ND

NUEVO DÍA

Nueve en punto de la mañana. El silencio de los pasillos comienza a resquebrajarse con las voces de los niños que van subiendo por las escaleras y, de nuevo, las mismas palabras con tono cansado encabezan un nuevo día en la sala de profesores.

LA ESCUELA 01 INED21

Desde el momento en que un maestro entra en su aula, comienza un guión que rutinariamente se rige por una serie de frases protocolarias: “Abrid el libro por la página…”, “Hacemos los ejercicios…”.

Este tipo de dinámica no hace sino mermar lentamente la curiosidad del alumno, pues no le da la opción de pensar “¿qué va a pasar ahora?”. Aunque el profesor tampoco queda al margen, pues el mero hecho de ceñir su enseñanza a unas pautas preestablecidas termina por minar su creatividad como docente, al tiempo que destruye sus inquietudes por aprender de la mano de sus alumnos, cayendo en lo que se conoce como síndrome de burnout. Pues si hay algo que debemos tener claro es que un maestro desmotivado, al intentar enseñar, nunca podrá motivar a un alumno a aprender.

Tal vez la educación deba enfocarse más a la sabiduría que al simple conocimiento, pues como apuntó Ortega y Gasset (1929), en su obra La rebelión de las masas, “El ser humano tiene interna una bomba de relojería, y es la búsqueda de la verdad”, sin embargo, el reloj que lleva la cuenta atrás de esa esperada explosión, va perdiendo cuerda cada vez que un maestro se esconde tras ese escudo de protección llamado “libro de texto”, que impide que su posición de “sabelotodo” pueda ser vulnerada.

Ahora bien, la pregunta es: ¿existe un libro lo suficientemente bueno como para despertar en un niño la necesidad e ilusión por saber más, por encima de todo el bombardeo sensorial perpetrado por sus profesores? ¿Acaso el material editorial, sin más, puede convertir al niño en un sujeto activo en su aprendizaje?, ¿o, por el contrario, lo estanca como receptor pasivo?

Libro de texto = ‘escudo de protección’

LA ESCUELA 02 INED21

NI

NECESIDADES E INQUIETUDES

Seguimos empeñados en aferrarnos a la idea de continuar impartiendo unas clases propias del s. XIX en pleno s. XXI, obviando que los tiempos han cambiado, y con ellos las necesidades e inquietudes de nuestros estudiantes. Pero no solo es una perspectiva de todavía demasiados profesores, sino también de muchos padres. Cierto, son los libros con los que hemos ido al colegio toda la vida, pero eso no garantiza que por ser lo tradicional sea lo mejor. El problema es que romper con lo ya conocido da miedo, ¡pavor, en verdad!, pero ¿por qué?

Sir Ken Robinson, experto en educación y creatividad, en muchas de sus charlas, menciona que los niños se arriesgan, porque no tienen miedo a equivocarse. Son los adultos (padres, maestros, vecinos, etc.) los que eliminamos en la educación esa espontaneidad y atrevimiento a través de la estigmatización del error, de la corrección de los fallos con ese bolígrafo rojo que pareciera venir adjunto al título en un “kit del mal profesor” que uno gana al acabar la carrera.

¡Cuidado, compañeros! Pues procedemos de un sistema que desaprueba el fallo, tradición que insistimos en perpetuar porque es lo que se ha hecho toda la vida, de ahí que la escuela sea vista desde dos prismas: como institución reproductora o como institución transformadora. Tenemos que ser los primeros en darnos cuenta de que se necesita un cambio, y comenzar a trabajar en ello desde abajo, sin esperar grandes leyes educativas, que no hacen otra cosa que arañar la cultura escolar. Dar una clase no es cumplir con un horario, una programación e impartir los contenidos del día.

Dar una clase implica formar ciudadanos competentes para la vida, abrir mentes y educar corazones, y eso no nos lo enseñan los libros de texto.

Después de todo, ser competente engloba saber, saber hacer, pero no siempre saber ser, por lo que la escuela ha de enfocarse, tal como se plantea en la UNESCO, (2015), en la cabeza, en las manos y en el corazón de los alumnos en igual medida, en su informe Replantear la educación ¿hacia un bien común mundial?

…eso no garantiza que por ser lo tradicional

sea lo mejor

Perder el miedo, dejar de pensar en el qué dirán y comenzar a arriesgarse para revolucionar las aulas puede ser, sin duda, la mejor decisión de un maestro para dejar de enseñar y empezar a educar. Para mudar esa áspera piel de profesor y mutar en algo más bello. Tenemos el poder de influir con nuestro ejemplo a las futuras personas encargadas de sustentar el mundo en el que vivimos, responsabilidad que todavía nos pertenece. Aunque no es un cometido fácil.

A lo largo de mi vida he tenido el privilegio de coincidir con maestros y profesionales cargados de proyectos e ilusiones frustradas que nunca se hicieron realidad, pues carecieron de apoyo por ser tachados de idealistas. El docente jamás podrá desarrollar su labor como si fuera un llanero solitario, ya que necesita el apoyo de sus compañeros, de las familias y de la comunidad en general. Si Finlandia está donde está es por la calidad de sus profesores y por el respeto y apoyo que se les brinda. Pero aun así nos empeñamos en llevar nuestro día a día en las aulas bajo la premisa de “Yo, mientras no se metan en mi clase”. ¿Por qué?, ¿Por qué sentimos ese rechazo a que se metan en nuestras aulas?

…en la cabeza, en las manos y en el

corazón

Las experiencias más gratificantes y enriquecedoras que he tenido a lo largo de mi carrera profesional nunca fueron por un trabajo aislado, sino colaborativo. El todo, como sabemos, es más que la suma de sus partes. Incluso cada vez tenemos más posibilidades de colaborar con más gente gracias a las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), pues nos permite romper con las barreras de la distancia. Entonces, si vivimos en una época que algunos consideran como una “sociedad de la información” ¿por qué no vamos más allá y la transformamos en una “sociedad del conocimiento compartido”?

Hace unos meses, decidí embarcarme en un proyecto inspirado en las comunidades de aprendizaje a través de un blog llamado “El blog de los retomáticos”.

En él, alumnos de diferentes colegios de España se envían vídeos en los que proponen y resuelven retos matemáticos.

Aunque soy muy consciente, de que lo que empezó siendo una idea no podría haber prosperado nunca sin el “adelante” de José Fernando, director del CRA Fuente Vieja de Mira (Cuenca) en el que trabajo, sin los “cuenta conmigo” de Mari Ángeles, Elena, Ignacio, María, Beatriz, Noelia…, sin los “me encanta la idea ¿en qué puedo ayudarte?” de Laura, Luis, Sara, Víctor, Amparo, Teresa, Alicia, María José, José Luis… Pero, sobre todo, sin la ilusión de los alumnos y sus padres por hacer de lo que empezó siendo una “idea loca” una realidad, gracias a la cual estamos aprendiendo más los profesores de los alumnos que ellos de nosotros.

LA ESCUELA 04 INED21

Pero para llegar hasta aquí un día tuvimos que levantar la vista del libro y aventurarnos a aprender a partir de los enigmas que nos rodean, prescindiendo de una guía didáctica como único recurso que nos da las soluciones y evita que nos arriesguemos a equivocarnos, para posteriormente aprender de nuestros errores. Hoy en día las respuestas pierden valor. Lo que importa son las preguntas.

…estamos aprendiendo más los profesores de los

alumnos que ellos de nosotros

De esta forma nos dimos cuenta, por ejemplo, de que la división no solo es una algoritmo escrito en una hoja de papel, sino un puñado de caramelos que quiero compartir con mis amigos, o de que las fracciones no son un numerador escrito sobre un denominador, sino un pastel de cumpleaños que tiene una pinta exquisita.

De manera que, compañeros, arriesguémonos a equivocarnos al revolucionar nuestras aulas, pues es en esencia, uno de los grandes males de la educación actual el hecho de persistir en una metodología de enseñanza tan obsoleta como improductiva.

Hoy en día las respuestas pierden valor,

lo que importa son las preguntas

Compartir
POST ANTERIORJUICIO FINAL
SIGUIENTE POSTBUENOS DOCENTES BASTAN
Maestra y psicopedagoga enamorada de la educación. Actualmente desarrollo mi labor docente en los ámbitos de la Pedagogía Terapéutica y la Educación Primaria, donde coordino el proyecto: "El blog de los retomáticos" dentro del área de las matemáticas.
  • Javier Fernandez Higarza

    Fantástico artículo Nuria, ojala llegue a los corazones de muchos maestros y les toque lo suficiente la fibra sensible, para mutar de formadores o enseñantes a educadores o tutores. De llenar la cabeza de contenidos y practicas memoristicas a contagiadores del entusiasmo por la investigación y el trabajo colaborativo.
    Hace mas de dos años escribí esto en la tribuna de un periódico

    ¡No creo en el sistema educativo! http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/no-creo-sistema-educativo_749584.html.

    • Nuria TM

      Muy, pero que muy de acuerdo Javier. Unos años después escribo yo, y como vemos “nada nuevo bajo el sol”.
      Mi experiencia es mucho más breve que la tuya, aunque con las mismas conclusiones. Francamente es lamentable ¿Quién puede dar lecciones de amor cuando nunca ha amado? Lo mismo pasa en educación. ¿Cómo pretendemos exigir el gusto por aprender a nuestros alumnos si no ven en nosotros el gusto por enseñar?
      Hace unos meses, a principio de curso empecé a trabajar en un cole nuevo, y en clase de matemáticas un alumno me preguntó ¿por qué hablas tan alto ahora profe? Sólo le pude contestar que simplemente porque me emocionaba lo que les estaba contando. Fue un momento para verles las caras, desde entonces las clases de matemáticas con ellos nunca volvieron a ser igual.
      Muchas gracias por el comentario, me alegra muchísimo ver que hay gente que de verdad piensa y obra así. Todavía hay esperanza jejejeje

    • Javier Fernandez Higarza

      Por supuesto que hay esperanza Nuria, solo somos la punta del iceberg. En tus alumnos habrá alguno que dentro de unos años hablarán en alto y sus ojos brillarán cuando impartan sus clases de matemáticas y todo porque alguien les contagio que la letra con entusiasmo entra. Enhorabuena por ser y transmitir placer por aprender

    • Nuria TM

      Ojalá. Muchas gracias Javier, es un verdadero gusto conocer compañeros como tú.

  • Débora Kozak

    ¡Excelente artículo Nuria! Has logrado condensar con claridad los desafíos problemas que nos presenta hoy la profesión docente y puesto los puntos sobre por dónde va el cambio. ¡Felicitaciones!

    • Nuria TM

      Muchísimas gracias, es un verdadero honor recibir críticas así.

  • Pingback: LA ESCUELA, ¿INSTITUCIÓN REPRODUC...()

  • Pingback: LA MATRIZ AUTORITARIA COMO OBSTÁCULO DEL CAMBIO EDUCATIVO - INED21()

  • Pingback: LA ESCUELA, ¿INSTITUCIÓN REPRODUC...()