Los niños y los adolescentes, en especial los primeros, suelen pensar que el dinero llueve del cielo y son dados a tener antojos y caprichos. Como padres, nos corresponde la tarea de hacerles ver que no es así y la importancia que tiene ahorrar.

Consejos para que los niños aprendan a ahorrar dinero

Establecer una paga semanal o mensual

Asígnale a tu hijo una paga, ya sea semanal o mensual. Si el dinero que le has asignado se acaba antes de la siguiente paga, no estará administrando correctamente el dinero, pero poco a poco irá aprendiendo a ajustar sus gastos en base al dinero del que dispone.

Es fundamental que calcules bien la cantidad que asignarle, ya que, si es muy baja, difícilmente podrá llegar al siguiente cobro con dinero, solo si restringe mucho sus gastos. Por el contrario, si le das demasiado dinero, no tendrá problemas para administrarse y podrá gastar el dinero en todo lo que quiera sin tener que renunciar a nada. Lo importante es que los niños tengan que tomar decisiones y priorizar qué cosas son prescindibles y cuáles no.

Dialoga con tus hijos

Los niños son capaces de entender las cosas perfectamente, pero a menudo subestimamos sus capacidades de comprensión. Hablar con tu hijo sobre cualquier tema siempre es una buena idea. Las causas, las consecuencias, las motivaciones… todo eso ayuda a que tu hijo desarrolle una mentalidad crítica y analítica que le ayudará a defenderse mejor en la vida.

Así que, dialoga con él y explícale de dónde sale el dinero, qué hay que hacer para ganarlo, qué valor tiene, para qué sirve… Poco a poco irá tomando conciencia y valorando más cada uno de los euros de los que disponga.

Ayúdale a crear un presupuesto

Teniendo en cuenta la frecuencia con la que recibe la paga y el dinero que se le entrega, ayúdale a administrarlo “sobre el papel”. Siéntate con tu hijo y establece entre los dos un presupuesto que le ayude a administrar el dinero de manera eficiente. Para hacerlo correctamente, deberás saber en qué pretende gastar el dinero, qué quiere conseguir…

Sugiérele que apunte cada gasto

Proponle que lleve una contabilidad de su economía. Sugiérele que apunte todos los gastos que realiza día tras día. Deberá apuntar la fecha, el concepto y la cantidad gastada. Así irá aprendiendo a controlar sus gastos.

Utiliza métodos de pago alternativos

Para que aprenda y valore el dinero y lo que cuesta ganarlo, así como para que aprenda a gestionarlo, puedes asignarle la paga y retribuirle los trabajos mediante una tarjeta de prepago, como por ejemplo Paysafecard. Esta alternativa es buena para que los adolescentes empiecen a familiarizarse con el uso de las tarjetas. Además, según aparece en www.casinos-online.es, la misma permite pagar en infinidad de establecimientos. No solo hay casinos con Paysafecard, sino que este método de pago seguro puede utilizarse en distintos comercios electrónicos, e incluso en plataformas de videojuegos.

Haz que se marque metas y ayúdale a conseguirlas

Cada vez que un niño quiere algo en concreto, en especial cuando se trata de algo caro como, por ejemplo, un videojuego o unas zapatillas de marca, muchos padres satisfacen esa necesidad sin miramientos. Los niños reciben el regalo o “capricho” porque sí, sin haber hecho nada para habérselo ganado, por lo que, esos padres están contribuyendo a la felicidad inmediata del niño. Sin embargo, esto puede significar que lo están malacostumbrando a que consiga lo que quiere sin problemas, algo que no se corresponde con aquello a lo que más tarde van a tener que hacer frente en la vida.

Tampoco se trata de negarle al niño sus deseos, pero sí que puedes aprovechar para que obtenga una enseñanza y para que empiece a marcarse objetivos y a luchar por ellos.

Si, por ejemplo, quiere unas zapatillas de deporte que cuestan 80 euros, lo que puedes hacer es decirle que las pagáis a medias, que cuando él haya conseguido ahorrar 40 euros de su paga, tú pondrás los 40 restantes, pero que, hasta que no consiga ahorrar la mitad del dinero, no podrá comprarse las zapatillas.

Este método le ayudará a marcarse metas y a administrar su economía.

Dale trabajo

Aquí tienes otra variante de este método. Si quiere algo en concreto, dile que se lo tendrá que pagar él por completo. Ese dinero saldrá de su paga y de pequeños trabajos que le vayas mandando semanalmente.

Es importante que no le pagues por hacer cosas que ya hacía en casa como hacer la cama o recoger la mesa. Mándale pequeños trabajos para que entienda que el dinero conlleva esfuerzo y sacrificios y que hay que ganárselo. Cuando consiga el dinero que necesitaba y compre lo que quería, la satisfacción que obtenga será doble: por lograr su anhelo y por haberlo conseguido él mismo.

Y lo más importante: da ejemplo en casa

Los niños y los adolescentes absorben lo que ven como esponjas. Por eso, si quieres que tu hijo aprenda a ahorrar, debes ser tú el primero en ahorrar en casa. Es importante que vea que el dinero no se gasta a la ligera, que cada gasto tiene un porqué y todo está muy bien estudiado y meditado.