Las personas no somos cosas: más sobre aprendizaje centrado en el estudiante

Cada vez, con más frecuencia, hablamos de las diferencias y similitudes entre enfoques o modelos que consideramos opuestos o diversos. También lo hacemos para exponer más claramente cuáles son las cualidades o peculiaridades de una aproximación concreta. Este es el caso de la presente entrada en la que, apoyado en algunas lecturas, recojo algunas diferencias entre dos enfoques que tendemos a oponer, pero que se complementan o necesitan mutuamente.

Diferencias entre un enfoque del aprendizaje centrado en el profesor y otro centrado en el alumno

Fuente: The National Capitol Language Resource Center (a project of the George Washington University).

Pasar de una clase tradicional centrada en el maestro a una clase centrada en el estudiante puede ser desalentador. Pero, cuando empoderamos a nuestros estudiantes, se desata su potencial. La escuela y el aprendizaje ya no son algo que se les hace a los estudiantes; está hecho con ellos.

La experiencia común de muchos profesores es que cuando confiamos en los alumnos y les damos capacidad de elegir y de hacer, siempre nos sorprenden Brindar a los estudiantes la oportunidad de elegir siempre ha sido la piedra angular de la instrucción diferenciada. Y es que no acabamos de creer en ellos y no acabamos de aceptar que sus capacidades, motivaciones, ilusiones y proyectos son diversos. No podemos convertir la escuela, como muchas veces se ha señalado, en una máquina de producción en serie. Por muchas razones, pero una basta: las personas no somos cosas.

No en vano decía Eisner, como cito con frecuencia, que la escuela está para promover las diferencias, no la igualdad. Eso sí, elevando la media, pero incrementando la varianza. Daniel Pink, autor de A Whole New Mind and Drive, nos recuerda que primero debemos conocer a nuestros alumnos y luego debemos ayudar a nuestros alumnos a conocerse a sí mismos.

¿Qué sucede si incluimos los perfiles de los alumnos en los cuadernos, haciendo que ellos mismos, cuando sea oportuno, establezcan objetivos y reflexionen sobre la mejor manera de aprender?

Cuando digo que cada escuela tiene que evaluar todas las dimensiones pertinentes para organizar el aprendizaje quiero señalar esto mismo. Pensando en CADA alumno: ¿qué sabe ya? ¿qué le queda por aprender? (evaluación curricular basada en el dominio; o enseñanza basada en competencias); ¿qué potencial tienen para este o aquel aprendizaje? (evaluación aptitudinal); ¿cuáles son sus motivaciones, intereses, fortalezas del corazón, en terminología de Pfeiffer? (evaluación de las llamadas soft skills).

Existen herramientas, en muchos casos online, para poder llevar a cabo estas tareas. Lo que hace falta, como dicen los jóvenes de manera gráfica, es cambiar el chip.

Dar voz y capacidad de decisión a los alumnos, significa que estamos ayudándoles a aprender, a abogar por ellos mismos, a tomar decisiones, a practicar y desarrollar una comprensión de sí mismos como aprendices. Puedes preguntarte: ¿Qué estoy haciendo actualmente para que mis estudiantes puedan hacer por sí mismos algo?

Nuestra naturaleza es correr al rescate, resolver problemas y componer, conducir y orquestar cada minuto del aprendizaje… porque no confiamos en ellos. ¿Dónde puedes dar un paso atrás y dejar que tus alumnos den un paso al frente? Busca maneras de proporcionar oportunidades para que los niños tomen decisiones sobre lo que sucede en el aula y en su aprendizaje.

El espacio flexible en las aulas es un componente importante del aprendizaje personalizado. Un mobiliario modular que pueda disponerse de diversos modos según en trabajo a realizar, la posibilidad de cambiar de lugar, son importantes para nuestros estudiante, lo mismo que lo son para nosotros mismos. Deberíamos tener esto en cuenta.

Cuando los maestros ayudan a los estudiantes a tomar decisiones útiles sobre dónde y cómo trabajar, el protagonismo de estos sobre su aprendizaje crece.

Lo dejamos aquí. Espero que estas pocas ideas os ayuden a seguir reflexionando sobre este asunto, razón de ser última de nuestros esfuerzos: el desarrollo y la felicidad de nuestros estudiantes.

Artículo anteriorRESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-79
Artículo siguienteNO NOS ACOSTUMBREMOS
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015). Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación. Soy miembro de Sociedades Científicas como: International Association for Talent Development and Excellence European Council for High Ability World Council for Gifted and Talented Children National Association for Gifted Children (EE.UU) Sociedad Española de Pedagogía He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.