coronavirus educacion ined21
coronavirus educacion ined21

Coronavirus

La crisis del coronavirus ha llegado a la escuela. Desde los centros escolares españoles vivimos con perplejidad, temor y desconcierto lo que está ocurriendo en Italia y en muchos puntos de España. La drástica medida de suspensión de la actividad escolar llevada a cabo en diferentes lugares, y el miedo a que esta medida se expanda a otras regiones, desata un nuevo debate en torno a alternativas educativas que pasan, en la mayoría de casos, con darle continuidad al proceso de aprendizaje a través de medios virtuales.

UNESCO

En ese sentido, la propia UNESCO se ha pronunciado a tal efecto, e incluso ha emitido un comunicado ofreciendo a la comunidad educativa internacional un listado de herramientas tecnológicas y plataformas a distancia que pudieran contribuir a que el impacto en el mundo educativo y en la evolución escolar del alumnado, fundamentalmente en las etapas obligatorias, sea lo menos negativo posible, lo cual conlleva una necesaria comprensión más amplia de los procesos de enseñanza. Sin embargo, ¿qué se encierra detrás de este nuevo escenario en el mundo educativo?

Aprendizaje dialógico, interactivo, colaborativo y social

Son evidentes las aportaciones de las Nuevas Tecnologías al aprendizaje dialógico, interactivo, colaborativo y social, elementos muy necesarios hoy en día. Sin embargo, esta nueva realidad dista mucho de ser lo idílica que presuponen muchos representantes políticos y de administraciones educativas. Las alternativas y soluciones propuestas para educar a distancia, fundamentalmente en la educación pública, pueden sacar a relucir el panorama lleno de desigualdades que tenemos en la sociedad, y abrir aún más el profundo abismo de desventajas que encierra el sistema educativo.

Nuevas Tecnologías

La incorporación de la Nuevas Tecnologías al mundo de la enseñanza debiera de suponer un revulsivo para facilitar la construcción de una nueva ciudadanía que amplíe las oportunidades de desarrollo y justicia global, para lo cual tenemos ahora una buena oportunidad de “conectar” a las personas, independientemente de dónde estén, e incorporar nuevos medios aprendizaje colaborativo y cooperativo a las distintas situaciones de aprendizaje que planteamos al alumnado, en una nueva fórmula de aprendizaje colaborativo en línea.

Impacto del coronavirus

Pero, para ello, ante el nuevo escenario provocado por el impacto del coronavirus en la educación, considero necesario apostar por medios y recursos que nos faciliten la vida, y sobre todo que se la faciliten a nuestros estudiantes, como una oportunidad para salir de la rutina y romper los límites tradicionales de la clase. Así, es el momento ahora de potenciar las TIC, por ejemplo, en proyectos de cooperación al desarrollo, perspectiva que ayuda a concebir la tecnología educativa como instrumento no solo al acceso de las élites y de las sociedades dominantes, sino también como elementos vertebradores en la construcción de un mundo más justo.

Estrategias de enseñanza multidireccional

La creación colectiva de conocimiento a través de las Nuevas Tecnologías se nos presenta ante esta crisis mundial, por lo tanto, como un desafío que contribuya a reducir las desigualdades. Así, puede ser interesante sacar a la luz la experiencia que muchos docentes han ido acumulando con los años a la hora de crear experiencias de software más social así como plataformas de trabajo colaborativo que fomenten la creación de redes participativas en donde prime un modelo de aprendizaje horizontal en el que cada alumna o alumno mantenga su espacio de contribución a la comunidad, con lo que se tienda a estrategias de enseñanza multidireccional.

Sin embargo, el cambio de estrategias metodológicas para poder seguir dando clases en un escenario adverso como el que vivimos, debe venir acompañado, por un lado, de una mayor inversión de las instituciones responsables en programas y proyectos que apuesten por la reducción de la brechas digitales y, por otro lado, por una mayor formación de los profesionales de la enseñanza en estrategias de trabajo basadas en el aprendizaje colaborativo y cooperativo, las posibilidades didácticas inclusivas de la Web 2.0 y en el fomento, en general, de la adquisición de la competencia digital docente. Saber educar ahora, en tiempos del virus, es importante, sí, pero también lo es que la comunidad educativa se sienta arropada y acompañada en el proceso. Ahora más que nunca.

Artículo anteriorDEL “TENGO QUE LEER” AL “ME APETECE LEER”
Artículo siguienteLOS RETOS DE LA EDUCACIÓN DIGITAL
Licenciado en Filología Hispánica y en Ciencias de la Información (Rama Periodismo) por la Universidad de La Laguna, ejerce como profesor de Lengua Castellana y Literatura del cuerpo de docentes de Canarias desde 2006 y dirige en la actualidad el IES San Benito (Tenerife). Se ha formado principalmente en los campos de las Tecnologías de la Información y la Comunicación aplicadas al enfoque de la enseñanza competencial, métodos de la adquisición de la competencia en comunicación lingüística y aplicaciones didácticas de los medios de comunicación. Participó en el Plan Canario de Evaluación de Diagnóstico de la Competencia en Comunicación Lingüística y tiene diversas publicaciones para la Consejería de Educación de Canarias sobre la elaboración de situaciones de aprendizaje en la materia de Lengua Castellana y Literatura, además de ponencias y comunicaciones sobre competencias clave, metodología de la enseñanza de la lengua española y la literatura, así como sobre la radio y el periódico escolar como recursos didácticos. En 2018 crea el programa educativo internacional El Español como Puente, un hermanamiento intercultural entre multitud de docentes y estudiantes de español de todo el mundo que pretende convertir la diversidad en una forma de aprendizaje permanente. El proyecto fue presentado en la Real Academia Española y en la Delegación Española Permanente en la Unesco en 2019. El 19 de junio de 2019 es condecorado por el Rey Felipe VI con la Cruz al Mérito Civil por su labor en el campo de la enseñanza.