AE

AUTONOMÍA Y EMPRENDIMIENTO

España y su crisis (casi ya permanente). Y entonces a la gente le surge la idea (¿necesidad?) de hacerse autónomo, y emprender.

PREPARACIÓN PARA LA VIDA

PEQUEÑOS EMPRENDEDORES 01 INED21

En el mundo educativo, los objetivos deberían estar orientados a la preparación para la vida. Una vez más, aprovecho para decir que el sistema educativo actual está casi totalmente orientado al conocimiento académico. ¿Cómo podemos meternos —de repente— en el mundo innovador de ser autónomo si jamás hemos recibido si quiera una orientación para ello?

Hace unos meses, me plantee esta pregunta en el colegio donde estaba haciendo una sustitución, y llevé a cabo un proyecto con la clase de segundo de primaria, con niños de 7 y 8 años. 

El método que se utilizaba con ellos era el de corregir, explicar y mandar deberes para el día siguiente. Y así día tras día, en cada asignatura. 

Un día, a primera hora de la mañana, les dije que había decidido crear una empresa. Yo sería el gestor, pero ellos serían los que la hicieran funcionar. Acababa de nacer “Santa Toy”, una empresa que se dedicaría a la fabricación de juguetes con materiales desechables.

SANTA TOY

PEQUEÑOS EMPRENDEDORES 03 INED21

Los dividí en varios departamentos

Departamento de investigación

Serían los encargados de recopilar información mediante la consulta familiar, libros de texto y los medios digitales. La asignatura de lengua estaría integrada aquí.

Departamento de diseño

Serían los encargados de diseñar los juguetes mediante dibujos y explicaciones sobre su realización. La asignatura de plástica iría integrada aquí. 

Departamento financiero

Serían los encargados de llevar a cabo las cuentas de los costes de material y de producción. La asignatura de matemáticas estaría integrada aquí.

Departamento internacional

Serían los encargados de llevar a cabo las traducciones de los carteles y las instrucciones. La asignatura de inglés estaría integrada aquí.

Departamento ecológico

Serían los encargados de llevar a cabo una investigación sobre el impacto ecológico de los materiales utilizados. La asignatura de conocimiento del medio estaría integrada aquí. 

Departamento de recursos humanos

Serían los encargados de resolver los conflictos que surgieran durante el trabajo, de decidir las posibles “sanciones” y de asistir y ayudar a los diferentes departamentos cuando estos lo solicitaran.

Los alumnos rotarían por todos los departamentos, y los trabajos irían todos entrelazados. El mismo día de presentarles la actividad, sus caras eran una mezcla de sorpresa, entusiasmo, y de dudas. Muchas dudas. Yo mismo me preguntaba si mis alumnos entendían todo lo que les había explicado, y si no serían demasiado pequeños para esta actividad. 

Pero el día siguiente fue espectacular. Los del departamento de investigación trajeron libros a clase que sus padres y abuelos les habían dado. Eran libros de los juguetes que ellos mismos construían cuando eran pequeños. La idea tuvo tanta aceptación en las casas que todos se involucraron. Todos los días, los niños querían hacer cosas nuevas. Aprendieron que los trabajos de un departamento dependían de los trabajos de los demás departamentos. Empezaron a colaborar, a animarse unos a otros, a estar en silencio durante las explicaciones porque estaban deseosos de terminarlas para seguir con el proyecto “Santa Toy”

He de decir que mi sustitución fue muy breve, y cuando el tutor de los alumnos volvió a clase, decidió volver al método “tradicional” y “Santa Toy” apenas tuvo 15 días de vida, pero las caras y los cambios que provocó en los niños mereció la pena.

EPÍLOGO

PEQUEÑOS EMPRENDEDORES 02 INED21

Con este artículo quiero animar a TODOS los profesores a que innoven y creen proyectos en las aulas. A los padres, a que transmitan sus sugerencias a los maestros y a los centros educativos. Porque esta innovación temprana despierta inquietudes, y muchas responsabilidades. Porque innovando desde la escuela, creamos pequeños autónomos. 

“No os preocupéis por que las cosas no salgan a la primera, ni a la segunda, ni —quizás— a la tercera. Los proyectos son objetivos y esperanzas. Y no hay nada mejor que esos dos elementos para impulsarnos y servirnos de combustible para levantarnos y seguir caminando. Del error se aprende. De las inquietudes se aprende. De las acciones se aprende. Innovar en la escuela es crear niños inquietos. Y los niños inquietos son los emprendedores del futuro.”

Jesús Sánchez-Camacho Matilla