UN NUEVO CAMINO

Marzo de 2018Tras 12 años en el mundo multinacional tomo una de las decisiones más trascendentes de mi vida. Dejo el calor de una posición directiva para empezar un nuevo camino. En el horizonte, varios retos. Entre ellos, uno que me hace especial ilusión: dar clases en la Universidad como Profesor Asociado.

Septiembre de 2018, suena el teléfono. Me comunican que ha surgido una baja médica y necesitan saber si puedo incorporarme de urgencia en el Área de Márketing. En mi haber, 2 horas de clase impartidas en un MBA y algunas jornadas de formación in company.

Nervios, ilusión, miedo y muchas ganas. En el horizonte, dos asignaturas para la primera parte del curso. Mi decisión: poner en marcha herramientas de gestión de equipos y preparar clases relacionando contenido, conocimientos, actualidad y mundo laboral.

PRIMERA ETAPA

Hoy ha sido mi último día de esta (espero) primera etapa. La experiencia ha superado mis expectativas. El feedback y el calor del alumnado me anima a compartir algunas de las herramientas que me han ayudado a defender la materia y tengo claro que la palabra profesor me queda muy grande.

El paralelismo entre el día a día de la gestión de equipos y la impartición de clases ha sido sorprendente, con elementos como:

La brújula

Pregunté al alumnado qué esperaban de mí, y me encontré con elementos tan básicos como importantes. Me pidieron que no les juzgase, que les tratase como adultos, que les respetase y que preferían clases dinámicas.

Contexto de aprendizaje

Creación de un contexto de aprendizaje. Para ello, consensuamos que era mejor una respuesta errónea que ninguna respuesta y respetaríamos las intervenciones de cualquier persona en clase. Si no se consensuan, las reglas se crean solas.

Trabajo en equipo

Las tareas se realizarían siempre en grupos así como el trabajo final, y organizamos jornadas de aportación entre alumnos y grupos diferentes. Era valorable la aportación de un grupo hacia otro, poniendo por encima la cooperación y el trabajo común a la competitividad por la nota.

Motivación y refuerzo positivo

Uso frecuente de preguntas encaminadas a generar nuevas perspectivas. He tratado de ser un facilitador de aprendizaje más que un transmisor de información.

Feedback

Feedback positivo en público, feedback correctivo en privado.

Comunicación

Canal de comunicación abierto vía mail y tutorías presenciales, con un compromiso de respuesta de 48 horas máximo.

El aula

Jornada de trabajo creativa fuera del aula.

Pequeños talleres de habilidades

Presentaciones eficaces, mercado laboral, formación abierta (cursos MOOC) y accesible. Todo ello para mejorar sus competencias y con ellas sus resultados y empleabilidad.

Seguimiento

Seguimiento de objetivos y compromisos. Un pequeño briefing al inicio y al final de las clases como refuerzo e hilo conductor.

Estilo

Estilo de comunicación cercano a la vez que retador.

Alumno

El alumno en el centro como protagonista. Creo que esa es su posición.

El compromiso se genera, no se puede solicitar ni exigir. Puedo asegurar que he visto la entrega, las ganas y la ilusión del alumnado y que esta experiencia me ha acercado a la esencia de la gestión de personas. Gracias por ser mis maestros.

Compartir
POST ANTERIORRASGOS Y CUALIDADES DE UN LÍDER
SIGUIENTE POSTRESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-44
Tras más de 12 años en posiciones de dirección en el mundo multinacional gestionando grandes cuentas y equipos creo TalentÁrea, empresa dedicada a la formación, la consultoría y el coaching. Mi pasión por los más jóvenes me lleva a adaptar los procesos que facilito con figuras de liderazgo y responsabilidad en las empresas a adolescentes. Con esto, y gracias a mi paso por la Universidad como docente tengo la suerte de trabajar con líderes de hoy y de mañana. Me encanta comunicar a través de charlas, ponencias y formaciones siempre con las personas en el centro.