España es un país reacio a lo obvio. No importa, la Unión Europea nos lo vuelve a recordar: tenemos un grave problema educativo y, una de sus consecuencias, un problema laboral que afecta especialmente a la juventud española.

¿Qué pensar? La especulación inmobiliaria que, junto al turismo, sustentaba nuestro éxito económico, tenía sus variantes. Una evidente: la especulación educativa que arranca en este país desde la LOGSE. Ahora sabemos que toda especulación tiene un final, es inevitable.

¿Qué hacer? Ha llegado la hora del realismo: éste significa hacer un diagnóstico preciso de nuestro fracaso educativo, realismo significa tener a al vez una perspectiva global de las políticas educativas. ¿Quién lo está haciendo bien? ¿Por qué funcionan esos sistemas? La globalización también es educativa.

  • Francisco González Soto

    La LOGSE tuvo un éxito increíble a la hora de expulsar a alumnos de la escuela para que pasaran a engrosar las cuadrillas de albañiles. El sistema de obligatoriedad decía que garantizaba la escolarización hasta los 16 años pero lo único que hizo fue retrasar la edad laboral desde los 14 a los 16 (lo cual no digo yo que no tenga puntos positivos, pero hay que ver el cuadro general). Simplemente se aguantaba a los chavales hasta esa edad para que se incorporasen después a eso que hoy se llama mercado laboral y nuestros abuelos decían ganarse el pan.

    No es extraño pues, que una de las piezas angulares del sistema LOGSE fuese (y sea) el de las promociones automáticas, ese sistema por el cual se pasa de curso sin tener que demostrar cualquier competencia ,o al menos un mínimo esfuerzo continuado, ya que en el peor de los casos se podía (y puede) obtener el graduado pasando un único examen.

    Los datos hablan por sí solos, además del escalofriante paro juvenil actual, hemos encabezado durante los años de la supuesta bonanza los índices de abandono y fracaso escolar, no sólo de la UE sino de toda la OCDE, sin que se haya detectado ninguna respuesta institucional al asunto (salvo diatribas sobre la religión, la educación cívica, la lengua, la historia). Nótese que hablo de institución y no de administración, ya que la escuela como cuerpo del Estado ha participado gustosamente de la fiesta.
    La LOGSE nos ha preparado para ser los albañiles y camareros de Europa. ¿Qué es lo que vamos a ser ahora?.

  • Silvia Menéndez

    Como dices España es un país reacio a lo obvio. Pero yo preguntaría ¿no importa? O por mucho que Europa nos lo recuerde seguiremos sin cambiar. Ese inmóvilistmo es lo que realmente me preocupa más aún que el problema en sí. Hay una despreocupación enorme por el tema educación por parte de un sector amplio de la sociedad. Para cambiar primero deberíamos crear esa conciencia. Espero y deseo que con trabajo del tipo del que haces todo comience a cambiar. Hay que intentarlo.

  • Gines

    Todos somos culpables del fracaso escolar, pero los más, son los consumidores, los padres
    cuando los alumnos son menores de edad y los alumnos cuando son mayores

    El fracaso escolar empezó con la eliminación de las revalidas que con tanta entusiasmos pedían
    las mamas

    El fracaso escolar se noto cuando se dignifico la formación profesional, es decir, se le exigió a los
    alumnos de FP que aprobaran la ESO. Hasta entonces no estaba previsto que
    suspendiera nadie la ESO

    El gran problema actual, es que las mamas saben de enseñanza más que los profesionales y se
    permiten el lujo de aconsejar a los hijos sobre cual profe hay que escuchar y cual es mejor no oír.

    Solución, el profe en el aula es el que sabe, lo ha demostrado con los resultados en las revalidas.
    El cuerpo de los miembros de los tribunales de las revalidas es ajeno al profesorado

    No hay mas reformas que hacer, solo hay que volver al Bachiller laboral para todos, para desembocar
    en aquellas universidades incluidas la laborales

    No vale copiar de otros países, pues nuestros alumnos son españoles, no son alemanes, ni…

    Etc.

  • Pingback: LA PREOCUPANTE SITUACIÓN DE ESPAÑ...()