Ayer les puse un vídeo a mis alumnos de 2º

Bachillerato con el que se quedaron alucinando

MOTIVACIÓN

Semanas antes les había pedido a sus hermanos y amigos que me mandaran un mensaje motivador para ellos. Estamos a escasos días de los exámenes de la segunda evaluación y quiero que se motiven para ellos y de cara a la PAU. Quiero que vean que hay gente que confía en ellos y que, aparte de que yo les dé mensajes motivadores, si se lo dicen sus amigos y hermanos, se lo creerán más y les llegará más hondo si cabe.

Creo firmemente en la motivación como un resorte inspiracional fuera de lo común.

Creo que no dista el ser exigente con mis alumnos con motivarles, creer en ellos, y darles mensajes de confianza y ánimo.

Intento hacer lo que me hubiera gustado que mis profesores hubieran hecho conmigo cuando yo era alumno.

He de decir que tuve una gran respuesta en general con los hermanos y amigos: algunos me mandaron notas de voz, otros me grabaron un vídeo dándole ánimos, otros hicieron un power point con fotos y voz, otros me compusieron un vídeo con imágenes, vídeos y música…

Yo cogí todo lo que me mandaron y los junté en un

vídeo muy chulo y emotivo

Total que cuando quedaban pocos minutos para terminar la clase de ayer les dije que les iba a poner un vídeo motivador de cara a los exámenes finales.

EMOCIÓN

Ellos no se esperaban ni por asomo que fueran a salir sus amigos y hermanos por lo que se quedaron alucinando con lo que estaban viendo. Se quedaron en silencio viendo todos los mensajes, imágenes y vídeos que les habían hecho con una cara de asombro digna de fotografiar.

Creo que incluso a alguno se le saltó una lagrimilla al ver a su hermano diciéndole cosas como:

«Lo vas a conseguir porque sabemos de lo que eres capaz,

te queremos y estamos orgullosos de ti»

Al terminar el vídeo aplaudieron y me dieron las gracias por el vídeo. Fue un momento muy bonito compartido con ellos. Les conté un poco la historia de cómo lo había montado y cómo habían guardado el secreto porque, al parecer, ninguno sabía nada.

DAR LAS GRACIAS

Les dije que cuando salieran del colegio llamaran rápidamente a sus hermanos y amigos para darles las gracias por esos mensajes tan inspiradores hacia ellos.

Tengo que decir que ha sido una de las mejores cosas que he hecho con mis alumnos sin duda. Y seguramente cuando hagan la PAU y se vayan a la universidad no se acordarán de todas las matemáticas que les he dado pero momentos como éste no se les borrará de la cabeza por mucho tiempo que pase.

HACIA EL «DORADO TÉRMINO MEDIO»

El colegio es exigencia, es trabajo y es esfuerzo. Y también es motivación, emocionarse y hacerles sentir bien a los alumnos. Creo que mucha gente se equivoca y hace bandos:

La gente de la cultura del esfuerzo

VS

La gente de la cultura de la felicidad y la motivación

Creo que es un error enorme porque en la mezcla está el éxito y así lo tengo comprobado yo y mis alumnos me lo agradecen a final de curso. Y no sólo verbalmente sino que también me lo agradecen sacando unas notas geniales en PAU.

Al final los alumnos tienden a esforzarse más por los profesores que se preocupan por ellos y saben encontrar esa mezcla entre exigencia y cariño por ellos. Hoy…

He dormido con una sonrisa dibujada en mi cara

por haber hecho algo extraordinario

🙂

Compartir
POST ANTERIORNMC HORIZON REPORT 2017
SIGUIENTE POSTALUMNADO CAMALEÓN, ALUMNADO CON GARANTÍAS DE ÉXITO
Mi nombre es Pablo Gómez Sesé y doy conferencias sobre consejos para profesores novatos (y no tan novatos) de las cosas que a mí me han servico como profesor en mis primeros años basadas en mi libro "Las aventuras de un profesor novato". Soy profesor de ESO y Bachillerato de Matemáticas e Informática y doy mucha importancia a la Inteligencia Emocional, la motivación y la psicología en mis clases. Tengo un blog que se llama “El blog que te hará pensar” donde ayudo a la gente a acercarles a este mundo de las emociones tan necesario en la vida y en la escuela desde 2010 con más de 50 mil visitas al mes. He tenido la oportunidad de ser entrevistado en diversos medios de comunicación y realizar publicaciones en varios de ellos. Escribí mi libro pensando en cuando yo empecé a dar clase y lo bien que me hubiera venido que un profesor me hubiera dado consejos de sus primeros años como profe novato: cómo controlar un aula, cómo ganarme al líder de la clase, cómo perder el miedo a hablar en público, cómo hacerme respetar, etc. Nadie nos enseña cómo dar una clase, cómo mantener silencio, cómo hacer cuando un alumno te contesta, cómo hablar adecuadamente, cómo hacer para que sea interesante lo que dices y estén atentos, etc.