Lo hemos dicho: la inercia es la fuerza más peligrosa para que nada cambie. En educación, esta idea se cumple en gran medida. Las resistencias, la pasividad o la hipercrítica ante toda idea o propuesta nueva, muchas veces están presentes. No tengamos miedo, innovar es vencer todo ello.

Geoffrey Canada nos ofrece una charla maravillosa: hay enojados que merecen ser escuchados miles de veces. Su alegato es una descripción de ejemplos absurdos y otras contradicciones, también ese aire fresco que todos necesitamos de vez en cuando.