Cada vez que se hace más evidente que la información, en sus diversas modalidades, es el nuevo capital en la economía del conocimiento. Esta evidencia lo deja de ser cuando observamos cómo muchas empresas no saben gestionar adecuadamente el potencial de información del que disponen.

Las estructuras de muchas empresas no reflejan aún esa estructura red que la información tiene en nuestra era. Tenemos que construir nuevas organizaciones informacionales, donde todos los departamentos compartan las diversas formas y estructuras que la información puede adoptar.

Este problema lo denominamos dispersión de la información. Consiste en que no hay ninguna metodología de cómo tratar la información en conocimiento relevante para la empresa. Todos los departamentos tienen que tener un lenguaje común cuando gestionan su información. Este problema crecerá en la medida que la infoxicación aumente.

Dispersión por una razón principal: no se comparten estructuras informacionales ( árboles inteligentes, clasificaciones relevantes, tipos de conocimiento) que sen un lenguaje común a los profesionales de una empresa. La información se trabaja dispersa, vemos las consecuencias: falta de innovación, falta de competitividad.