ACHTUNG!

Si estás conforme y a gusto con lo que ocurre en las aulas donde compartes aprendizajes con el alumnado,

NO SIGAS LEYENDO

Si por el contrario, observas que se distraen, que NO atienden, que muchos NO hacen los deberes, que muchos suspenden y buscas cambiar eso, puedes seguir leyendo porque puedes encontrar alguna idea que te sirva.

Cuando nos planteamos cómo cambiar nuestras dinámicas de aula, en la mayoría de los casos, siempre miramos qué pasa dentro de la Escuela. Sin embargo, creo que lo primero que tenemos que hacer es:

Mirar fuera

Mirar a nuestro alrededor y fijarnos en lo que vemos: mucha información, mucha comunicación, prisas, agobios, ritmos frenéticos, todo a mano a través de la tecnología, estímulos constantes… Y luego miremos dentro de la Escuela.

Mirar dentro

Seguro que encontramos muchas diferencias, fundamentalmente en la cuestión de los estímulos y en la de la tecnología. Una vez recorrido ese camino y reflexionado sobre las diferencias nos deberíamos plantear qué podemos hacer, cómo podemos acercar esos dos mundos tan distintos, tan alejados. Porque, con toda seguridad, esa puede ser la solución para cambiar el aula y disfrutar del aprendizaje. Porque si la Escuela no se acerca a la realidad que le rodea, ésta le sobrepasará. Si es que no la ha sobrepasado ya.

DIFERENCIAS-02-INED21

Por eso, debemos usar la tecnología en el aula como lo hacemos fuera, debemos aprender como lo hacemos fuera, debemos relacionarnos como lo hacemos fuera y aprovechar la Escuela para corregir los excesos y desviaciones indeseables que se producen fuera para ayuda a crear ciudadanos responsables, críticos y autónomos.

Y si lo anterior no es suficiente, leamos a Dewey en …1897 (no había Internet, ni redes sociales, ni móviles y ni casi radio o teléfono)

Gran parte de la educación actual fracasa porque olvida este principio fundamental de la escuela como una forma de vida en comunidad. Aquélla concibe a la escuela como un lugar donde se han de dar ciertas informaciones, donde se han de aprender ciertas lecciones o donde se han de formar ciertos hábitos. Todo esto se concibe como teniendo valor en un remoto futuro; el niño ha de hacer estas cosas por causa de otras que ha de hacer; así son una mera preparación. Como resultado, no llegan a ser parte de la experiencia vital del niño y no son verdaderamente educativas.

Encuentra las diferencias y empieza a cambiar el aula

QUE LA VIDA ENTRE EN EL AULA

NO la aísles de la realidad que la rodea, de la vida que la rodea.

Compartir
POST ANTERIORMIS FAVORITOS DEL MES
SIGUIENTE POSTCON #ESCRITURACOLECTIVA, ENTRE OLAS Y HUELLAS

Licenciado en Geografía e Historia (año 1985), profesor de Secundaria desde 1987 y desde 2003 director del IES Virgen del Castillo de Lebrija.
Sus intereses personales son la innovación educativa (PBL, Flipped Classroom, BYOD), la metodología 2.0, la organización escolar, el desarrollo de competencias básicas, la aplicación de las nuevas tecnologías y las redes sociales en el ámbito formativo y la preocupación por la institución escolar. Ha publicado dos libros y diversos artículos de demografía histórica y otros sobre temas educativos en Cuadernos de Pedagogía y Escuela Española.