APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

Cada vez, estamos más conectados: buscando información, interactuando con las pantallas… Progresivamente incorporamos a nuestra rutina la visita a espacios que nutren nuestra dieta cognitiva. Conocemos a más personas interesantes que nos ayudan a aprovechar las nuevas oportunidades formativas. Interactuamos en Facebook, LinkedIn, Twitter, Youtube o WhattsApp, aunque no siempre aprovechando el tiempo. No se trata sólo de estar presentes sino de configurar las redes para generar escenarios de aprendizaje significativo.

APRENDER CONECTANDO

La actual necesidad de formación a lo largo y ancho de la vida puede ayudar a redefinir el papel de la escuela en la sociedad y del aula en la red. Necesitamos reducir la distancia entre lo que está dentro y lo que está fuera de las instituciones educativas. Cada día vemos cómo en Internet aumenta la flexibilidad de los ámbitos informales frente a contenidos académicos impermeables. Aprender conectado ya no es consumir contenidos precocinados en línea, sino aprender socialmente según la diversidad de intereses, ritmos y grados de confianza.

CONSTRUIR CONOCIMIENTO

Las redes sociales nos ayudan a encontrar personas con las que compartimos inquietudes, ideas y experiencias de una forma relativamente sencilla. Cada vez articulamos más nodos profesionales donde colaboramos para construir conocimiento.

Así, tejemos redes de aprendizaje que se mezclan con las presenciales y se nutren de estimulantes nodos como pueden ser blogs, libros o actividades de formación. Muchas gracias por los momentos que disfrutamos aprendiendo enredados. Comunicación, emoción y aprendizaje están más unidos que nunca.