EL VALOR DE LA GRATITUD

¡Gracias a todos los que leéis INED21!

Hace tiempo que quería opinar sobre el valor de la gratitud, pues considero que, una vez superada la media vida, sería  una necesidad convertida en satisfacción trasmitir mi agradecimiento a todas las personas que compartieron conmigo buenos y malos momentos. También me gustaría  compartir  información de otras personas poniéndola a vuestra disposición  para que la empleéis como creáis conveniente. Os doy las gracias porque con vuestro trabajo podéis contribuir a difundir  momentos de alegría a la gente próxima a vosotros.

La gratitud, el amor,  la generosidad, la amabilidad y la empatía, a parte de estar correlacionadas, son valores que nos pueden poner en camino hacia el logro de la felicidad. Es importante preguntarse: ¿he dicho “GRACIAS” suficientes veces hoy?, porque el que lo escucha se siente  bien y al que lo dice, le gusta sentirse reconocido, ya que acrecienta también su autoestima. Así que  utilizar palabras como “Gracias”, “Te lo agradezco” etc… deben empezar a ser  importantes en nuestro vocabulario.

Para algunas personas es muy fácil dar las “Gracias” por los pequeños servicios cotidianos que recibimos: el desayuno, la ropa limpia, los compañeros de oficina. Pero tenemos que pensar que la gratitud no significa devolver el favor, ser agradecido no es pagar una deuda, “Es reconocer la generosidad ajena”.

A lo largo del tiempo, hemos sido influenciados o marcados por personas que nos han acompañado desde el principio de nuestra vida, otras  aparecieron después  y han estado acompañándonos en nuestro desarrollo y han participado en nuestro aprendizaje.

Sería el momento de plantearnos ¿qué nos aporta la gratitud?, ¿cómo influye en nuestras relaciones? Y ¿cuáles son las consecuencias de ser agradecido? Puedes sentirte agradecido muchas veces al día por las pequeñas cosas que suceden como, por ejemplo, si te gustan las plantas, y tienes alguna en casa, puedes agradecer lo hermosas que están y la alegría que desprenden cuando florecen.

También puedes expresar gratitud a los demás, no solo por hacer favores, sino porque son parte de tu vida. Expresar gratitud no tiene nada que ver con las creencias sean del tipo que sean, podemos estar agradecidos a la vida, al mundo… 

Me gusta la definición de gratitud que da Yves-Alexandre Thalmann:

«Sentir gratitud hacia alguien o algo es un movimiento hacia el exterior de nosotros, que nos lleva hacia los demás y el mundo; una ola que nos sumerge al tiempo que nos apacigua; un calor que irradia desde nuestro corazón; una impresión benéfica de que las cosas son exactamente como deberían de ser».

Píldoras sobre la gratitud

«Tan solo hay un pecado, del cual surgen los demás… es la ingratitud. Solo hay una virtud: la gratitud. El niño de pecho la celebra durmiendo tras haber mamado el pecho materno, y el girasol, orientando su flor hacia la luz».

Ernst Jünger

«Sentir gratitud y no expresarla es como envolver un regalo y no darlo».

William Arthur Ward

«Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos».

Daniel Defoe

«El agradecimiento es la memoria del corazón».

Lao Tsé

«Expresar gratitud es la mejor de todas las estrategias para alcanzar la felicidad».

Soja Lyubomirky

«El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices».

Oscar Wilde

«Agradece  a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, paciente, la sostiene».

Rabindranath Tagore

FELICES, ENÉRGICOS Y OPTIMISTAS

Beneficios de la gratitud 

Los individuos agradecidos son más felices, más enérgicos y más optimistas. Son también más serviciales, más simpáticos, y tienen mayor predisposición a perdonar. Tienen un mayor nivel de bienestar subjetivo, tienen formas más positivas de enfrentarse con las dificultades que les surgen a lo largo de la vida, se aceptan mejor.

Combaten más fácilmente la depresión y la angustia, duermen mejor y padecen menos trastornos psíquicos. Su salud acusa una mejora, con menos síntomas de migraña, el acné, la tos y las nauseas. La gratitud sienta bien a uno mismo, al cuerpo, a los demás, a la sociedad en general, al planeta.

Agradezcamos desde el corazón, ese corazón que late que nos enseña cada palabra, cada momento compartido, un corazón que no se contenta solo con ver, sino que busca brindar su ayuda y fundamentalmente agradecer por el simple hecho de estar vivo.

Algunas cosas que se pueden hacer

Cartas de agradecimiento: A todas las personas por las que te sientas agradecidas por algo.

Diario de satisfacciones: Donde expresarás gratitud hacia ti mism@. Apuntar algunas cosas para hacer diariamente y sentirse agradecidos por ellas.

DESDE LA PSICOLOGÍA

Watking y compañeros, pidieron a unos participantes; en unos experimentos que realizaron;  probar una serie de ejercicios de gratitud diferentes, tales como pensar en una persona viva por quien sintieran gratitud, escribir sobre alguien de quien se sintieran  agradecidos o escribir una carta para entregarla a una persona por la que se sintiera gratitud. Más tarde se pidió a los participantes del grupo de control que describieran  su estado emocional. Los participantes que habían realizado un ejercicio de gratitud mostraron aumentos en sus experiencias de emoción positiva inmediatamente después del ejercicio, y este efecto fue mayor para los participantes a los que se les pidió pensar en una persona de la que estaban agradecidos. Los participantes que tenían personalidades agradecidas desde un primer momento, mostraron un mayor benéfico de estos ejercicios de gratitud.

Desde el punto de vista de la Psicoterapia Cognitiva  os dejo un trabajo bastante interesante sobre la gratitud: Gratitud en la Psicoterapia Cognitiva: elementos para su inclusión.

REFLEXIONES

Quiero compartir dos reflexiones de dos buenas amigas:

Mi amiga Rosa

El regalo de decir «Gracias por ser tú»

«Todos nosotros tenemos personas en nuestra vida que nos importan, unas mucho,  otras menos  y otras quizá pasan más desapercibidas. Parece que es lo normal tener a nuestro alrededor la pareja,  nuestros padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, conocidos, vecinos como si fueran a vivir eternamente. Quizá no nos paramos a pensar y sentir que ELLOS son vitales para que se actualice nuestra capacidad de amar.

Los días nacen y mueren con un  sinfín de actividades y movimientos. Parece que todos vamos bajo la consigna de  ¡rápido, rápido, rápido! Desde la mañana a la noche nuestra vida se desgrana  en el hacer, el pensar, el sentir, actividad frenética que nos saca del presente, del aquí y ahora.  No  nos damos cuenta del gran valor que representan los otros en actualizar nuestro potencial  de amar, de experimentar, de gozar y de compartir.

La  oportunidad de expresar y sentir amor se presenta justamente a través de la convivencia  con los más cercanos. Es la alegría de recibir,  la alegría de dar.

¿Qué pasaría en nuestro mundo si todos optáramos por vivir desde la valoración y gratitud conscientes?

¿Qué pasa en nuestro corazón, nuestra energía amatoria, cuando nos paramos, en silencio, dando espacio a la singularidad del otro, esa persona que está en nuestra vida?

¿Qué ocurre cuando le decimos al otro «Gracias por ser tú», es decir, gracias por existir, por ser como eres, por aportar al mundo tu singularidad, tu gracia, tu talento, tu forma especial de hacer, hablar y sentir?

Gracias por compartir conmigo tu vida, tus palabras o tus silencios. Gracias por hacerme reír, por decirme esas tonterías que provocan mi alegría. Gracias por decirme aquellas cosas de mí que me cuesta aceptar. Gracias por tu apoyo, gracias por la paciencia que despliegas  esos días en que ni yo misma me aguanto. Gracias por pasar por alto mis torpezas y mi espesura mental. Gracias por poner buen humor en esos días en que todo parece salirme mal.

Gracias por quererme tal como soy, sin querer ni pretender que sea diferente. Porque cuando tu haces eso, algo en mí se abre, se ablanda, y siento que el mundo es amable».

Comparto su Blog.

Mi amiga Emy

Mi palabra mágica.

¡GRACIAS!

Sentida desde el corazón y con una sonrisa, es una caricia en la distancia, puede parar una regañina y alargar el tiempo de un abrazo. Evocando el valor de todo lo sencillo, de lo cual me declaro defensora, creo que practicar la gratitud, es la mejor inversión en estos momentos. (Gracias; producto de muy bajo coste con alto rendimiento).

Creo, que agradece el que sabe recibir.

Cada día, agradezco a Dios, porque de Él recibo la magia que doy.

Desde el corazón…   ¡¡¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!!!

PROFESIONALES

Qué opinan algunos profesionales

La gratitud es muchas cosas para muchas personas. Es asombro, es agradecimiento, es mirar el lado bueno de un contratiempo, es comprender la abundancia, es agradecer a alguien  en tu vida, es dar gracias a Dios, es, literalmente, dar las gracias por lo que tienes. Es disfrutar, es no dar nada por sentado, es afrontar, es centrarse en el presente. La gratitud es un antídoto contra las emociones negativas, un neutralizador de la envidia, la avaricia, la hostilidad, la preocupación y la irritación. Sin embargo, la persona media probablemente asocia la gratitud con dar  las gracias por un regalo o por algo que ha recibido.

Robert Emmons, la define como «Un sentimiento de asombro, agradecimiento y apreciación por la vida». La práctica de la gratitud supone centrarse en el presente: en apreciar tu vida como es hoy y lo que le ha hecho así. En algunos estudios experimentales que piden muestras de gratitud a personas desprevenidas y  a continuación, registran las consecuencias. En el primero los participantes que tuvieron que manifestar gratitud tendieron a sentirse más optimistas y más satisfechos con su vida.

Otros estudios han demostrado que los días en que las personas se esfuerzan por  expresar su gratitud  experimentan más emociones positivas (es decir, sentimientos como interés, entusiasmo, alegría y orgullo), y es más probable que digan que han ayudado a alguien, que se sientan conectados con los demás, y hasta que duerman bien durante más horas.

8

Ocho maneras  en que la gratitud aumenta la felicidad

1

En primer lugar, pensar con gratitud  ayuda a saborear las experiencias  positivas de la vida.

2

En segundo lugar, expresar gratitud refuerza la autoestima y el amor propio.

3

En tercer lugar, la gratitud nos ayuda a afrontar el estrés y el trauma.

4

En cuarto lugar, la expresión de la gratitud estimula el comportamiento moral.

5

En quinto lugar, la gratitud puede ayudar a establecer vínculos sociales a fortalecer las relaciones existentes y a preocuparse de las nuevas.

6

En sexto lugar, expresar gratitud tiende a inhibir las comparaciones envidiosas con los demás.

7

En séptimo lugar, practicar la gratitud es incompatible con emociones negativas, y de hecho puede reducir o evitar sentimientos como la rabia, la amargura y la codicia. Un psiquiatra decía que la gratitud… disuelve los sentimientos negativos: la rabia y los celos se funden en su abrazo, y el miedo y la actitud defensiva se encogen.

8

En octavo lugar, aunque no el menos importante, la gratitud nos ayuda a frustrar la adaptación hedonista.

MI AGRADECIMIENTO

Tengo  tanto que agradecer que todos los días mi pensamiento y mi voz se dirigen hacia muchas personas y situaciones,  pero no quiero concretar pues sería hacer el artículo muy largo, sin embargo si me gustaría   generalizar en algunos casos. Deseo dar las gracias desde el momento que me levanto al que me acuesto por esas cosas tan bonitas e interesantes que ocurren alrededor de mí.

Gracias a todos mis amigos

También quiero expresar mi agradecimiento  a mi familia y a todas las personas cercanas y a aquellas que comparten conmigo parte de mi tiempo. Siempre estaré en deuda con todos los lectores de mi blog, ¡GRACIAS! Por aprender juntos. Quiero dar un montón de gracias a todos mis alumnos mayores por compartir conmigo buenos momentos, me siento compensado con su asistencia a mis talleres ver como esa fragilidad, que se hace más visible en los mayores nos demuestra que todos necesitamos y nos enriquecemos mutuamente.

Me siento orgulloso de compartir. Cada día que pasa veo como mi tiempo se va haciendo más valioso, pues compruebo con suma satisfacción  como ellos lo saben valorar. Trabajo con personas que han disfrutado de una vida larga, unas veces más afortunada otras más complicada y difícil y de ese proceso, nace la sabiduría que ellos comparten y nosotros aprendemos.

Debemos ser agradecidos a esas personas  que en el pasado crearon nuestro presente y nosotros junto con lo que construyan los que vienen detrás nuestra, será el futuro de nuestro bienestar. Leí en algún sitio que «Las personas mayores son un  mundo virgen sin explotar, un mundo del cual antes o después cada uno de nosotros pasaremos a formar parte».

Debemos aprovechar el patrimonio de nuestros mayores, y para preservar ese patrimonio es condición indispensable que exista una trasmisión oral desde las personas mayores a sus descendientes y así sucesivamente.

MÚSICA

La gratitud desde la música 

Quiero compartir, una serie de vídeos de música, donde  mujeres con sentido común y una gran carga de humildad y lucha por los derechos humanos  escribieron y cantaron una de las canciones más bellas sobre la gratitud. La letra de la canción es la misma, pero  la voz  y el alma ponen su particular visión en cada una de ellas.

Violeta Parra

Joan Báez y Mercedes Sosa

Luz Casal

Vídeos (aquí)


Bibliografía:

DEMARTINI. John. El efecto Gratitud. ED. Urano

THALMAN.Yves-Alexandre. Cuaderno de ejercicios de gratitud (2012). ED. Urano.