«No salgo»

Miedos en la adolescencia

El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta en todos los animales lo que incluye al ser humano. La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo está relacionado con la ansiedad.

Wikipedia

Miedos adolescentes

Voy a centrarme en los miedos adolescentes porque tienen una gran repercusión en la vida posterior y es bueno que los vayamos reconociendo y tratando a nivel educativo.

No es cuestión de la edad, es cuestión de personas: son emociones y sentimientos que las dejan paralizadas en cualquier momento y es bueno reconocerlas y tratarlas, repito.

Los/las adolescentes sufren mucho porque estas emociones y sentimientos se convierten en el centro de sus vidas, les dan mucha importancia y hacen que sobre ellas vaya girando su comportamiento; no es para ignorarlas, tenemos que atenderles y educar los caminos de su futuro, hace falta hablar mucho con ellos y ellas; y, sobre todo, razonarles por qué sus comportamientos deben ir por otros derroteros.

No es cuestión de la edad,

es cuestión de personas

Esos miedos que tienen las adolescentes se manifiestan de las siguientes maneras:

«No salgo»

Si salgo con las amigas tengo que vestirme y mi ropa no es parecida a la de ellas, ellas llevan minifaldas muy cortas, tacones, muy maquilladas y van enseñando grandes escotes, a mí me ven «rara», yo soy más de ropa deportiva y cómoda y para eso prefiero quedarme en casa, tampoco me va lo de las discotecas. Además, ellas salen con chavales que fuman y beben y tú, mamá, me has dicho que eso no es bueno para mi salud.

«No participo en la clase»

Me da vergüenza levantar la mano, aunque sepa la respuesta puede ser que me equivoque o que me quede bloqueada y no pueda explicar lo que sé. Prefiero callarme y que otros hablen. No quiero señalarme como la chica «sabionda» que todo lo sabe.

«No hablo en público»

Si participo en una asamblea me tengo que levantar y todas las miradas vienen sobre mí, no lo soporto, me horroriza tener a tanta gente mirándome y pendiente de lo que vaya a decir, no me saldría la voz, me equivocaría en las palabras, no me podría expresar con claridad, mis pensamientos se nublarían y mi cerebro se sentiría aturdido ante tanta gente escuchándome.

«No voy al viaje»

Para ir al viaje tengo que compartir habitación con otras niñas y eso no me gusta, a mí me gusta leer y ellas lo ven extraño, a mí me gusta ponerme pijama y ellas no lo hacen, a mí me gusta lavarme los dientes y ellas lo olvidan… Tengo una serie de hábitos que me ha inculcado mi familia que no puedo ignorarlos y eso me hace sentirme distinta porque las demás no los tienen. Al compartir habitación; y sin ningún profe delante, me critican todo lo que hago y me hacen sentirme ridícula, para eso mejor no voy y me quedo en casa tranquila.

«No quiero salir sola»

Salir a la calle sola me da miedo, parece como si alguien me fuera a invitar a llevarme a algún sitio y yo no supiera decirle que no. La gente que va por la calle va cada una a lo suyo y no se para si tú tienes un problema. Los chicos me miran y me dicen cosas desagradables que no quiero oír. Mientras que si voy con mis amigas me siento más confiada y segura. Me cuesta ir sola al instituto, me cuesta ir a comprar algo (entiéndeme, mamá), me cuesta ir sola a cualquier evento, no sé ir sola a comprar ropa, no puedo ir sola a la peluquería

«No quiero asistir a la clase de X»

Este profesor me da miedo, solo hace gritar en clase, te señala continuamente, pone muchos exámenes, no explica bien y no se le puede preguntar para que lo repita, no se puede rechistar en clase, solo habla él

Todas estas expresiones y sentimientos denotan que hay que ayudar a esas personas, sobre todo adolescentes, que son incapaces de vencer estos miedos, en muchos casos sociales, pero que tienen repercusiones físicas porque de ellas se pueden derivar estados de ansiedad que entorpecen el desarrollo normal de la personalidad y que en un futuro, si no se curan a tiempo, se pueden convertir en transtornos graves como la agorafobia (Fobia a los espacios abiertos).

Decía Antonio Gala

Citado por Francisco Mora, que la mayor parte de los males que le suceden al hombre –los más importantes por lo menos– le suceden por miedo. El corazón humano está lleno de angustias y pavores… El miedo es un lastre que nos empequeñece y nos devora. El hombre tiene miedo a perderse; tiene miedo a perder.

Tratar adecuadamente

A los / las adolescentes supone hablar con ellas y ellos, dándole importancia a lo que sienten, creando espacios y tiempos donde puedan sincerarse, tratándolos en grupo e individualmente, abriendo alternativas en las que puedan desarrollarse libremente, sin miedos, de forma que su personalidad se vaya formando libre de ataduras sociales que le coarten.

El miedo es un lastre que

nos empequeñece y nos devora

Steiner nos decía que estamos ante una nueva cultura. La Neurociencia desempeña un papel central porque va estudiando el cerebro y con ella hay una nueva forma hacia lo que es sentir o pensar. Tendremos que reevaluar, nos dice Mora Teruel, todos estos conceptos y realidades como el miedo, que junto a la verdad, la felicidad, la belleza, la justicia, la libertad y la dignidad, siguen siendo pieza central del conocimiento humano.

Hemos de considerar también el miedo como un motor en positivo hacia cambios en la conducta humana que producen el descubrimiento de nuevos horizontes y que permite entender los entresijos de ese sentimiento universal que llamamos «miedo».

Compartir
POST ANTERIORAPRENDER ES VER LO QUE YA ESTÁ DENTRO DE TI
SIGUIENTE POSTBULLYING ESCOLAR DE GÉNERO O #GENDERBULLYING
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.