La ilusión en la enseñanza

Ilusión es una palabra que procede del latín ilusionis y significa ‘engaño’. Pero esa misma ilusión es ese don que tenemos los humanos para creer en aquellas cosas que no tenemos ni hemos conseguido, pero que nos ayudan a tener un objetivo para vivir, una meta por conseguir.

Durante las pasadas fiestas, hemos visto calles  llenas de gente,  supermercados «a tope» con carros a reventar, papá noél, reyes magos y la vida de algunas personas girando en torno a las compras y los centros comerciales.

Pero, simultáneamente, estamos viviendo unos años en que está proliferando el terrorismo, miles de personas buscan un país de acogida donde poder empezar una nueva vida, vemos a la gente atrapada por la crisis, la falta de empleo o la precariedad, la falta de ética de algunos políticos, los desastres naturales, etc.

La acepción positiva de ilusión sólo existe

en el idioma español

¿DIFERENTES?

Para los autores Julián Pérez Porto y María Merino, en psicología, la ilusión es una esperanza que no tiene fundamentos. Ellos dicen que en sentido simbólico, puede decirse que una ilusión es un espejismo, como ganar la lotería: ¿cuántos no nos hemos imaginado con el billete premiado en la mano? Estos mismos autores destacan que la acepción positiva de ilusión sólo existe en el idioma español.

En otras lenguas, el término siempre está relacionado a aquello que no se puede conseguir. ¿Somos los españoles diferentes? Pues ojalá que sí.

La ilusión de estos días pasados, de grandes y chicos, mayor o menor que otros años, me ha hecho reflexionar sobre este término, que —a mi modo de ver— tiene que impregnar nuestras vidas en todos sus ámbitos.

Un niño sin ilusión va directo a una depresión. Un matrimonio sin ilusión tiene muchas papeletas para el fracaso. Un estudiante sin ilusión es un candidato al abandono escolar. Un profesional sin ilusión, de cualquier índole, tiene todas las papeletas para ser catalogado como un “mal profesional”:

Aunque no lo sea o no quiera serlo

LA ILUSIÓN EN LA ENSEÑANZA

En muchas ocasiones hemos escuchado lo bien que se siente la gente, aún teniendo un mal pronóstico, cuando es bien atendido por un profesional de la medicina.

¿Y en la enseñanza? ¿Es importante la ilusión?

Creo firmemente que

Un maestro sin ilusión es un barco sin timón, sin carburante para navegar por las mareas de la vida escolar. El otro día hablaba con un docente que me decía que no tenía ilusión, que necesitaba cambiar. Les reconozco que yo también he pasado en mis veinticinco años por momentos más o menos duros, pero la ilusión nunca la he perdido. Porque cuando pierdes la ilusión estás “muerto” profesionalmente, acabado como docente.

No sabrás ver en tu alumnado sus deseos, sus inquietudes, sus potencialidades. No tendremos el combustible necesario para ver más allá del dar y recibir o lo que es lo mismo, dar lecciones y recibir deberes. Pero,

¿cómo recuperar la ilusión?

MOTORES DE PROPULSIÓN

Recuperar la ilusión no es fácil cuando llevamos un tiempo nadando en los “sumideros” de nuestra psique, viéndonos a nosotros mismos, sin mirar a nuestro alrededor.  Porque la ilusión está vinculada a los sentidos y es esa capacidad que tenemos para conseguir una meta. La ilusión no es algo que se consigue por arte de magia, se consigue a base de trabajarla. Y marcarnos metas es el principio del cambio, pequeñas al comienzo, para ir teniendo objetivos cada vez más amplios, sin llegar a la ambición.

Pero, cuidado, podemos caer en el “narcisismo”, aquel que espera que sus logros reciban una mayor atención. No debemos olvidar que el verdadero protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje es el niño y que él es el verdadero artífice de los logros conseguidos, nosotros, los maestros, somos solo los motores de propulsión.

Creo que éste es un buen momento para recuperar la ilusión por vivir, por trabajar, por innovar, por cambiar, por revolucionar este mundo, en el que muchas personas se han ido acomodando dejando de lado la ilusión y el esfuerzo. Porque no hay ilusión que pueda hacerse realidad sin esfuerzo. Y les aseguro que vale la pena el esfuerzo para volver a recuperar la ilusión.

Compartir
POST ANTERIOR¿LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS FUMAN?
SIGUIENTE POSTPERTENENCIA O DEL CERO AL INFINITO

Maestro de Primaria y actualmente asesor educativo en la Dirección Territorial de Las Palmas. Ha sido coordinador de distintos proyectos de dinamización de bibliotecas, de animación a la lectura y de radio escolar y tiene en su haber varias publicaciones de carácter didáctico dirigidas a los más pequeños. Bloguero y apasionado de las tic, la lectura y la radio pero sobre todo un enamorado de la profesión docente.