Beneficios de la lectura en los más pequeños

/

Iniciar el hábito de la lectura en los niños tiene grandes beneficios para su desarrollo y capacidad intelectual. Por tal motivo, los padres deben incentivar a los niños a leer desde pequeños, mediante libros adaptados a su edad, con los que puedan aprender muchas cosas nuevas.

beneficios de la lectura

Un hábito con muchos beneficios

Al momento de leer un libro académico, de ficción o infantil, por ejemplo, los niños tienen la oportunidad de aprovechar todos los beneficios que ofrece la lectura. Hoy día es un gran desafío entretener a los niños con elementos que no sean tecnológicos, por lo que es importante comenzar con este hábito desde pequeños.

Es importante que los padres no solo incentiven la lectura, sino que también compartan con ellos este hábito, de esta manera se podrán aprovechar los siguientes beneficios de mejor manera.

Desarrollo de habilidades

Cuando se lee, los niños tienen la posibilidad de adquirir y desarrollar habilidades esenciales para su crecimiento. Leer libros puede mejorar las habilidades lingüísticas, gracias a que los niños pueden ampliar su vocabulario.

Además, esto puede desarrollar su fluidez a la hora de hablar, logrando conservar con mayor claridad y soltura. También puede estimular la imaginación y la creatividad, dado que los niños deben imaginar todos los lugares, personajes y situaciones que ocurren en los libros, ya que al ser capaces de interpretar estas fantasías, podrán conseguir muchas más imaginación y una creatividad más útil.

Otra de las habilidades que desarrolla la lectura, es la concentración, ya que cuando se lee constantemente, los niños aprenden a concentrarse y permanecer así durante largos períodos de tiempo.

Son habilidades que aportan muchos beneficios a la hora de estudiar, mejorando su rendimiento educativo.

Mayor comprensión lectora

La comprensión lectora es de gran utilidad para los niños, esto facilita el proceso de formación académica, gracias a que pueden comprender con mayor facilidad los diferentes términos, conceptos y textos.

Cuando se desarrolla el hábito de la lectura, los niños son capaces de procesar mejor la información que reciben y así comprender con mayor precisión las cosas. A la hora de aprender, esto ayuda a ahorrar tiempo, evitando que los niños se sientan frustrados e incapaces de adquirir nuevos conocimientos.

Más empatía

Al momento de leer, hay muchas emociones que se experimentan al tener empatía con los protagonistas y las situaciones que deben vivir. Cuando los niños leen, son capaces de comprender mejor sus emociones y ponerse en el lugar de otros, entendiendo lo que sucede con ellos y los motivos de sus decisiones.

Cuando se desarrolla la empatía, los niños pueden socializar mejor con su entorno y se vuelven más tolerantes a las diferentes situaciones y a los comportamientos de otros. Son aspectos esenciales dentro de la escuela, donde deben interactuar con niños y adultos por igual.

Desarrollo de la personalidad

La lectura permite a los niños conocer más cosas a través de las historias, esto permite que puedan desarrollar su personalidad, identificando qué temas les gustan y cuáles no, conocer las cosas que llaman su atención, y otros aspectos que se aprenden al leer.

Con una personalidad más definida, los niños se sentirán menos inseguros, ganarán más confianza, y podrán entender mejor su posición en el mundo.

¿Cómo incentivar la lectura?

Los padres tienen el deber de incentivar la lectura en los niños, para que se convierta en una actividad que puedan disfrutar sin esperar ningún tipo de recompensa.

Una forma sencilla de incentivar el hábito es dedicar tiempo a los niños, por eso, pasar con ellos 30 o 20 minutos leyendo juntos es esencial para que adquieran el hábito. Este tiempo juntos permitirá conocer qué les gusta a los niños, para comprar así los libros con sus temas favoritos.

Cuando los niños lean varios libros, se podrá dejar que ellos mismos elijan sus siguientes lecturas. Al sentir que pueden elegir libremente, los niños se sentirán más importantes e interesados por los libros.

No se debe imponer la lectura en los niños, al contrario, debe ser una actividad que puedan disfrutar en cualquier momento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)