El final de la

«educación vampírica»

En nuestro post anterior, veníamos hablando de ese fantasma de la educación que recorre las aulas de los países de dos grandes culturas. Hablábamos de dos formas de concebir la educación: del mundo anglosajón y del universo de lo latino.

Ambas corrientes culturales –ambas tradiciones académicas y formativas– se han encontrado a principios del siglo XXI con una suerte de «disrupción» que por su naturaleza denominamos «intercontinental»: se trata de un movimiento de la comunidad educativa de nuestro siglo que pretende exterminar a la antigua y, en no pocos casos obsoleta, «educación vampírica».

Hoy, proseguimos hablando del panorama actual de la educación y de cómo combatir a esos patrones educativos que fagocitan la creatividad y «chupan la sangre del intelecto».

«Si no se encuentra pronto al Sistema Educativo Vampiro, sus

primeras víctimas serán siempre sus estudiantes más cercanos»

Disrupción

intercontinental 2

En definitiva, y de acuerdo con diversos estudios realizados al respecto (Majó y Marquès, 2002; Tejada, 1999), podemos resumir así las competencias en TIC que deben tener los docentes:

Tener una actitud positiva hacia las TIC, instrumento de nuestra cultura que conviene saber utilizar y aplicar en muchas actividades domésticas y laborales.

Conocer los usos de las TIC en el ámbito educativo.

Conocer el uso de las TIC en el campo de su área de conocimiento.

Utilizar con destreza las TIC en sus actividades: editor de textos, correo electrónico, navegación por Internet

Adquirir el hábito de planificar el currículum integrando las TIC (como medio instrumental en el marco de las actividades propias de su área de conocimiento, como medio didáctico, como mediador para el desarrollo cognitivo).

Proponer actividades formativas a los alumnos que consideren el uso de TIC.

Evaluar el uso de las TIC.

Estas mismas competencias didáctico-digitales para los formadores se recogen de manera más amplia en el siguiente esquema, agrupadas ahora en cuatro dimensiones:

1

COMPETENCIAS TÉCNICAS

(INSTRUMENTALES)

Competencias docentes para el siglo XXI. Ana María Cerda from Subsecretaría de Educación Bá on Vimeo.

Conocimientos básicos de los sistemas informáticos y de las redes: características básicas de los equipos, terminología…

Gestión del equipo informático. El formador debe ser autónomo en el uso de su equipo: manejo del sistema operativo Windows y de los programas que utiliza habitualmente, gestión de archivos y carpetas en las unidades de almacenamiento, conexión de periféricos, gestión de copias de seguridad y antivirus, instalación y desinstalación de programas, utilización de recursos compartidos en red, mantenimiento básico del equipo…

Utilizar las ayudas que proporcionan los manuales y los mismos programas.

Procesador de textos: uso de las funciones básicas, correctores ortográficos, OCR (escaneado de documentos).

Imagen digital: creación, captura y tratamiento. Uso del escáner y de la cámara y el vídeo digital.

Navegación en Internet: utilización de los buscadores y captura de todo tipo de datos, búsqueda y selección crítica de información, realización de telegestiones…

Uso del correo electrónico y de los foros telemáticos (chats, listas, videoconferencias…) utilizando las normas de cortesía habituales.

Conocimientos básicos de los lenguajes hipermedial (estructuración hipermedial de la información) y audiovisual.

Elaboración de páginas web y presentaciones multimedia.

Hojas de cálculo: uso de las funciones elementales y de los gráficos estadísticos sencillos..

Bases de datos: Consulta de bases de datos y uso básico de un gestor de bases de datos (creación de bases de datos, mantenimiento, consultas, informes).

Gestión de los sistemas tecnológicos aplicados a la educación: audiovisuales convencionales (retroproyector, vídeo, televisión…), pizarra digital, sistemas de videoconferencia, etc.

Conocimientos básicos sobre los sistemas de teleformación: estructura, funcionalidades…

Uso de lenguajes de autor y entornos específicos específicos para la elaboración de materiales didácticos.

2

ACTUALIZACIÓN PROFESIONAL

Conocimiento de las posibilidades de utilización de los recursos en soporte TIC en la docencia y para la organización y gestión de las instituciones formativas.

Conocimiento de las ventajas e inconvenientes de los entornos virtuales de aprendizaje frente a los sistemas de aprendizaje presencial con apoyo TIC.

Acceso a las fuentes de información y recursos en soporte TIC (revistas, portales especializados, webs temáticas, foros telemáticos…) dedicadas a las labores de los formadores.

Conocimiento de las repercusiones de las TIC en el campo de conocimiento que se imparte.

Acceso a las fuentes de información y recursos en soporte TIC sobre las materias que imparte.

Utilización de los programas informáticos relevantes y específicos de las materias que imparte.

Acceso a algunas de las múltiples fuentes de formación e información general que proporciona Internet (bibliotecas, cursos, materiales formativos, prensa…).

3

METODOLOGÍA DOCENTE

Integración de recursos TIC (como instrumento, como recurso didáctico y como contenido de aprendizaje) en los planes docentes y programas formativos.

Evaluación objetiva de recursos educativos en soporte TIC.

Selección de recursos TIC y diseño de intervenciones formativas contextualizadas; organización de las clases.

Aplicación en el aula de nuevas estrategias didácticas que aprovechen los recursos TIC:

Algunos profesores utilizan recursos TIC relacionados con los contenidos de su asignatura, otros utilizan recursos que no tienen relación específica con la asignatura para realizar actividades innovadoras

Presentar organizadores previos con buenos conceptos inclusores antes de que hagan las actividades con apoyo TIC.

Uso de las funcionalidades de la pizarra digital en el aula.

Aprovechar los (contenidos, interacción, multimedia, ubicuidad en Internet… motivación) como apoyo a la orientación del aprendizaje, para individualizar los aprendizajes y tratar mejor la diversidad: necesidades formativas, ritmos, preferencias, tiempos y espacios disponibles para el estudio…

Aprovechar la interactividad de los materiales didácticos multimedia para que los estudiantes realicen prácticas para mejorar los aprendizajes.

Realización de trabajos de autoaprendizaje a partir de búsquedas en Internet y presentación de los mismos en el aula con apoyos audiovisuales o digitales.

Realizar investigaciones guiadas tipo Webquest.

Facilitar a los estudiantes el acceso a diversas fuentes y distintas formas de representar la información. Proporcionar recursos de apoyo y actualización de conocimientos.

Buscar otras webs de interés para la asignatura.

Que los estudiantes hagan síntesis de un tema y luego lo pongan en un blog o lo presenten.

Realización de trabajos grupales en las aulas multiuso e informáticas

Actividades de aprendizaje basado en proyectos.

Realización de proyectos colaborativos en soporte TIC a partir de las fuentes informativas de Internet y con la ayuda de los canales comunicativos telemáticos.

Organizar actividades de trabajo colaborativo que relacionen los aprendizajes con la vida cotidiana, para reforzar los aprendizajes significativos con el contraste de opiniones (se integrará todo más con los conocimientos anteriores); de esta manera se pueden compensar las limitaciones (las respuestas son limitadas y predeterminadas, falta de socialización, poca significabilidad de los aprendizajes, dificultades para transferir los aprendizajes…) de muchos programas educativos de corte conductista.

Buscar otros expertos en Internet (actividades con videoconferencia…)

Aprovechamiento didáctico de los recursos que proporcionan los “mass media”. Uso de las fuentes de información para conocer problemas reales del mundo.

Enseñar a los alumnos el autoaprendizaje con la ayuda de las TIC, ya que estos materiales pueden promover su aprendizaje autónomo. Que sepan lo que éstas les pueden aportar y lo que no.

Elaboración de apuntes, presentaciones y materiales didácticos multimedia de apoyo para los estudiantes (Clic, Hot Potatoes…) y contemplar aspectos de accesibilidad.

Uso eficiente de las tutorías virtuales y de otras ayudas tecnológicas para la tutoría y la orientación: identificación de las características de los alumnos, seguimiento de sus actividades, informes….. Uso de ayudas TIC para la autoevaluación y la evaluación de los estudiantes y de la propia acción formativa. Hacer que los estudiantes identifiquen y valoren los nuevos aprendizajes y los relacionen con sus conocimientos previos.

Uso de las funcionalidades que proporcionan las intranet y las web de centro.

Confección de la web docente con una selección de recursos de utilidad para los estudiantes.

4

ACTITUDES

I

Actitud abierta y crítica ante la sociedad actual (era Internet, Sociedad de la Información) y las TIC (contenidos, entretenimiento…).

II

Estar predispuesto al aprendizaje continuo y a la actualización permanente.

III

Actitud abierta a la investigación en el aula para aprovechar al máximo las posibilidades didácticas de los apoyos que proporcionan las TIC.

IV

Actuar con prudencia en el uso de las TIC (indagar la procedencia de mensajes, evitar el acceso a información conflictiva y/o ilegal, preservar los archivos críticos).

La formación

de los docentes

La mejor manera de lograr esta nueva capacitación en TIC del profesorado que ya está en activo es promoviendo la adecuada formación desde el propio centro, incentivando el uso y la integración de las TIC a partir de la consideración de sus necesidades, orientada a la acción práctica (para que no se quede solo en teoría) y, por supuesto, facilitando los adecuados medios tecnológicos y un buen asesoramiento continuo.

Por otra parte, esta cada vez más sentida necesidad de formación en TIC por parte del profesorado puede aprovecharse por parte de la administración educativa para promover la no siempre tan sentida, pero a veces igualmente necesaria, actualización didáctica.

Un objetivo más difícil aún,

si cabe