Lo importante no es conseguir y tener…

sino dar y ser

Día de Reyes. Día de regalos, tras una noche de magia, siempre especial para tod@s.

Me gustan los regalos, no lo negaré, pero lo que más me gusta de ellos es cuando van acompañados de un cierto ritual. Me encanta observar, captar pequeños detalles… Y es bonito observar lo que sucede cuando alguien te hace un regalo.

Uno de los regalos que recuerdo con más cariño fue un regalo que me hizo mi hija. Ese día ella no estaba en casa, pero se había preocupado de esconder el regalo antes de irse, de poner una nota para mí junto al regalo y de hacerme saber vía whatsapp donde estaba escondido el regalo. Cuando recibí el mensaje por la mañana, me quedé sorprendida. Y cuando fui al armario donde estaba escondido, abrí la puerta y encontré ese paquete con un lazo y con una nota, me sentí la persona más feliz del mundo. El regalo me encantó, pero lo que más que gustó fue el detalle de cómo lo había preparado todo.

Es absurdo creer que el regalo está dentro del paquete, porque siempre, siempre… el regalo son las manos que lo entregan.

La persona que hace el regalo te está regalando algo más que un objeto, te está dando una muestra de cómo te quiere… y ese es el regalo más valioso.

A alguien que te hace un regalo con ilusión, que personaliza lo que te puede gustar y te lo ofrece con todo su cariño… solo puedes quererle más. Dar tiene una magia especial.

«Da siempre lo mejor, y lo mejor vendrá», decía la Madre Teresa de Calcuta.

LA IMPORTANCIA DE DAR

Tu grandeza no se mide por lo que tienes, sino por lo que das. Y es que ya sabes que he escrito otras veces aquí en INED21 sobre dar y sobre la generosidad… No es una frase naíf. La ciencia ha investigado sobre ello.

La neurología ha investigado sobre la generosidad y ha concluido sobre sus efectos positivos. El altruismo nos hace felices, según un estudio de la Universidad de Zurich, que analizó la respuesta cerebral que provoca la generosidad.

Para la investigación, el equipo de la Universidad de Zurich pidió a 50 voluntarios que pensasen en qué regalarían a un ser querido. A continuación, les dieron dinero y les dividieron en dos grupos: a una mitad se les dijo que podían gastarlo en ellos mismos y a la otra, que lo destinaran a comprar un regalo para una persona querida. La resonancia mostró que se activaron más las áreas asociadas a la felicidad en aquellas personas que destinaron el dinero a un regalo para un ser querido. La respuesta fue verificada a través de una resonancia magnética que mostró que las decisiones generosas estaban relacionadas con la interacción entre dos áreas cerebrales: la unión temporal parietal y el estriado central. 

DAR Y RECIBIR

El tema también fue analizado por un eminente profesor de Wharton, Adam Grant, psicólogo y escritor del New York Times. Grant escribió el libro «Give and Take. Why Helping Others Drives Our Success» (‘Dar y recibir. Por qué ayudar a otros conduce al éxito’).

Su premisa es que el éxito depende de cómo interactuamos con otras personas.

En contraposición a la asunción de que los factores del éxito de una persona se basaban fundamentalmente en la pasión, el trabajo duro, el talento y la suerte, el libro nos habla de otro factor: es probable que el éxito dependa de cómo se interactúa con los demás.

Adam Grant nos habla de que el mundo se divide en tres tipos de personas:

1

Receptoras

Personas receptoras (les llama Takers), que son aquellas personas que tienen una posición en la vida egoísta y en la que solo esperan recibir de los demás sin dar nada a cambio. Consiguen sus éxitos por medio de la adulación y sus propios intereses.

2

Equilibradoras

Personas equilibradoras, que se presentan en la vida con una postura negociadora de dar a cambio de que sean recompensados.

3

Donantes

Personas donantes (o Givers), que tienen una filosofía de vida distinta a las dos anteriores, son generosas, dan a los demás sin esperar nada a cambio.

Infravaloramos a las personas «donantes». No solemos valorar la importancia de dar. Es más, a veces, nos pueden parecer algo estúpidos, sin embargo, son personas felices cuando hacen lo que sienten que deben hacer: ayudar a los demás.

Según el autor, cualquiera de los tres tipos de personas pueden alcanzar el éxito. Sin embargo, cuando lo hace un donante se produce un fenómeno diferencial: el éxito se extiende y continúa. Normalmente, cuando un receptor gana, siempre hay alguien que pierde. Esto no sucede cuando gana un donante.

Estas son algunas de las ideas fundamentales que plantea en el libro:

Dar es un camino al éxito.

El hecho de dar genera una relación muy especial con los demás.

Una buena red de contactos influye, genera poder, amplía el abanico de aptitudes y proporciona información privilegiada en muchos aspectos. Las personas generosas son capaces de crear una red de contactos fiel, que puede resultar ser muy poderosa.

Los receptores se sienten superiores y tienden a alejarse de todos. Los donantes saben que la interdependencia es clave para el éxito.

Las personas generosas se comunican con los demás sin expresar fuerza, de manera natural, preguntando y pidiendo consejo. Las personas generosas son mejor valoradas por los demás.

Dar puede resultar desgastante si no se hace de la forma adecuada, hay que saber cómo dar.

Un donante fatigado necesita motivación y notar que se valora su postura generosa.

Una persona generosa está expuesta a estafas y fraudes. Por ello es importante ir con cuidado y saber cómo y a quién dar.

Para que una persona se vuelva más generosa hay que lograr que empiece a dar, con ello puede descubrir el valor de dar y sus efectos positivos, lo cual le llevará a hacerlo habitualmente.

Adam Grant, premiado por instituciones como la Academy of Managament, la Society for Industrial and Organizational Psychology y la American Psychological Association, ofrece en «Dar y recibir» una perspectiva desde la cual una de las vías para conseguir una vida exitosa es la ayuda a los demás. Dar es un camino para lograr las propias metas y para sentirnos felices.

LOS MEJORES REGALOS

Los mejores regalos

son los que no se envuelven

Así que, ya ves, hoy much@s niñ@s están felices con sus regalos. Al igual que se sienten felices los Reyes Magos que se han encargado con cariño de buscar ese regalo especial, de reservarlo y de llevarlo dónde debía estar.

El verdadero regalo no es el qué… sino quién te lo hace con cariño, ilusión y habiendo dedicado su tiempo a pensar en eso que te encantaría.

Ese es el verdadero regalo…

Si tienes la suerte de tener a quién te haga un regalo desde el corazón

pensando en ti y en tus ilusiones…

tienes un tesoro.

Creo absolutamente en la magia de la generosidad.

Lo importante no es conseguir y tener… sino dar y ser.

Hoy la banda sonora la pone el gran compositor Ennio Morriconne, con una canción que me emociona cuando la oigo… 

«La música expresa aquello que no puede decirse con palabras… pero que no puede permanecer en silencio».

Compartir
POST ANTERIORUN BRINDIS AL SOL
SIGUIENTE POSTMIL Y UN HÁBITOS
Investigadora y divulgadora en Educación e Iniciativa Emprendedora. Compagina la actividad docente en ESADE como colaboradora académica y tutora en asignaturas de Entrepreneurship con su trabajo de investigación de Doctorado sobre Educación e Iniciativa Emprendedora. Ello le permite investigar y adquirir conocimientos en estos ámbitos para colaborar con personas e instituciones a potenciar el espíritu emprendedor a través de cursos, conferencias, artículos y publicaciones Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE. Máster en Auditoría y Control de Gestión por la UdL. Máster en Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Doctoranda en Economía de la Educación. Convencida de la importancia de promover la iniciativa emprendedora… porque el futuro lo construimos hoy.