El ser humano es un compuesto de mundo y más allá o trascendencia.

El más allá existe en el presente, en la mente de los humanos, en forma de deseos, temores y proyectos. Y después, su ámbito de existencia es el futuro… y tal vez lugares imposibles de conocer y de los que es inútil, por tanto, hablar.

Es decir, el más allá a nuestro alcance es el buen futuro, lleno de posibilidades, que sepamos realizar para nuestros descendientes.

La metafísica se ocupa de todo el ser humano. Pero no del mundo en el sentido en que la ciencia ya lo entiende, sino del mundo entreverado con el más allá y, por tanto, es una guía de futuro.

En ese sentido la Educación no puede prescindir de un enfoque metafísico.

Lo otro (y es gran parte de lo que hacemos) es prolongar una animalidad extremadamente sofisticada pero que no nos llevará a ninguna otra parte, es decir, no satisfará nuestra humanidad por mucho que dominemos las galaxias.

Es más, una cierta visión de la conquista del espacio exterior (para sortear a Borges, para el que todo era espacio) es el medio perfecto de perpetuación del capitalismo salvaje.

Un salvajismo muy tecnificado. Basta ver la película Ad astra para darse cuenta de cómo muchas  mentes actuales pueden conciliar la colonización de la Luna con un fenómeno tan antiguo como la piratería.

O sea, incapaces de concebir el progreso moral. Como si éste fuera un subproducto lento del único tipo de “progreso” que somos capaces de imaginar. ¿Fue suficiente la Ilustración? ¿Seguiremos yendo al cielo de uno en uno?

Con esa mentalidad, Jesús no es más que un animal totémico producto de la primitiva “Humanidad de Origen” (véase “Metafísica educativa”).

Estoy seguro de que podemos imaginar y ser mucho más. Y un maestro no debería ser pieza, sino pionero.

O sea, los gadgets y las apps están bien, pero la Educación es otra cosa.

Licenciado en Prehistoria e Historia Antigua. Profesor de EGB y Primária entre 1980 y 2000. Redactor de textos escolares y enciclopedias juveniles para la editorial TEXT/LA GALERA. Autor de novela juvenil. Postgrado de Edición en la UOC. Autor del proyecto Biblioteques d'Investigació Jove y del blog LLIBRE DE TEXT: L'ANCIEN RÉGIME. Miembro de la Societat Catalana de Pedagogia y del grupo "Narració i pedagogia". Actualmente retirado.