La formación en nuestro país es anacrónica. Un anacronismo que tiene su raíz en no comprender la transición de una sociedad industrial a una sociedad del conocimiento. Se puede vivir en una nueva sociedad y seguir pensando y actuando con esquemas que demuestran nuestra falta de adaptación.
Un primer hecho: la falta de competitividad de la empresa española. Se ha querido justificar este dato reflejando la estructura mayoritaria de la pequeña y mediana empresa en nuestro país. Seguramente es un factor que interviene, pero queremos especificar una argumento de fondo: la competitividad se puede desarrollar en cualquier escala empresarial ( pequeña, mediana o multinacional).
Una primera razón que inutiliza gran parte de la formación laboral que se da actualmente: se sigue utilizando un esquema “un mismo contenido- de la misma forma- para todos”, una estructura vertical que pertenece a una economía en cadena industrial, que ya no sirve en gran parte de los sectores laborales en una sociedad del conocimiento que va extendiendose irremediablamente.
La seguna razón es la falta de evaluación individual a la hora de diseñar una formación eficaz. Hagamonos dos preguntas: ¿cómo se puede dar contenidos y procedimientos si no sabemos qué competencias y habilidades tiene nuestro alumno/profesional? ¿para qué sirve una formación segmentada cuando sabemos que una economía del conocimiento se caracteriza justamente por lo contrario?
Dos pautas para una formación actualizada y eficaz, según INED21, deben ser las siguientes: evaluación de competencias y habilidades de cada alumno/profesional y, su consecuencia, la individualización de la formación para su desarrollo permanente. Resumiendo en una fórmula: un alumno/profesional de la sociedad del conocimiento no se caracteriza por una formación para un empleo, si no por su capacidad de empleabilidad.  

  • JUAN PEDRO FDEZ.OTSA

    Totalmente de acuerdo, llevo 8 años impartiendo Formación Ocupacional y Continua subvencionada, y parece una revista de varietés, con contenidos obsoletos, no personalizados, y con poca dirección hacia el mundo laboral.
    Como hay dinero de Europa, del Gobierno, y un largo etcétera, se imparten barnices superficiales que no dan una suficiente preparación para las inclemencias y temporales de la realidad laboral.
    Los datos han sido y creo que son escalofriantes, 3% de Colocación por I.N.E.M., 6% Lanbide, datos de 2011, y la Formación Continua, pues lo mismo, personas formándose en plan hobby, que si un Cursito de Networking, que si uno de Hablar en Público….en fin el Hola, y los verdaderos profesionales formándose en el extranjero o en escuelas de Negocio de pago.
    Hay que olvidar la subvención, y primero conocer las competencias propias y saber hacia donde se quiere avanzar.

    En fin, un saludo,

    ah….y gracias por tu buen artículo

  • Pingback: EL ANACRONISMO DE LA FORMACIÓN EN ESPA&N...()