La inteligencia artificial en nuestra vida cotidiana: cinco ejemplos del día a día

/

Es altamente probable que hayas escuchado hablar de la inteligencia artificial, ya que en 2023 esta tecnología ha protagonizado un elevado interés mediático. La gran demanda de información por estos avances guarda relación con la IA generativa, y en concreto con herramientas como ChatGPT en principio y otras similares que han ido adaptando las grandes tecnológicas.

En cualquier caso, si sigues creyendo que la inteligencia artificial es solo algo atribuible al sector tecnológico, te invitamos a que salgas de esta burbuja. Sus aplicaciones forman parte de la realidad de muchos sectores, y lo hacen incluso desde antes de la aparición de ChatGPT. Un ejemplo, ya en 2021, en plena era Covid, la IA aparecía como un interesante mercado para invertir en bolsa.

Si vamos al sector educativo y de promoción de empleo, muchos expertos advierten que formarse en este ámbito puede abrir las puertas a un futuro de garantías en el ámbito profesional, por lo que te animamos a interesarte por cursos para aprender inteligencia artificial. Y ojo, que esta apuesta va a ser necesaria tanto para los que conocen cómo funciona esta industria y para las personas más neófitas en el tema.

En resumen, basta con estar un poco al día de la actualidad para saber lo que ya está suponiendo la inteligencia artificial en todas las áreas de actividad, pero si no terminas de creerlo, aquí van algunos ejemplos del día a día que quizás te sorprendan.

La inteligencia artificial

Los sistemas GPS

¿Recuerdas hace años, ya décadas, cuándo para ir a un lugar que no conocías bien, tenías que tirar de mapa? Con los navegadores GPS y los mapas en línea ya no los necesitamos, pues en nuestro teléfono o en nuestro coche tenemos todo lo necesario gracias a herramientas de Google.

Pero para que Google, Apple y otros proveedores vinculados al mundo de la navegación ofrezcan esos datos necesitan echar mano de la inteligencia artificial, además de los satélites. Con ella interpretan las métricas que reciben y ofrecen información real y precisa sobre el estado del tráfico o las mejores rutas en función de la distancia, el nivel de contaminación o el tiempo empleado.

Aplicaciones en teléfonos inteligentes

Continuando con los teléfonos inteligentes, hace ya años que los smartphones son mucho más que un dispositivo para realizar llamadas. Los asistentes de voz como Alexa, Siri o Google Assistant son el ejemplo más cercano que tenemos de IA en nuestras vidas.

Las grandes tecnológicas utilizan sistemas de IA para controlar parámetros como la duración de la batería, el calendario o la recomendación por parte de las tiendas de aplicaciones en función de tu comportamiento como usuario.

Noticias en redes sociales

En relación a esta última idea también está el tema de las redes sociales. Si usas TikTok y ves vídeos de recetas, ¿no te sorprende que en la pestaña “Para ti” te vuelvan a aparecer otros vídeos similares?

Esto mismo ocurre en Instagram, Facebook o X, y es tan sencillo como que los algoritmos y la IA de estas plataformas analizan los datos de consumo, tus preferencias, tu tiempo de visionado… todo ello para alimentar con información a los canales que te resultan más interesantes y a partir de ahí seguir generando ingresos con la publicidad.

La domótica, las casas inteligentes

Dejamos el mundo smartphone a un lado, aunque no lo abandonamos por completo, para hablar de la domótica. Las casas inteligentes también se sirven de la inteligencia artificial. Que tú puedas programar cuándo se enciende la calefacción o que la climatización se active al llegar a una temperatura determinada, tiene tras de sí muchos principios de IA.

Por otra parte, la automatización ha llegado al hogar en forma de robots de cocina, duchas programables en temperatura y música, luces que se encienden y apagan solas para mejorar la seguridad en el hogar y evitar el derroche energético o smart tv que también recomiendan películas y series para visionar.

Coches más autónomos

Cerramos el círculo volviendo al inicio, pero de manera relativa. Los sistemas de navegación en vehículos utilizan tecnología de inteligencia artificial, pero no es el único aspecto en los coches que echa mano de estas prácticas.

Empresas como Tesla utilizan la IA para automatizar sus vehículos, y otros fabricantes también están estudiando la integración de esta tecnología para facilitar una conducción más fluida. Así, toda esta información sobre el estado del tráfico y las carreteras acabará dando lugar a experiencias más satisfactorias al volante.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)