PROLIFERACIÓN DE PANTALLAS

Nuestro consumo de medios ha cambiado muy rápido en poco tiempo. Lo que para algunos era la dictadura de la televisión en el ámbito familiar ha dejado paso a la proliferación de pantallas de todo tipo: móviles, tabletas, videoconsoles, ereaders, portátiles…

Ventanas muchas veces conectadas al mundo,

llenas de oportunidades

3

ELEMENTOS

Pero… ¿Somos conscientes de las ventajas y los riesgos de Internet? ¿Mantenemos una actitud crítica y respetuosa? ¿Utilizamos el sentido común? ¿Distinguimos lo público de lo privado? ¿Sabemos gestionar el espacio y el tiempo de conexión y desconexión de la red?

Los adultos no fuimos educados en este contexto tecnológico y para asegurar que los menores hagan un uso seguro, ético y saludable debemos trabajar 3 elementos:

1

El acompañamiento, porque con el diálogo y la confianza iremos construyendo el criterio que necesitarán en el mundo conectado.

2

Normas en la gestión de los tiempos, espacios y otros condicionantes para que generen hábitos que les ayudará a tener una buena dieta digital.

3

Responsabilidad progresiva para ir ganando autonomía en la gestión de su privacidad, comunicación con los demás y la configuración de una identidad digital propia.

¿HIPERCONECTADOS?

No queremos que los menores sean huérfanos digitales o que sus progenitores estén digitalmente ausentes. Es una necesidad tomar consciencia que tenemos que educarnos en este nuevo contexto social, cultural y tecnológico. Este es el motivo de esta publicación es ayudarnos a hacer juntos este camino:

¿Hiperconectados?

Educarnos en un mundo digital