El control psicológico en las apuestas deportivas

/

Lograr buenos resultados en el sector de las apuestas deportivas requiere inteligencia psicoemocional. La psicología influye en gran medida en la toma de decisiones y en la gestión de los recursos, dado que las ganancias no son el resultado únicamente de la suerte o del conocimiento que se tiene sobre una disciplina deportiva. También entran en juego el control de los impulsos o la gestión de emociones frecuentes, como la euforia, la impotencia, la confianza excesiva o la inseguridad. Aprender a desarrollar los hábitos adecuados jugando, por ejemplo, en los casinos online en CasinosReales determinará de manera significativa los resultados que se obtengan y la rentabilidad de las apuestas a largo plazo.

control psicológico

Que las pérdidas no condicionen nuestras acciones

Los inicios en el mundo de las apuestas deportivas se ven limitados, a menudo, por la sombra de las pérdidas. Muchos apostantes no solo intentan evitarlas por todos los medios, sino que, cuando estas se producen, se exigen volver a recuperar su dinero a toda costa. Craso error, debemos recordar que las pérdidas y los errores son aspectos inevitables durante la fase de aprendizaje.

Cando no se logra el objetivo, lo más aconsejable es aprender a asimilar el fracaso por completo. Solo así se evita que nos condicione negativamente. Aceptar que forma parte del proceso y afinar nuestros análisis nos permitirá comprobar qué clase de errores hemos cometido, con la idea de ser más certeros en el futuro.

Debe prevalecer la objetividad

Cuando una persona decide iniciarse en las apuestas deportivas, lo más habitual es que se decante por una especialidad deportiva que ya domina. Por tanto, es lógico que el nuevo apostante tenga sus propias preferencias. Es decir, será simpatizante de uno o varios equipos, selecciones y jugadores determinados. Aunque este tipo de predilecciones son naturales en el ámbito deportivo, en el sector de las apuestas pueden convertirse en un obstáculo. De hecho, la imparcialidad y la racionalidad —sin intervención de las emociones— son los recursos más poderosos que se tienen al alcance a la hora de acertar en los pronósticos.

La información, el conocimiento y los parámetros medibles han de tener prioridad sobre cualquier tipo de preferencia subjetiva.

Una buena racha puede convertirse en un factor de riesgo

Una buena racha en las apuestas puede convertirse en una fuente de peligro porque es frecuente que los éxitos consecutivos lleven a los apostantes a asumir más riesgos de los debidos, y esto, a la larga, suele ser contraproducente. El mundo de los juegos de azar es muy voluble, por lo que no es aconsejable dejar de lado un plan previamente establecido para seguir percibiendo ganancias que no están, ni mucho menos, aseguradas.

Los jugadores que tienen experiencia y conocimiento en las apuestas deportivas establecen un plan previo con un rango de seguridad determinado. Es decir, fijan límites y una cantidad máxima para invertir en las apuestas. Aumentarla de manera desproporcionada confiando en una buena racha puede traducirse en una pérdida del control y en desacierto evitables. Conservar en todo momento una mentalidad metódica y analítica es, en este sentido, fundamental.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)