Esta es la historia de una última conversación. Es mayo de 2011, Steve Jobs tiene un cáncer avanzado que acabará con su vida rápidamente: lo sabe. Su hija Eve indica a alguien que vaya al salón, allí está su padre. ¿Quién será? ¿quién viene a molestarme?, estaría pensando el cascarrabias de Jobs.

La vida tiene encuentros que pueden justificarla, todos reconocemos cuando se producen. Bill Gates, su gran rival y antagonista por tantas cosas, está allí. Será la última vez que estén juntos, los dos gigantes más importantes que han cambiado la tecnología en los últimos treinta años se vuelven a ver. W. Isaacson, el biógrafo de Steve Jobs, nos ha dado una  información fascinante: la educación fue un tema principal de lo que hablaron.

Gates predice que en las escuelas del futuro, los alumnos utilizarán la tecnología para visionar las lecciones de las materias, el tiempo escolar se concentrará en discusiones y resolución de problemas. ¿Qué quieres decirnos Gates? La inutilidad y pérdida de tiempo que aún arrastra la escuelarazonar y comprender son las capacidades cognitivas donde deberán concentrarse y construirse el alumno del s. XXI. La tecnología les ayudará en ese proceso.

S. Jobs y B. Gates coinciden en un fenómeno que se da globalmente: las TIC no han transformado aún la educación formal, es uno de los últimos campos donde esto sucede. ¿Cómo podría hacerlo? Ambos están de acuerdo: la individualización de la enseñanza es la perspectiva que hará esta revolución educativa, esta personalización llevará a una mayor motivación de los alumnos por aprender.

Sólo un comentario. Cuando S. Jobs muere, una de las líneas de innovación que estaba impulsando, era renovar totalmente la industria de los libros de texto. Dejamos una pista: la tableta sería el mejor amigo del alumno del futuro. Añadimos una evidencia diariala revolución educativa se hará cuando los profesores eduquen la tecnología. ¿Qué significa esto? Dominio didáctico sobre ella, ¿estarían de acuerdo S.Jobs y B.Gates con nosotros?