INCLUSIÓN, DIVERSIDAD, VISIBILIDAD

«Señoras y señores de la Academia, ustedes han distinguido como mejor actor revelación a un actor con discapacidad. No saben lo que han hecho. Me vienen a la cabeza tres palabras: inclusión, diversidad, visibilidad. ¡Qué emoción! ¡Muchísimas gracias!»

En una sociedad en donde lo que prima es la cultura de lo bello, lo atlético, la imagen… llega Jesús Vidal, un joven actor con solo un 10% de visión, pero que –a pesar de ello– tiene una carrera de filología, un máster en periodismo y es un apasionado del arte dramático, que no había hecho cine hasta ahora y ha sido llegar y besar el santo: Goya al mejor actor revelación.

¡Cuántos de nosotros hemos estado trabajando toda la vida, y el mayor reconocimiento que hemos recibido es una palmadita en la espalda!

LAS PALABRAS DE JESÚS VIDAL

Las palabras de Jesús Vidal han hecho historia, y si no, a medir contaremos. Un discurso propio de un examen de PAU, para analizarlo de principio al final.  Si quieren que les diga la verdad, entre más veces lo escucho, más me emociono. Detrás de sus palabras hay mucha tela, como decimos por aquí, «tela marinera».

Este discurso fue una lección para aquellos que piensan que las personas con discapacidad no tienen lugar en esta sociedad. Fue un canto a unos valores que no están muy de moda, como la familia, el trabajo, el amor a los demás, la solidaridad, el esfuerzo… Pero dijo tres palabras muy importantes: inclusión, diversidad y visibilidad.

Inclusión

Ya la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en su undécima reunión, celebrada en París, del 14 de noviembre al 15 de diciembre de 1960,  concretamente en el ARTÍCULO 6  decía que «Los Estados participantes en la presente Convención se comprometen a prestar, en la aplicación de la misma, la mayor atención a las recomendaciones que pueda aprobar la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura con el fin de definir las medidas que hayan de adoptarse para luchar contra los diversos aspectos de las discriminaciones en la enseñanza y conseguir la igualdad de posibilidades y de trato en esa esfera». Casi sesenta años después seguimos luchando por esta meta, desterrando lo que hasta ahora se estaba haciendo, y se continúa haciendo en muchos casos a nivel educativo, la integración. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 en lo relativo a la Educación y el Marco de Acción Educación 2030 hacen alusión a la inclusión y la igualdad como cimientos de una enseñanza de calidad.

Diversidad

Todo ser humano tiene el derecho a ser diferente, y todo lo que vaya en contra de la diversidad es discriminación o desigualdad. La Escuela tiene que jugar un papel primordial en este sentido, evitando que el ser humano –por el mero hecho de ser diferente– por razón de raza, lengua, capacidad o sexo, pueda ser objeto no solo de vejación y maltrato, que sería el mayor de los delitos, sino «normalizando» lo «distinto» desde nuestras aulas, que son la cuna de nuestra sociedad.

 Visibilidad

Tenemos que visibilizar más en el cine, en el teatro, en la radio, en la televisión, en la prensa… a tantas y tantas personas como Jesús Vidal, que a pesar de las múltiples trabas que le pone la sociedad nada más salir de su casa, porque nuestras calles no están hechas para las personas «discapacitadas», nuestras escuelas todavía tienen aulas de PT que «sacan» literalmente del aula al alumnado y los «aisla», los hace trabajar solos y alejados de sus iguales. Y qué decir de los medios de comunicación, cuando son tantos y tantos conciudadanos nuestros con discapacidad los que realizan labores tan o más importantes de las que pueda estar realizando cualquier otro ciudadano sin discapacidad.

Muchas veces no vende lo que hacen por nuestra sociedad los discapacitados, los «diferentes», los faltos de libertad, los enfermos…. Menos mal que ha venido Jesús Vidal y ha dado una lección magistral en cinco minutos de lo que debe hacer nuestra sociedad y no hace. Creo que sus palabras van a traer cola y termino como comenzó él su discurso:

«Señoras y señores de la Academia, ustedes han distinguido como mejor actor revelación a un actor con discapacidad. No saben lo que han hecho».