La revolución de las TIC que introduce un nuevo paradigma en nuestra convivencia, ya vivimos en una sociedad red con sus consecuencias positivas y negativas, no ha llegado a la educación. Múltiples causas producen esta lentitud, hoy quisiera señalar dos peligros que están sucediendo en nuestras aulas.
Evitemos el defecto lampedusa: todo cambia para que todo siga igual. Un powerpoint  puede ser tan tradicional y pasivo como una pizarra. Evitemos el caos informacional que la Red puede provocar. Una didáctica debe estar estructurada: un alumno no debería improvisar en su tratamiento con la información, nuestro trabajo es darle esos criterios. Dos pautas se nos clarifican: innovación y estructuración didáctica. Hoy la información es un oleaje que debemos saber navegar.