7 Consejos para mejorar tus hábitos de estudio

/

Para alcanzar mejores resultados académicos y consolidar conocimientos es necesario contar con hábitos de estudio. Son conductas que deben practicarse frecuentemente con el fin de desarrollar la capacidad de aprender, así como mejorar la concentración y productividad.

Al igual que cualquier hábito, requiere de tiempo, esfuerzo y contar con el ambiente de trabajo adecuado. No es lo mismo estudiar en tu cama que en una silla de oficina cómoda y ergonómica, con su respectiva mesa, buena luz y temperatura.

hábitos de estudio

Para mejorar tus hábitos de estudio también es necesario aplicar técnicas que te ayuden a organizarte y trabajar de manera eficiente, generando así menos estrés durante el proceso y la posibilidad de aumentar tu capacidad de retener información.

Lo ideal es que estos hábitos de estudio se enseñen desde niños a través de rutinas de trabajo, con motivación y reconociendo cada esfuerzo que realicen por pequeño que sea. El problema es que en algunos casos no se fomenta a esa edad.

Esa es una de las causas de que actualmente los estudiantes dejen todo para los últimos días, no planifican ni tienen rutinas de estudio. Quieren aprenderse todo horas antes del examen y muy pocos lo pueden lograr, lo que genera resultados académicos bajos.

Si quieres obtener el éxito académico te enseñamos algunos consejos que debes tener en cuenta para mejorar tus hábitos de estudio.

7 Consejos para mejorar tus hábitos de estudio

1 Define un horario de estudio o rutina de trabajo

Es importante tener en cuenta que para desarrollar un hábito de estudio es necesario repetirlo, es decir, hacerlo regularmente. La idea no es sentarse a estudiar cuando se tenga un tiempo libre o no haya nada que hacer.

El primer paso es establecer un horario y rutina de estudio. Es similar a un horario de clases, por ejemplo, de lunes a viernes de 16:00 a 18:00 horas hay que estudiar, repasar o hacer actividades. Debe ajustarse a las actividades obligatorias (escuela, trabajo) y respetar las horas de las comidas y descanso.

2 Crea tu área de estudio

Una vez definido el horario de estudio es importante buscar un lugar que sea cómodo, silencioso, ordenado y con la ambientación adecuada en lo que respecta a iluminación y temperatura. Esto te ayudará a concentrarte y rendir más.

También es necesario contar con el mobiliario adecuado. Imagínate estar sentado durante las 2 o 3 horas de estudio en una silla dura, al poco tiempo lo más seguro es que quieras levantarte. Para evitar esto se recomienda unas buenas sillas de oficina que te brinde el mayor confort.

Asegúrate de dotar tu área de estudio con todos los materiales que necesitas, por ejemplo: cuaderno, libros, lápices, papel, colores, entre otros.

hábitos de estudio

3 Elimina los elementos distractores

Uno de los factores que actualmente está incidiendo en el desarrollo de los hábitos de estudio son los elementos distractores. Los estudiantes generalmente llevan el móvil a todos lados y están pendientes si les llegó un mensaje o notificación.

Te recomendamos que durante el tiempo de estudio apartes al máximo posible cualquier distractor. Silencia el celular y apaga la televisión o cualquier radio que se encuentre cercano.

4 Planificar y organizar las actividades

Antes de iniciar la rutina de estudio es necesario organizar las actividades, crear un listado con las tareas pendientes y en el orden que se realizarán según su importancia. Se recomienda que se inicie con las más difíciles y se culmine con lo más sencillo.

En ese cronograma de actividades a realizar en el día es importante incluir pausas cortas de pocos minutos para que recuperar energía. En caso de que no te alcance el tiempo para todo lo que planificaste, puedes anexarlo al contenido que debes estudiar en los próximos días.

5 Implementar técnicas de estudio

Existen distintas técnicas que puedes utilizar para captar mejor la información. La elección va a depender de cada estudiante. La esquematización y la síntesis te ayudarán a tomar los aspectos más importantes de un tema, entender con mayor facilidad de qué trata y poder memorizarlo.

Otra técnica que te recomendamos es el subrayado, consiste en leer el tema y resaltar las ideas principales o partes más importantes. Puedes utilizar marcadores de distintos colores. Al momento de repasar podrás sólo leer lo que subrayaste.

También tienes la opción de aplicar la técnica “Explica lo aprendido” es muy sencilla, sólo debes leer el texto e intentar explicarle a otra persona lo que has aprendido utilizando tus propias palabras. Al repetirlo varias veces te ayudará a consolidar ese aprendizaje en la memoria.

Mapas conceptuales, fichas de estudio, reglas mnemotécnicas, son otras de las muchas técnicas que puedes aplicar. Debes evaluar cuál te resulta más efectiva y aplicarla dentro de tus hábitos de estudio.

Si existe un tema que no entiendes puedes hacer uso de los medios tecnológicos (videos, tutoriales, páginas web, redes sociales) para buscar información.

6 Aplicar estrategias motivacionales

La idea no es obligar a estudiar. Recuerda que un estudiante desmotivado no tendrá ningún interés de hacer nada ni se esforzará por hacerlo y el proceso será más lento. Por ello, es importante aplicar estrategias motivacionales.

Enfocar el contenido desde la práctica, utilizar las TIC y las nuevas tecnologías para complementar los contenidos y hasta practicar el refuerzo positivo. En los niños más pequeños es necesario hacer que el estudio sea divertido así se interesarán en estudiar todos los días e irán creando un hábito.

Por cada tarea realizada es importante reconocer la labor, especialmente en aquellos estudiantes a los que le cuesta más. No hay que reprocharle la lentitud sino recompensarlo por el objetivo alcanzado e incentivarle a que lo siga haciendo.

7 Busca ayuda

Muchas veces al intentar estudiar un tema se hace difícil entenderlo, especialmente las áreas prácticas. Si es tu caso, no dudes en solicitar ayuda a tus profesores, amigos o familiar. Crea un grupo de estudio para este tipo de materias, así podrás aclarar tus dudas.

Al principio puede costar un poco que el estudiante adquiera el hábito, pero a medida que vayan avanzando ya se sentarán a realizar sus actividades en el horario establecido sin estarles diciendo nada.

Mejorar el hábito de estudio es un proceso que requiere paciencia, pero sobre todo práctica. Si sigues los consejos que te hemos dado y eres perseverante te aseguramos que obtendrás los resultados deseados.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)