Nuestra economía del conocimiento genera nuevas necesidades, que implican nuevas habilidades y nuevos perfiles profesionales. Una evidencia como que la información, en su dimensión cuantitativa y cualitativa, es el principal capital de nuestra incipiente estructura económica, no ha sido reconocida en el mundo empresarial aún.
Algunas preguntas: ¿qué multinacionales o medianas empresas reconocen la información explícitamente como un reto dentro de sus planes de competitividad? ¿hay algún departamento encargado de mejorar la cantidad y la calidad de la información sectorial donde su empresa compite? Creemos que muy pocos podrían contestar positivamente las dos preguntas.
Nuestra metodología “Navegación inteligente” es una primera respuesta. Una de sus principales funciones y utilidades es crear buscadores de información. Dicho de otro modo: profesionales que utilizan una metodología estructurada para controlar y planificar la información disponible. ¿A qué esperamos? Competitividad significa, entre otras cosas, tener la mejor cantidad y calidad de información disponible en cada momento.