad: se establece una contraposici√≥n entre ‚Äúimprovisadores‚ÄĚ y ‚Äúcontempladores‚ÄĚ. Esta dicotom√≠a determina dos modos de entender la vida: uno de ellos se asocia con la brusquedad del presente y el otro con un nivel contemplativo, introspectivo y metaf√≠sico. En esta parte, al igual que en el resto del poema en prosa, est√° presente el car√°cter metaf√≥rico y el lector puede interpretar c√≥mo Cernuda reafirma la clave de su po√©tica anticipada anteriormente. Adem√°s, en este mismo p√°rrafo hay un gui√Īo expl√≠cito al paso del tiempo, ya que pasado y futuro no existen para la voz po√©tica: se destaca la reiteraci√≥n del presente.

En el tercer p√°rrafo se subraya de nuevo el juego dial√©ctico entre la voz po√©tica, que se desdobla, y el lector mediante el uso de la segunda persona gramatical ‚Äút√ļ‚ÄĚ (Cernuda 97). De igual manera, se destaca la omnipresencia de la soledad vincul√°ndola a la otredad, al amor y, en definitiva, a la vida misma. ¬†De nuevo se aprecian las claves de la po√©tica de Cernuda, ya que se plantea la necesidad de entretejer una red de n√ļcleos tem√°ticos presentes en toda su obra para destacar en este poema en prosa el estado desde el que se puede tener plena conciencia de cada uno de ellos. El desdoblamiento de la voz po√©tica se hace presente mediante la interrogaci√≥n ret√≥rica y el empleo del pronombre ‚Äúle‚ÄĚ (97). Concluye el p√°rrafo volviendo al uso de la segunda persona gramatical para acentuar una vez m√°s la importancia de la soledad en la construcci√≥n de la propia identidad del poeta: ‚ÄúPoco o mucho, lo que t√ļ seas, a ella se lo debes‚ÄĚ (97).

En el √ļltimo p√°rrafo, se hace alusi√≥n directa a la infancia y se vuelve al empleo de la segunda persona gramatical para reforzar el car√°cter dial√©ctico presente desde el inicio del texto. ¬†La voz po√©tica autoafirma su propia identidad desde la perspectiva po√©tica y metaf√≠sica. Rememora el instante de su ni√Īez en el que se ve√≠a contemplando la infinitud del universo a trav√©s de las constelaciones y compara la soledad con una de esas constelaciones al recrear los elementos que le confieren belleza: claridad, brillantez e invisibilidad para aquellos que no saben apreciar su valor. Se cierra este p√°rrafo con dos adjetivos fundamentales para los que saben apreciar el valor de la soledad: ‚Äúevidente‚ÄĚ y ‚Äúben√©fica‚ÄĚ.


También puede ser de tu interés:

Blas de Otero: hacia una relectura de su trayectoria poética.


Con respecto a las conclusiones del breve comentario cr√≠tico del texto, como ya se ha se√Īalado, la soledad se identifica con ese para√≠so perdido que recuerda a la infancia del poeta y constituye tambi√©n el locus amoenus desde el que la voz po√©tica alcanza la paz que le es negada tanto por la otredad como por la brusquedad del presente.

La soledad constituye as√≠ un refugio, que se identifica con la ‚Äúisla feliz‚ÄĚ, en el que el poeta puede reconocer su identidad como aut√©ntico creador y visionario, recogiendo la influencia de Baudelaire y B√©cquer. Pero adem√°s Cernuda deja constancia del car√°cter totalizador de su poes√≠a mediante la alusi√≥n directa al amor y a la vida. De igual manera plantea las claves de su po√©tica y realiza un gui√Īo a Fray Luis de Le√≥n y a su ‚ÄúOda a la vida retirada‚ÄĚ.


N. del E.: Trabajo realizado en el M√°ster en estudios avanzados en Literatura espa√Īola e hispanoamericana (2020-2021) en el m√≥dulo impartido por el doctor Jorge Luis Peralta. Por √Āngela Mar√≠a Ramos Nieto.


Referencias consultadas

Aull√≥n de Aro, P. ‚ÄúTeor√≠a del poema en prosa‚ÄĚ, Quimera: Revista de Literatura, 262, pp. 22-25, 2005.

Cazorla Castell√≥n, A. ‚ÄúHomoerotismo en la poes√≠a de Luis Cernuda‚ÄĚ. La Universidad con perspectiva de g√©nero. AQUILAFUENTE, 254. Ediciones Universidad de Salamanca, pp-85-99, 2018.

Cernuda, Luis. La realidad y el deseo: (1924 1962). Seguido de Historial de un libro

(La Realidad y el Deseo) Madrid: Alianza, 2000.

_____________: Ocnos. Biblioteca de autores andaluces, 2004.

Garc√≠a Morilla, J.F. ‚ÄúAproximaci√≥n a la teor√≠a literaria de Luis Cernuda: El Surrealismo‚ÄĚ. PHILOLOGIA HISPALENSIS 10, pp. 129-141, 1995.

Felipe, B. L. ‚ÄúCaracter√≠sticas formales y modalidades de la poes√≠a en prosa‚ÄĚ, Estudios Human√≠sticos. Filolog√≠a, 21, pp. 33-45, 1999.

________. ‚ÄúLuis Cernuda y la poes√≠a en prosa‚ÄĚ. Revista de Filolog√≠a de la Universidad de La Laguna, 19, pp. 179-198. 2001.

Gil de Biedma, J. ‚ÄúEl ejemplo de Luis Cernuda‚ÄĚ, en Obras. Poes√≠a y prosa, edici√≥n de Nicanor V√©lez, Barcelona: Galaxia Gutemberg, pp. 545-550, 2010.

Jim√©nez Rodr√≠guez, L. ‚ÄúEl poema en prosa en Luis Cernuda: Ocnos‚ÄĚ. Revista electr√≥nica de Estudios Filol√≥gicos, N√ļmero 7, 2004.

L√≥pez Castro, A. ‚ÄúEl cuerpo del amor en Luis Cernuda‚ÄĚ. Revista de Filolog√≠a, 19, pp. 199-218, 2001.

M√°rquez, M. A ‚ÄúEl poema en prosa y el principio antim√©trico‚ÄĚ, EPOS, XIX, pp. 131-148, 2003

M√©rida Jim√©nez, R. M. ‚ÄúHacia un discurso amoroso del cuerpo en la poes√≠a de Luis Cernuda: La realidad y el deseo‚ÄĚ, Ant√≠podas. Journal of Hispanic and Galician Studies, dossier ‚ÄúGay and Lesbian Writing in the Hispanic World‚ÄĚ, ed. Alfredo Mart√≠nez Exp√≥sito, pp. 79-89, 1999/2000.

Paz, O. ‚ÄúCernuda, la palabra edificante‚ÄĚ, en Cuadrivio: Dar√≠o, L√≥pez Velarde, Pessoa, Cernuda. M√©xico: Joaqu√≠n Mortiz, pp. 165-203, 1976 [1965].

Utrera Torremocha. M.V. Luis Cernuda: una poética entre la realidad y el deseo. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla, 1995.

Valente, J. A. ‚ÄúLuis Cernuda y la poes√≠a de la meditaci√≥n‚ÄĚ, en La realidad y el deseo (1924-1962), Luis Cernuda. ¬†Barcelona: C√≠rculo de Lectores, pp. 381-394, (1992 [1959]),

  1. AA. ‚ÄúHomenaje a Luis Cernuda‚ÄĚ, La ca√Īa gris 6, 7 y 8, 1962. Disponible en l√≠nea: <https://bit.ly/2MrYBSn>
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)