Hacer un vídeo es relativamente sencillo si la acción se limita cortar y pegar unos planos y poner música de fondo. Lo difícil es hacerlo bien porque, además de cierto dominio de la técnica, hay que tener algunos conocimientos de narrativa audiovisual. La manera de dar el mensaje es tanto o más importante que el mensaje en sí mismo, sobretodo si estamos haciendo una enseñanza a distancia.

Pongámonos en contexto: ¿es lo mismo dar clases usando un Power Point plano para ilustrar la charla de rigor, que usar un vídeo dinámico entretenido y pedagógico que mantenga al alumnado pegado a la pantalla? En estos tiempos, está claro que no.

Como hacer un vídeo no es fácil, decíamos, YouTube ha creado una nueva herramienta que, en principio, está dirigida a pequeñas empresas. Si tienes una empresa adscrita al sector educativo puedes hacer uso de ella, y es posible que en un futuro próximo también les interese a los docentes.

Video Builder, la herramienta de YouTube

Para conocer el verdadero potencial de la herramienta hay que probarla, pero el hecho de que se gratuita y accesible invita a hacerlo. Y lo de accesible no implica solo facilidad de acceso, sino que atañe también al uso: nada de interfaces complicados y herramientas rebuscadas, es un editor básico pero bien dotado con el que hacer vídeos más que aceptables.

El software ha sido probado por un pequeño grupo de usuarios durante meses, pero YouTube ha acelerado su salida en medio de la crisis sanitaria por la enfermedad COVID-19. Desde la empresa aseguran que la intención es facilitar a empresas de todos los tamaños la creación de vídeos rápidos, más en un contexto en el que los clientes demandan actualizaciones rápidas y ágiles. Lo mismo que le sucede al profesorado en estos días de suspensión de las clases.

Para acceder al editor, bastará con usar la cuenta habitual de Google, con la que también accedes a los servicios de correo electrónico o almacenamiento en la nube. Si no, puedes usar una dirección de correo electrónico externa, aunque para publicar el vídeo sí que será requerido un canal de YouTube.

El editor está aún en fase beta, pero ya permite animar logos, imágenes, texto o fotos, además de usar diferentes colores, fuentes y fondos. Para poner audio se puede acceder a la biblioteca de YouTube, que tiene mucho contenido gratuito y libre de derechos de autor. En definitiva, se puede generar un vídeo corto en poco tiempo.

Por ahora hay que inscribirse para su uso vía escritorio, y con las herramientas en inglés. Próximamente se abrirá a todos los usuarios.

CREAR UN VÍDEO FÁCIL

Por qué incorporar YouTube a tus clases

Basta con echar un vistazo a unas estadísticas esenciales sobre YouTube para convencerse: se trata de la plataforma de vídeo más popular que existe, la segunda si la consideramos como red social, con dos mil millones de usuarios en todo el mundo. Un 79% de los usuarios en Internet tienen una cuenta en YouTube, y dado que está disponible en 80 idiomas diferentes, cubre el 95% de la población de Internet.

Al profesorado de Secundaria le interesa la plataforma, de manera que la suele utilizar como herramienta educativa tanto para ilustrar sus clases como para compartir contenido propio. Y es que el 84% de los adolescentes entre 11 y 15 años visitan YouTube una vez al día.

La plataforma, además, consigue concentrar un público heterogéneo. Es capaz de fidelizar a grupos de diferentes franjas de edad como ninguna otra.

Cómo usar YouTube para tu negocio educativo

La utilidad de YouTube para tu tienda online relacionada con educación, o con cualquier otra temática, tiene que ver con las posibilidades de crear impacto. Es difícil destacar entre las 500 horas de vídeo que se suben cada minuto en todo el mundo, pero no hay que mirar la competencia, sino la oportunidad: los usuarios ven 1000 millones de horas de vídeo en promedio de forma de diaria, lo que son miles de millones de visitas.

Lo ideal es mantenerse fiel a la marca, o a uno mismo se trata de una marca personal. Hay que considerar el canal como una extensión del sitio web o blog personal, así que debe recoger el estilo y la esencia de quien lo pone en marcha.

Ya decimos que el cómo se cuenta es importante, así que se debe apostar por una historia bien cohesionada y que consiga despertar un vínculo emocional en el espectador. Y debe ser lo más ilustrativo e instructivo posible en poco tiempo, pues no hay nada más volátil que la atención.

Con todo, cada vez son más los que se convencen de la importancia de incorporar YouTube a sus clases o a su estrategia de marketing online, en el caso de las empresas del sector. A a la hora de crear contenido, Video Builder parece una herramienta prometedora, así que habrá que permanecer atentos a su lanzamiento definitivo.