La situación actual de crisis económica, tiene su reflejo en la crisis educativa que muchos países padecen. Economía y educación: un binomio evidente, no lo fue tanto en tiempos de desarrollo económico. La prospectiva educativa: el análisis de las tendencias educativas a partir de los factores políticos, económicos, sociales, culturales y tecnológicos, es y será un análisis fundamental en esta sociedad informacional.

Tiempo de trabajo y tiempo de ocio estuvieron delimitados durante la sociedad industrial.  La fragmentación del tiempo actual, dispone nuevos usos y nuevas necesidades que estamos descubriendo. Adelantamos una hipótesis: la ubicuidad de la Red, unida a esa fragmentación temporal, están produciendo nuevos fenómenos que podemos dibujar.

Ejemplos: la multiplicación del e-learning, la flexibilización espacial y temporal de la educación formal, la individualización de la enseñanza, van formando una constelación nueva de la educación en el  s.XXI. Nuevos fenómenos producen nuevos problemas, dejamos uno que otro día ahondaremos: tan importante como la brecha digital, es la brecha cognitiva que se empieza a producir.