TRABAJO Y PASIÓN

Dicen que si escoges un trabajo que te gusta, no tendrás que trabajar nunca… Y algo así me sucede a mí. Cuando disfrutas con lo que haces, se difumina la línea que separa trabajo y pasión, para fundirse en algo que no sé cómo llamar… Ken Robinson lo llama «el elemento», ¿no?

Esta semana he trabajado en Ibiza. He impartido un curso de formación para profesores de FOL: Cómo desarrollar un proyecto emprendedor, de la idea a la realidad. Mi agradecimiento a la Conselleria d’Educació de Balears por confiar en mí para el curso, una vez más ha sido una gran experiencia.

Me encanta dar este programa de formación a profesores, porque son muchos los centros en los que los alumnos deben desarrollar un proyecto emprendedor, pero muchas veces los profesores no disponen de las herramientas necesarias para ayudarles a llevarlo a la práctica, por lo que este tipo de formación es muy útil y tiene siempre una valoración muy buena por parte de los asistentes.

Me voy encantada otra vez, por la energía positiva que ha habido, por la participación activa de los asistentes y por los resultados que hemos conseguido con el trabajo en equipo… tanto es así que el curso ha finalizado con la petición de hacer, en breve, la segunda parte del mismo –módulo avanzado–.

UNA ACTITUD

Impulsar la habilidad emprendedora de las personas es muy estimulante… aunque siempre empiezo recordando que Emprender es una actitud ante la vida, NO es crear una empresa.

Debemos ampliar el concepto de emprenderLa importancia de las palabras es indudable. Para expresar un determinado concepto, podemos utilizar palabras distintas… pero las connotaciones son diferentes.  Cada palabra lleva asociada unas connotaciones determinadas en nuestra mente, que nos ayudan a situarla inmediatamente en un determinado registro. Y en algunos casos, limitamos las palabras a conceptos preestablecidos en nuestra mente. Uno de estos casos es, sin duda, el de la palabra ’emprender’.

¿Qué te viene a la mente si te digo la palabra emprender? Probablemente te vendrá a la mente algo así como ‘crear una empresa’ o a algún ’empresario’ que inicia un nuevo proyecto. Es una tendencia general, es lo que sucede casi siempre.

Sin embargo, el significado de emprender es más amplio: según la RAE es ‘acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro’.  Y mi definición preferida de emprender es la que le dio el Parlamento Europeo a la hora de definir la «competencia emprendedora», a la que definió como ‘la habilidad que permite a las personas convertir las ideas en actos’.

Vivimos un momento en el que va a ser necesario ’emprender’ proyectos en distintos ámbitos de nuestra vida, por lo que creo que va siendo hora de ampliar el concepto de la palabra emprender.

HARVARD BUSINESS REVIEW

La opinión publicada en

Harvard Business Review

Así lo expresaba John Hagel en la revista Harvard Business Review, donde hacía justamente una reflexión sobre la necesidad de ampliar la definición de ’emprender’, señalando que una definición más útil de emprendedor podría ser la de ‘alguien que ve una oportunidad para crear valor y está dispuesto a asumir un riesgo para aprovechar esa oportunidad’. El emprendedor es alguien relacionado con la detección de oportunidades, la toma de riego y la creación de valor.

Y, por ello, los emprendedores no se encuentran solo trabajando por su cuenta o creando sus propias empresas. Existen también grandes empresas donde encontramos a emprendedores internos –los intraemprendedores–. La mentalidad de empleado –es decir, la noción de ‘hacer un conjunto predefinido de tareas hasta que le indiquen lo contrario’– no resulta muy útil a la organización, que necesita personas que sean capaces de identificar nuevas oportunidades y formas de mejorar el trabajo.

La opinión de Peter Drucker

Peter Drucker ya anticipó en su libro «Innovation & Entrepreneruship» (1985) un cambio en este sentido.

Peter Drucker describió un gran cambio que percibió en sus primeras etapas: el paso de una «employee society» a una «entrepreneurial society». En su libro expone que innovación e iniciativa emprendedora son las dos caras de la misma moneda. Porque la iniciativa emprendedora debe formar parte de las acciones de un directivo.

«Innovation & Entrepreneurship» es una obra imprescindible para entender cómo debemos evolucionar profesionalmente en esta «sociedad del conocimiento» que expuso Drucker. El autor dedicó años a trabajar con un grupo de empresarios la relación entre innovación y emprendimiento –incluyendo pequeños emprendedores y representantes de grandes empresas, como IBM o General Electric, entre otras–, y el resultado de su trabajo le llevó a publicar el primer libro que relacionaba ambos conceptos.

El tema central del VIII Peter Drucker Forum 2016 fue justamente: «The entrepreneurial society», y en él se plantearon debates como «El valor de la iniciativa emprendedora» (analizando el valor que aporta a la sociedad) o «¿Pueden las grandes organizaciones ser emprendedoras?» (analizando la necesidad de que las compañías tengan iniciativa emprendedora frente a las dificultades que ello supone por la necesidad de experimentar y aceptar fracasos).

Que a una empresa le vaya muy bien no es sinónimo de que vaya a mantenerse siempre en ese estado. Podemos poner muchos ejemplos de grandes empresas que no han querido o no han sabido adaptarse al nuevo entorno, y su negocio ha caído en picado.

Las empresas de éxito saben que la iniciativa emprendedora es necesaria en sus organizaciones y, por ello, la fomentan como una fórmula para conseguir estar al día y conseguir innovar.

EDUCAR, EMPRENDER, CRECER

La habilidad emprendedora es un activo estratégico esencial para nuestro crecimiento personal, empresarial y social. Es necesario fomentar la habilidad emprendedora. Porque nos ayuda de forma individual a afrontar nuevos retos y porque necesitamos proyectos que ayuden a la humanidad, que generen riqueza y que mejoren nuestro mundo.

Educar y emprender tienen relación

La educación actualmente está cambiando para adaptarse a los nuevos retos de la sociedad. Si en generaciones anteriores educar significaba ‘transmitir conocimiento, hacer que los alumnos memorizaran temas y los repitieran…’ hoy ese sistema ya no sirve. En un entorno que cambia constantemente y a gran velocidad, no sirve memorizar y repetir. Las personas deben ser capaces de responder con iniciativa a las situaciones que se les presentan, porque probablemente sean situaciones nuevas.

Es necesario preparar a nuestros niños y niñas para trabajos que hoy aún no existen, para resolver problemas y retos que hoy todavía no están planteados. Para ello, es necesario promover su sentido de la iniciativa y hacer que no se apague esa chispa creativa que tienen en su interior para emprender nuevas ideas. Existe una conexión entre educar, emprender y crecer.

Muchos autores hablan sobre esta conexión. Pero, probablemente, uno de los más interesantes es Richard Gerver, educador, experto y referente mundial en educación, que escribe desde la propia experiencia. Defiende la necesidad de promover la creatividad y la iniciativa emprendedora en la educación.

Como indica Gerver, la escuela tiene que hacer que los alumnos vivan sus vidas al máximo, que levanten la cabeza y busquen sus intereses, exploten sus potenciales y habilidades, que descubran quiénes son como individuos y como miembros de un colectivo.

Conseguir un objetivo así es un reto enorme, que merece la pena intentar. Educar para que emprendan su proyecto más importante: su vida. Y recordar que educamos todos: escuela, familia y sociedad.

Educar en la diferencia… cada niño y cada niña tiene su talento. Es necesario potenciar ese talento y que puedan desarrollarlo con iniciativa.

Gran parte del éxito de las personas a lo largo de su vida se va a medir por su capacidad de adaptación a los cambios y por su capacidad de innovar y de emprender nuevos proyectos.

El ser humano, emprende cada día. Cada uno en su parcela personal. Así que hay que fomentar esa habilidad y adaptarla a los nuevos tiempos. Porque es más necesaria que nunca. Y no, no se trata de ser empresarios

Emprender no es crear una empresa. Emprender tiene que ver con personas y con ayudar a solucionar problemas… Así lo trabajamos en equipo en Ibiza y el resultado fue fantástico. Gracias a tod@s l@s profesores que habéis asistido al curso, gracias por ese espíritu emprendedor de estos días, gracias en especial a Joana, Cristina, Angela, Pep, Eva, Néstor, Valentina, Dafne, Sonia y María… ha sido una semana fantástica, y está claro que vamos a volver a vernos pronto en un nuevo curso.

Cierro una semana diferente… y es que no siempre se tiene la suerte de trabajar en una isla maravillosa como Ibiza, me voy enamorada de sus playas, del Dalt Vila, de Ses Salines y de sus puestas de sol. Despertar y ver el mar es algo maravilloso, te da una energía especial y creo que es adictivo… ganas de volver pronto.

Emprender es una actitud ante la vida…

atreverte a caminar hacia donde quieres ir,

atreverte a ser la persona que quieres ser

y buscar que tu vida se parezca

a la que ves cuando cierras los ojos…

aunque no va a ser fácil.

Ya sabes, si la vida te saca a bailar…

acepta, aunque no sepas

Wake me up before you go-go

Hoy, una canción chill-out,

sonaba en la piscina del hotel, frente al mar…

ideal para un día de septiembre

Compartir
POST ANTERIORUN CURRICULUM PARA SOFÍA III
SIGUIENTE POSTLAS SOFT SKILLS Y LA EDUCACIÓN
Investigadora y divulgadora en Educación e Iniciativa Emprendedora. Compagina la actividad docente en ESADE como colaboradora académica y tutora en asignaturas de Entrepreneurship con su trabajo de investigación de Doctorado sobre Educación e Iniciativa Emprendedora. Ello le permite investigar y adquirir conocimientos en estos ámbitos para colaborar con personas e instituciones a potenciar el espíritu emprendedor a través de cursos, conferencias, artículos y publicaciones Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE. Máster en Auditoría y Control de Gestión por la UdL. Máster en Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Doctoranda en Economía de la Educación. Convencida de la importancia de promover la iniciativa emprendedora… porque el futuro lo construimos hoy.