Humanizar la pedagogía digital

Los docentes saben lo que es importante ahora -con profesores y estudiantes trabajando por separado- promover la reflexión y la conexión social como herramientas para el aprendizaje.

La integración de la tecnología es un arma de doble filo: mientras que puede hacernos más poderosos y ayudarnos a superar lo que parecen ser obstáculos insuperables, también puede crear más barreras si se utiliza de manera inadecuada.

Hablando con un amigo, maestro en primaria que ha trabajado para una empresa de tecnología de la información, me dice que ha aprendido esto de la manera más difícil, a través del ensayo y el error. Durante tres años, trabajó para una empresa de tecnología educativa y una red de microescuelas dedicadas al aprendizaje personalizado.

Aunque nuestro objetivo era ayudar a cada niño a alcanzar su máximo potencial a través de un contenido individualizado e impulsado digitalmente, con el tiempo aprendí que muchas herramientas digitales tienen efectos deshumanizantes: Desmoronan la conexión humana, limitan las oportunidades de agrupaciones heterogéneas y la colaboración entre las distintas capacidades, y hacen que los niños se vuelvan hacia las pantallas en vez de hacia sus profesores y compañeros de clase.

La mayoría de nosotros tenemos pocas opciones ahora para incorporar la pedagogía digital en nuestra enseñanza. Pero eso no significa que tengamos que sucumbir a los efectos deshumanizadores de la tecnología educativa individualizada o impulsada digitalmente. No tenemos que forzar a los estudiantes a usar herramientas de adaptación basadas en la web o hacer que simplemente vean vídeos de nosotros enseñando.

Hay formas de humanizar la pedagogía digital, en un esfuerzo por preservar el sentido de humanidad de nuestros estudiantes y el nuestro propio, mientras todos estamos enseñando y aprendiendo a distancia.

Estas son sugerencias para involucrar a los estudiantes en el aprendizaje usando la tecnología.

3 CONSEJOS PARA HUMANIZAR LA TECNOLOGÍA DIGITAL

1. Alejarse del currículum industrializado y acercarse a los diarios: Parece tener sentido recurrir a herramientas de adaptación basadas en la web en un momento como éste. Promete facilitar a los profesores el manejo del aprendizaje a distancia, y podría facilitar el dar a las lecciones una sensación personalizada creando listas de actividades.

Pero no podemos dejar que nuestro plan de estudios comience y termine con estas actividades. Aunque ahora debemos usar la tecnología digital para el aprendizaje a distancia, también es un excelente momento para aprovechar las tareas abiertas, la instrucción compleja y el diario, permitiendo a los estudiantes publicar fotos de sus entradas en el diario a través de Seesaw o Google Drive.

El diario podría implicar proporcionar una tarea matemática con múltiples soluciones para que los estudiantes la resuelvan de forma independiente. Podría implicar la lectura de una historia y pedir a los estudiantes que respondan a una variedad de indicaciones del diario en el cuaderno del lector o en el diario del pensamiento. Puede implicar la escritura libre o creativa, limitada por un estudio de género o una rúbrica del diario que permita al profesor proporcionar una retroalimentación estructurada y ayudar a los estudiantes a progresar en su escritura.

Después de que los estudiantes tengan tiempo para trabajar por su cuenta, puede organizar un debate en línea para que puedan compartir su trabajo y tener la oportunidad de conectarse entre sí a través de los estudios, como lo haría en su clase con regularidad.

2. Crear oportunidades para el diálogo y el discurso: La interacción social es un componente crítico de la instrucción compleja. Para aprovechar plenamente los beneficios de la instrucción compleja, debemos crear oportunidades para el diálogo y el discurso, en un esfuerzo por mantener a los niños pensando críticamente en el curso de esta cuarentena. Muchos de nosotros tenemos capacidades de audio o vídeo conferencia al alcance de la mano.

Google Meet y Zoom son sólo dos herramientas que otorgan a los educadores la posibilidad de tener reuniones en vivo con sus aulas. Haciendo esto se puede preservar alguna apariencia de normalidad y mantener el diálogo y el discurso que valoramos en nuestras aulas.

Pero la necesidad de esto va mucho más allá de la interacción social. Es cierto que el aprendizaje profundo no ocurre en una hoja de trabajo o a través de una serie de videos descontextualizados y preguntas cerradas. El aprendizaje es una conversación; requiere conexión e interacción humana.

A fin de preservar la humanidad de las experiencias de aprendizaje cuando dependemos de la tecnología digital, es importante pensar en estas herramientas de conferencia como un medio de extensión empática, como una herramienta para conectar con otros cuando la conexión humana cara a cara no es posible o segura.

3. Incorporar oportunidades para la autorreflexión: La crisis actual nos permite a todos nosotros -incluidos los educadores y los padres- reflexionar sobre lo que realmente significa aprender. Se nos recuerda que el aprendizaje es más sobre el proceso que sobre el producto. Enviar a casa hoja de trabajo tras hoja de trabajo es poco probable que resulte en un aprendizaje fructífero que se mantenga.

He estado publicando actividades adicionales para mis estudiantes a través de Seesaw dedicadas sólo a la reflexión. En estas actividades, adjunto un vídeo que incluye un “pensar en voz alta” en el que comparto mi pensamiento sobre preguntas abiertas relacionadas con lecturas o soluciones a tareas matemáticas abiertas de nuestro plan de estudios de matemáticas.

Al final del vídeo, pido a mis alumnos que consideren algunas preguntas y graben una respuesta en vídeo:

  • ¿Qué te ha ido bien en esta tarea?
  • ¿Qué harás diferente la próxima vez?
  • ¿Cómo ha cambiado su pensamiento?

Todo esto le recuerda a los estudiantes que el aprendizaje no empieza ni termina con la actividad que han completado. Puede estar -y estará- conectado a futuras actividades, y al llevarlos a través del proceso de reflexión de la tarea, creo la expectativa de que necesitarán aplicar los nuevos aprendizajes a futuras tareas.

HUMANIZAR LA TECNOLOGÍA DIGITAL

EL PRIVILEGIO DE APRENDER EN LÍNEA

No dé por sentada esta oportunidad. Muchos estudiantes de todo el país no pueden acceder a ricas experiencias de aprendizaje en línea por innumerables razones, desde la falta de acceso a Internet hasta la inminente crisis financiera en nuestra puerta. Debemos reconocer este privilegio y hacerle justicia.

En una era de distanciamiento social, todos estamos buscando alguna forma de cercanía social en este momento. Al humanizar la instrucción digital y al usarla como una oportunidad para conectarse con su clase, usted está cumpliendo una de las funciones más importantes de la escolarización. No sólo estáis proporcionando aprendizajes académicos significativos y estructurados, sino también una conexión social comunitaria que es necesaria y que será muy apreciada por todos los implicados.