Esta semana os quiero hablar de la importancia que tiene para la vida y para emprender el superar retos, vencer pruebas y en definitiva cruzar fronteras.

Y es que a lo largo de nuestra vida nos encontramos de manera voluntaria o involuntaria una serie de pruebas y retos que tenemos que afrontar; afrontar con valor y coraje, con decisión o lo que es lo mismo mirando al problema de frente.

Porque en la vida todos tenemos problemas y somos emprendedores, porque podemos y debemos afrontar y superar estos retos, podemos saltar y esquivar esas piedras que nos encontramos a lo largo y ancho de nuestra vida.

CLAVES

¿Cómo afrontamos los retos?

¿Cómo vemos los problemas?

¿Son problemas u oportunidades ?

FRONTERAS-03-INED21

Somos exploradores que vivimos la aventura de la vida. Una experiencia que nos lleva a sacar nuestro espíritu aventurero y, por tanto, nuestro talento –si afrontamos la vida de manera positiva–. Un camino hacia la felicidad podemos hacer si sabemos quiénes somos y a dónde vamos. Si sabemos para qué estamos en el mundo.

Además, para mí es fundamental aprender y entrenar nuestras capacidades, nuestras inteligencias hacia un objetivo concreto que es la felicidad –la nuestra y la de los demás–. Esta felicidad tiene varias vertientes:

A) Amar y ser amado.

B) Ser válido para los demás. Crear valor.

C) Pertenencia a una comunidad que comparta estos valores.

Hoy podemos decir que vivir la vida con intensidad supone afrontar y superar retos, es salir de la pereza, la comodidad y el egoísmo. ¿Qué vamos a hacer?

Todos los días la vida nos pone ante nosotros situaciones para que elijamos. Vivir una vida con mayúsculas, una vida con grandeza o por el contrario vivir una vida mediocre. Todos los días podemos elegir y tenemos esa capacidad de elección de cómo afrontar los retos, los problemas. ¿Cómo miramos las cosas?

Y tenemos que elegir y decidir con responsabilidad.

Por tanto, es muy importante la actitud, además de los conocimientos que necesitamos para poder avanzar a buen puerto.

Necesitamos ponernos unas gafas que nos dén una actitud positiva y nos es fácil conseguirlas por la cantidad de problemas que existen a nuestro alrededor.

Una manera de ser que nos permita sacar fuerzas para Dominar los miedos, superar lo desconocido a pesar de la incertidumbre. Que nos hace mucho más grande de lo que podemos creer, que nos hace pensar que valemos un montón; que tenemos talento de verdad.

Creo que el camino hacia el éxito y la felicidad es un estado de ánimo, un camino de rosas, pero con pinchos, con piedras, con curvas, altos y bajos. Un camino apasionante. Pero ¿cómo lo afrontamos?

Una actitud pro-activa ante la vida es fundamental, porque podemos desarrollar habilidades y capacidades para tener una vida mejor, para emprender nuevos proyectos, nuevas iniciativas, negocios o autoemplearnos.

Afrontar los retos es atravesar fronteras a lo desconocido, es encontrarnos con nuestro verdadero yo, con nosotros mismos. Afrontar los retos es cruzar fronteras y para ello tenemos que atrevernos.

¿Atrevernos a qué?

A lanzarnos a la acción

Sí, pasar a la acción y no quedarnos como meros espectadores.

FRONTERAS-01-INED21

Todos los días tenemos retos y pruebas que superar. Me permito ofrecer una receta:

La receta es poner pasión a todo lo que hagas y tener fe en el futuro y, por supuesto, poner en acción nuestro talento.

Por tanto, es fundamental estar contentos con lo que hacemos, con lo que sentimos con lo que pensamos.

Afrontar los retos que tenemos en nuestra vida supone estar animados para tener un buen estado emocional, potenciar esas capacidades que tenemos como personas.

Explotar las minas de la inteligencia emocional supone alimentarnos de emociones expansivas (alegría) que nos potencian y sacan los mejor que llevamos dentro.

Por tanto, la vida y la felicidad es un estado de ánimo en el que podemos aprender y entrenar, ¿para qué? Para cargarnos de buena energía y proyectarla para dar valor a los demás, al mundo.

Para terminar quiero decir que podemos mejorar y vivir una vida mejor. Y eso depende solamente de nosotros mismos. En nuestras manos está.

Yo puedo,

vosotros podéis