EMERGENCIAS EDUCATIVAS

Con escuelas cerradas en 185 países, los expertos que han estudiado las emergencias educativas en todo el mundo comparten sus conocimientos sobre el impacto en los niños.
Alrededor de 9 de cada 10 estudiantes están fuera de la escuela en todo el mundo en este momento, un cierre de escuelas a escala mundial sin precedentes.

Aunque ningún acontecimiento histórico es idéntico a la pandemia del coronavirus, los expertos en el campo de las “emergencias educativas”, indagando sobre las lecciones aprendidas en regiones que experimentaron cierres prolongados de escuelas debido a crisis humanitarias como el huracán Katrina, el genocidio de Ruanda o el Ébola en África Occidental.

Los cierres generalizados de escuelas tienen efectos profundos y duraderos en los niños, que afectan tanto a la métrica académica a largo plazo como a la salud mental, por ejemplo. Pero hay cosas que los educadores y los dirigentes escolares pueden hacer ahora, y planificar para el futuro, para mantener a los niños comprometidos académicamente y conectados emocionalmente con sus comunidades escolares.

Los estudiantes necesitarán lecciones y estructuras escolares que les ayuden a enfrentarse a las nuevas realidades, que les den esperanza y las habilidades que necesitan para formar parte de las soluciones. Esto podría significar la evaluación de los nuevos puntos de partida de los estudiantes, la escuela de verano, la recuperación o la aceleración. Podría significar el estudio de la salud pública y la epidemiología. Ciertamente significará apoyos sociales y emocionales que ayuden a los niños, maestros y familias a recuperarse de esta ruptura sin precedentes.

Las grandes ideas de los expertos en crisis se dividieron en las siguientes categorías:

SEGUIR ENSEÑANDO EN LAS EMERGENCIAS EDUCATIVAS

A pesar de la falta de conexión a Internet en todo el mundo y de la disponibilidad de herramientas tecnológicas como computadoras y teléfonos – además de la complejidad de proporcionar educación especial a distancia – seguir impartiendo instrucción es fundamental.

Se debe hacer todo lo posible para llegar al mayor número de estudiantes posible, dicen los expertos, y la equidad debe estar a la vanguardia de este trabajo. La decisión de no hacer nada, porque no se puede llegar a todos inmediatamente, termina por exacerbar las desigualdades existentes. Las familias acomodadas se esforzarán por mantener el aprendizaje de los niños durante el cierre de las escuelas.

Esto se ajusta a lo que la comunidad internacional de ayuda considera como las mejores prácticas.

EMERGENCIAS EDUCATIVAS

“No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después”

William Shakespeare

IMPACTO SOCIAL Y EMOCIONAL DE LAS EMERGENCIAS EDUCATIVAS

Especialmente para los niños que ya tienen factores de riesgo en sus vidas -lo que los investigadores llaman experiencias infantiles adversas, o EAC: el efecto acumulativo en los niños de eventos traumáticos como el abuso físico o verbal, la muerte, el abuso de sustancias por parte de un padre- la perturbación adicional del cierre generalizado de escuelas tendrá un impacto en el desarrollo del cerebro de los niños.

Su bienestar social y emocional está en riesgo y debemos esperar ver las consecuencias tanto a corto como a largo plazo.

Pero hay cosas que los educadores pueden hacer ahora mismo para ayudar a compensar el impacto traumático de la pandemia y los difíciles ajustes que los niños deben hacer al participar en la educación a distancia.

Cuando los maestros se mantienen en estrecho contacto con sus estudiantes, estos impactos negativos pueden reducirse. Esto es especialmente cierto cuando estos esfuerzos se realizan de forma que se continúe aprendiendo de alguna manera, Esto es un factor de protección contra la ansiedad y la depresión de los niños.

LLEVARÁ TIEMPO PONERSE AL DÍA

Después de que la mayoría de las escuelas públicas de Nueva Orleans cerraran durante todo el trimestre de otoño debido al huracán Katrina, Doug Harris, profesor de economía de la Universidad de Tulane, descubrió que los niños tardaban dos años completos en recuperar el aprendizaje perdido.

Hay “evidencia sugerente”, dice Harris a Kamenetz, de que el impacto fue peor para los estudiantes de bajos ingresos y afroamericanos. “La situación social y económica siempre se derrama en la escuela”, dice, exacerbando los problemas de equidad que existían antes de la emergencia.

Los niños de Nueva Orleans, señala, se enfrentaron a un distrito escolar que cerró completamente, a la pérdida masiva de empleos, al trauma emocional de un desastre natural y a la desorientación colectiva una vez que la ciudad reinició su sistema escolar después del Katrina.

Entre las comunidades afectadas por el genocidio de Ruanda en 1994, escribe Kamenetz, los investigadores descubrieron que los niños tardaron 16 años en ponerse al día académicamente.

MENOS NIÑOS SE GRADUARÁN DE LA ESCUELA SECUNDARIA Y SE INSCRIBIRÁN EN LA UNIVERSIDAD

Las escuelas y los distritos deben prepararse para un pico en la tasa de abandono de la escuela secundaria. En Nueva Orleans, los estudiantes desplazados por el huracán Katrina, especialmente entre los niños de familias de bajos ingresos, se vieron afectados por la graduación de la escuela secundaria y la inscripción en la universidad. En parte, esto tuvo que ver con factores económicos. Sus padres acaban de perder sus trabajos y tienen hermanos menores a los que cuidar mientras sus padres están fuera tratando de encontrar trabajo y de gestionar las cosas.

Otro factor que contribuye es la etapa de desarrollo de los niños de la escuela secundaria. “La adolescencia es un período de cambio y desarrollo rápido. Así que si ellos están experimentando adversidad mientras están pasando por la adolescencia y otro período de cambio, puede ser perjudicial.

EL ANCHO DE BANDA NO FUNCIONA: BRECHA DIGITAL

Las lecciones escolares continuaron durante la crisis del Ébola en África occidental a través de la radio, una forma eficaz y accesible de llegar a muchos niños, dice Dryden-Peterson de Harvard. En China, dice, las lecciones se transmiten por televisión. Los maestros refugiados somalíes utilizan los mensajes de texto y los medios sociales para conectarse con los estudiantes de difícil acceso.

Sin embargo, a pesar de que los medios de comunicación son ampliamente accesibles y de que cada vez hay más personas con acceso a Internet de alta velocidad, Dryden-Peterson hace hincapié en que el enfoque no debe descuidar “los esfuerzos más individualizados y de menor ancho de banda”.