AUMENTO DE RITMO

Es un hecho que, cuando las personas o profesionales trabajamos en equipo nos encontrarnos con que, a priori, la cooperación es mutua. El trabajo en equipo es una de las mejores maneras de asegurarnos la terminación oportuna de cualquier tipo tarea, acción y ejercicio (con la máxima eficiencia).

Es lo que ocurre cuando hay muchas personas a la hora de «liderar» en un solo proyecto: se establece una predisposición hacia la colaboración para hacer el trabajo asignado correctamente. Los aumentos de velocidad se producen normalmente durante el desarrollo del trabajo, es así como el equipo –y nosotros mismos– seremos capaces de completar el trabajo en el marco de tiempo que nos hemos marcado.

OPORTUNIDADES DE APRENDIZAJE

Mientras trabajamos en un equipo las personas que lo formamos tendemos a aprender cosas a un ritmo más rápido, ya sea a través del propio trabajo o del trabajo de los demás. La exposición que implica formar parte de un equipo de diversos miembros supone el conocimiento de los otros miembros, más jóvenes, asi como de los seniors, más mayores; esto nos ayuda a captar nuevos conceptos rápidamente.

Al mismo tiempo, mientras trabajamos en equipo, cada uno de los miembros se preocupará de evitar errores, demostrándonos –de manera recíproca– que es una ventaja para la imagen global de la totalidad de los integrantes.

DISMINUCIÓN DE RIESGOS

El peso de la responsabilidad recae sobre todos y cada uno de los miembros –no sobre los hombros de una sola persona–. Ello conlleva una reducción en el riesgo de cometer un error.

La mayoría de las veces, el trabajo en equipo nos asegura un resultado de alta calidad. De este modo, las tareas llevadas a cabo por un grupo de personas pueden producir unos resultados mucho mejores y de alta calidad; en oposición a los resultados que se obtendría de los esfuerzos de una sola persona. No importa que seamos eficientes y competentes a nivel individual, los resultados de nuestros esfuerzos no son rival para la realización llevada a cabo por un grupo de profesionales que trabajamos con una eficiencia similar.

COMPETENCIA SANA

Si bien a la hora de trabajar en equipo, los profesionales compiten entre sí y tratan de sobresalir en todos los sentidos; al mismo tiempo, ocurre que se ayudan en todo lo relacionado con el trabajo, así como en la superación de dificultades y problemas personales. Los signos de gran productividad y eficiencia máxima se consiguen sólo a través de buenas prácticas de trabajo en equipo, y de voluntad mutua.