«Puede quien cree que puede, y no puede el que cree que no puede. Esta es una ley inexorable».

Pablo Ruiz Picasso

Uno podría pensar que el aburrimiento no crea la creatividad y el éxito en el mundo de las empresas, de los negocios y por qué no también en el ámbito de la innovación educativa. Sin embargo, contrariamente a la creencia, lo hace. De acuerdo con Baroness Greenfield, un neurocientífico de la Universidad de Oxford:

«El aburrimiento fomenta la creatividad. Si los dormitorios para los niños están llenas de osos, muñecas, etc. que circunnavegan en los turbulentos mares ‘de la alfombra’, son la clara evidencia cotidiana de cómo el aburrimiento enciende la imaginación».

El mismo tipo de inspiración creamos en el mundo de las empresas un vis-à-vis con el aburrimiento. Todo esto está relacionado con un fenómeno que ha sido identificado por Edward de Bono, el legendario pensador creativo. Él lo denomina la «pausa creativa».

En el libro de Edward de Bono, Serious Creativity, afirma que incluso cuando las cosas van para largo pueden crearse las mil maravillas, «algunos de los mejores resultados se obtienen cuando la gente deja de pensar en cosas que nadie más se ha detenido a pensar».

La mayoría de la gente no somos conscientes de qué son las pausas creativas. Estas están sucediendo allí donde las personas estamos resolviendo problemas. Ocurren entre los directores generales, directores de diseño, empresarios de pequeñas empresas y puestos de trabajo comunes; alumnos, docentes, directores… La pausa creativa nos permite el espacio para nuestra mente a la deriva, de imaginar y de cambiar, abriéndonos a nuevas formas «de ver».

Sin embargo, la «pausa creativa» pronto podría convertirnos en una cosa del pasado. El aburrimiento nos obliga a reflexionar, a extrapolar las ideas claras y simples. Pero, el aburrimiento está en el punto de inflexión de la extinción debido a la tecnología. Siempre estamos interactuando o jugando con algo relacionado con la tecnología, normalmente, en nuestro tiempo donde estaríamos «aburridos». Esto niega nuestra creatividad y los procesos de ideación que se producirían de forma natural.

Además, cuando nos referimos al aburrimiento, queremos decir aburrido como en no hacer absolutamente nada. Tratemos de recordar la última vez que estuvimos realmente aburridos. Queremos decir estar muy ABURRIDOS. Recordamos cuando éramos jóvenes. Cuando éramos más joven ¿qué hacíamos para divertirnos? Personalmente, estaba muy activo, todo el día fuera de casa, en todas partes. Salía, exploraba, me había metido en «problemas», consiguiendo inspiración en la naturaleza, en los deportes, juegos, lecturas, estudios, haciendo cosas de forma activa.

Aburrimiento exacerba nuestras salidas creativas al obligarnos a llegar a nuevas formas de entretenernos. La misma correlación podemos realizarla en las empresas y en el ámbito de la innovación educativa del siglo XXI. 

La creatividad no es un proceso natural en el cerebro. Va contra el proceso natural de seguir patrones. Debido a que muchas de las tareas que nosotros, como seres humanos solíamos hacer, siendo responsables, ahora las hemos automatizado.

La peor parte es ahora es no poder tener una elección más. Debido a los avances en la tecnología moderna, todos los días y nuestra integración en la vida, hay un fuerte contraste entre el proceso creativo del presente con el proceso del pasado.

Sin embargo, hay un movimiento que se realiza para asegurarnos de que esto no suceda. Y ese movimiento es el Diseño Pensamiento. Una nueva forma de pensar para que desarrollemos la creatividad, dado que nos hemos vuelto tan desconectados de todas las cosas que la olvidamos por completo.

Definición de Diseño Pensamiento de Wikipedia:

«Se refiere a los métodos y procedimientos para la investigación de problemas mal definidos, la adquisición de información, el análisis de los conocimientos, plantear soluciones en los campos de diseño y planificación. Como un estilo de pensamiento, se considera en general la capacidad de combinar empatía por el contexto de un problema, la creatividad en la generación de ideas y soluciones, y la racionalidad para analizar y soluciones ajuste al contexto. Mientras que el pensamiento de diseño se ha convertido en parte del léxico popular en el diseño contemporáneo y la práctica de la ingeniería, así como de negocios y gestión, su uso más amplio en la descripción de un estilo particular de pensamiento en la acción creativa está teniendo una influencia creciente en la educación del siglo XXI en todas las disciplinas».

Así que hay esperanza para la tener espacios par la ¡creatividad!Si empezamos a ser creativos, y más en los entornos de empresa, podemos llegar a producir ideas creativas dentro de la empresa.

«No aprendes a caminar cumpliendo las reglas.

Aprendes haciendo las cosas y cayéndote».

Richard Branson

Artículo anteriorHUMILDAD COMO VALOR-I
Artículo siguientePARTES DE UN «PROYECTO FELIZ»
Transmisor de confianza, honestidad y transparencia hacia el proveedor-cliente interno y externo, con habilidad para win to win, B2B, experiencia en el campo de responsable y dirección en Compras, Supply Chain MRO, S&OP contratación Servicios Generales. Máster en Marketing, distribución y consumo (Marketing y logística) por la UB. Graduado en Ciencias Empresariales con Comercio Exterior ( Graduado en Empresa Internacional) por la UB.