No todo el mundo mira la vida

del mismo modo

La mirada nos dice mucho de una persona… hay personas que son capaces de mirar al mundo y verlo todo de un modo distinto, de detectar detalles especiales, de hacernos ver lo que no veíamos a pesar de tenerlo delante de nuestros ojos. Hay personas que son capaces de sacar lo mejor de cada lugar, lo mejor de cada momento…

La mirada es el lenguaje del corazón

William Shakespeare

No hay una parte del cuerpo que tenga mayor carga emocional que los ojos. Nuestra mirada nos delata, muestra nuestro cansancio, nuestra alegría, nuestra tristeza, descubre nuestro interés…  y suele decir más de lo que las palabras pueden decir.

La forma en la que miras el mundo es importante. Porque tu mirada puede detectar lo que otros no ven, puede captar matices sutiles o abrirte a nuevas ideas… y todo ello tiene relación con tu capacidad para innovar.

INNOVACIÓN

Extracto del capítulo 11 del libro Vamos

La palabra de moda es innovación, todo el mundo innova, o al menos lo intenta. Algunos entienden por innovación desarrollar nuevas tecnologías o nuevos productos, otros, gestionar nuevas ideas… En cualquier caso, es necesario clarificar cómo se produce la innovación en las organizaciones y tener claro que la innovación es humana. La clave son las personas: lo que conocen, la forma cómo piensan, lo que son capaces de imaginar, cómo trabajan y cómo se organizan.

Nuestra época es una época de alta complejidad y baja estabilidad, por lo que son necesarias organizaciones ágiles y flexibles. Por grande y poderosa que sea una organización, no se podrá mantener mucho tiempo haciendo siempre lo mismo y del mismo modo.

LAS EMPRESAS NECESITAN INNOVACIÓN

Los cambios constantes que se producen en nuestra sociedad tienen su impacto en las empresas, y son los responsables de que:

Los modelos de negocio cambian cada vez de un modo más rápido. Basta con mirar a nuestro alrededor para comprobarlo. Las empresas con éxito son las que consiguen adaptarse a los cambios. Hemos hablado de casos como el de Telefónica. Las empresas se enfrentan a la necesidad de adaptarse a lo que busca el cliente.

Disminuye la esperanza de vida de las empresas de forma sensible. La esperanza de vida de las empresas ha caído de forma significativa: las empresas que conformaban el índice bursátil S&P 500 en 1.940, tenían una expectativa de vida de 60 años, en 2.015 está expectativa es de apenas 15 años, con tendencia a continuar disminuyendo.

Las empresas que son líderes de mercado pierden ahora más rápidamente sus posiciones, los ciclos de vida de los productos en muchas industrias se han acortado y los modelos de negocio son mucho más dinámicos.

La supervivencia de las empresas depende de muchos factores –sabemos que tiene que ver con cambios en la demanda, cambios en la competencia, errores humanos, gestión del cambio y que correlaciona con la propia edad de la empresa y con su tamaño– pero, sin duda, un aspecto fundamental son las personas que forman parte de la organización.

Ante cualquiera de los aspectos señalados, la capacidad de anticipación y de reacción de las personas será la que marque la diferencia para la empresa. Y dentro de la organización, debemos recordar que la calidad directiva es determinante. En tiempos de cambio disruptivo, las compañías deben estar dispuestas a cambiar y a adaptarse.

Las personas que forman parte de la organización deben ser capaces de captar qué está ocurriendo en su entorno y de responder a los cambios que se producen. Cuando nadie sabe qué es lo que va a suceder, es esencial la habilidad de adaptación y de tener iniciativa, en otras palabras, es básica la «iniciativa emprendedora».

El trabajo dentro de las organizaciones cada vez tiene más de trabajo adaptativo –de responder a nuevos problemas, a nuevas necesidades– que de trabajo técnico –conocido y repetitivo–.

Se estima que los conocimientos se actualizan cada 14 meses, que el conocimiento mundial se duplica prácticamente en 2 años y que en el año 2020 lo hará en 75 días.

Por todo ello, una economía competitiva debe basarse en el talento y la innovación, puestos al servicio de la sociedad.

LA INNOVACIÓN ESTÁ EN LAS PERSONAS

Vivimos entre la fascinación y el miedo por el ritmo de cambios constantes y acelerados que se producen en nuestro entorno. Nos encantan las novedades que nos hacen la vida un poquito más fácil o más entretenida, pero nos asustan las consecuencias que este ritmo de cambio tiene.

Al hablar de la necesidad de innovar, nos dice José Antonio Marina que debemos hablar también de la necesidad de aprender a hacerlo, así como aprender a utilizar las innovaciones.

Esto convierte la gestión de los procesos de

aprendizaje en una prioridad social

Friedman y Mandelbaum afirman que:

«Mirando al futuro, estamos convencidos de que el mundo estará cada vez más dividido entre países que tengan, alienten y ayuden a la imaginación y a potenciar los atributos de su pueblo, y aquellos que tengan poca innovación, la supriman o simplemente no puedan contribuir a desarrollar en sus gentes la capacidad de crear, la habilidad de generar nuevas ideas, la posibilidad de poner en marcha nuevas industrias y de potenciar los atributos de su gente».

La realidad nos demuestra que la innovación de hoy en día está más impulsada por la creatividad de los individuos que por la investigación científica realizada en un laboratorio. Las innovaciones que más impacto han tenido en los últimos tiempos han sido las de productos como el iPhone o servicios como Uber, que no suponen inventar un nuevo producto, ni requieren de nuevas tecnologías, sino que suponen un modo distinto de hacer las cosas, que suponen tener una nueva mirada. Por ello, la innovación está en manos de las personas.

No podemos obviar la necesidad de crear y de innovar para añadir valor a nuestra vida, a nuestro trabajo y a nuestro entorno. Y esa capacidad de innovar la tenemos.

La capacidad de innovar está en tu mirada, está en lo que ves, en cómo lo interpretas y en cómo lo proyectas. La innovación está en mirar lo mismo de un modo distinto. Las empresas innovadoras son empresas que tienen alma, algo que la aporta su gente…

Lo que hace grandes a las personas

solo pesa 21 gramos

El mundo es como tú lo miras,

y tú puedes ver lo que el mundo necesita

y dárselo…

What the world needs now…

is love

 

Compartir
POST ANTERIORINVERSIÓN ALTERNATIVA
SIGUIENTE POSTDISRUPCIÓN, INERCIA DE CAMBIO-I

Investigadora y divulgadora en Educación e Iniciativa Emprendedora.
Compagina la actividad docente en ESADE como colaboradora académica y tutora en asignaturas de Entrepreneurship con su trabajo de investigación de Doctorado sobre Educación e Iniciativa Emprendedora. Ello le permite investigar y adquirir conocimientos en estos ámbitos para colaborar con personas e instituciones a potenciar el espíritu emprendedor a través de cursos, conferencias, artículos y publicaciones
Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE. Máster en Auditoría y Control de Gestión por la UdL. Máster en Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Doctoranda en Economía de la Educación.
Convencida de la importancia de promover la iniciativa emprendedora… porque el futuro lo construimos hoy.