La metáfora de Z.Bauman ha impregnado los discursos intelectuales y mediáticos de la última década: su obra desarrolla la transición de la modernidad de las sociedades industriales a la postmodernidad de unas sociedades líquidas. Una escritura llena de metáforas sugerentes y descripciones precisas de los fenómenos privados y públicos que nos condicionan inevitablemente. Un detalle: en Bauman muchas veces la sociología se da la mano de la literatura, ganando ambas.

La liquidez como estado del mundo significa el anacronismo y destrucción paulatina de lo sólido: el proyecto moderno se transforma inevitablemente. Dejo dos sugerencias: ¿se puede hablar de educación líquida?, ¿la ambivalencia constitutiva de lo líquido puede describir la educación actual? Los sistemas educativos actuales necesitan de un cambio y adaptación a la nueva sociedad del conocimiento: nos sirve o no el diagnóstico y metáfora de Bauman…

La obra del sociólogo estadounidense R. Sennett, tiene otros presupuestos y otra perspectiva. Un ejemplo es que la génesis intelectual de Sennett no es el marxismo crítico del que Bauman procede. Una precisión geográfica y una consecuencia filosófica: Polonia como país devastado del s.XX, un país entre imperios totalitarios, ha condicionado la obra de la intelectualidad polaca. Dos ejemplos inmediatos que acuden a la memoria: Bauman y el gran C. Milosz en “El pensamiento cautivo”.

Una impresión: leyendo a Sennet uno se olvida de las disciplinas, el lenguaje academicista y esnob no cabe en su escritura. Aquellos que venimos de la tradición filosófica, nunca olvidamos la lección de Ortega y Gasset: la claridad es la cortesía del filósofo. En este caso, del sociólogo. Leamos a Sennett y descubriremos una sociología maravillosamente escrita. Su escritura tiene esa artesanía que tanto valora frente al trabajo deshumanizado actual.

Sennet describe las disfuncionalidades y contradicciones de ese nuevo capitalismo líquido. No sería aventurado decir que su obra es una reacción al neoliberalismo de la época Reagan: época y obra como relato mutuo. Sí: el sueño americano tiene aristas y oscuridades. En “La corrosión del carácter”, nos describe con una técnica de casos, las consecuencias psicológicas y sociales de este nuevo movimiento histórico. El sujeto del nuevo capitalismo ve desvanecerse aquello linealidad y previsión que llamamos biografía: la flexibilidad y constante movimiento de los nuevos mercados laborales no nos permite reconocernos en una historia que tenga sentido. No hay suelo bajo nuestros pies, el precipicio se ha extendido: el yo se rompe.

Dos preguntas para la educación actual: ¿el malestar y desconcierto de una parte del profesorado podría ser un caso de Sennett? ¿la tecnofobia de una parte del profesorado es una reacción ante una época que desconocemos educativamente, como podría describirnos Sennett? Dos sociologías: ¿dos metáforas de la educación actual? El lector decide.