Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y también me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

Una de mis últimas lecturas ha sido: «Educarnos para educar» de Rosa Casafont.

RESEÑA

La Casa del libro nos lo presenta así:

Descubre las claves del neuroaprendizaje para transformar la educación.

Conocer la mente y el cerebro como órgano rector del equilibrio físico, emocional y cognitivo genera una verdadera revolución, un cambio de paradigma en la manera de entender el proceso de enseñanza–aprendizaje–e indica la necesidad de una nueva orientación para influir, como educadores, en una mejora continua personal y social. Este libro se propone ofrecer al lector una síntesis de los últimos descubrimientos tanto en el campo del estudio del cerebro como en el de la pedagogía para aplicarlos en beneficio del proceso educativo.

El mundo educativo necesita de gente preparada que vayan asumiendo los avances de la ciencia. En este libro podrás encontrar muchos de estos avances y fundamentalmente encontrarás razones para transformar la educación, después de los descubrimientos que se han llevado a cabo con el cerebro, ese que nunca descansa aunque estemos dormidos. Es importante asumir que las emociones son las que nos van a poner en disposición de aprender, es decir, aprendo lo que me emociona y si ellas no están presentes lo olvidaré, por muy prestigiosa que sea la charla que me estén dando, hay que emocionar al alumnado y de ahí partiremos hacia su aprendizaje significativo, ese que lo va a acompañar para seguir aprendiendo y que no va a olvidar.

No podemos olvidar la dimensión social de las personas que están aprendiendo, eso les va a conectar con su realidad circundante y los va a llevar a ser mejores personas porque van a devolver a la sociedad lo que en un principio ella les entregó.

En el libro aparecen unos elementos que nos van ayudando a la comprensión de los contenidos y además durante el viaje aparecen los códigos QR que nos van ampliando los conceptos y los temas tratados anteriormente, muy útil también lo que debemos sacar y meter en el saco. Un gran trabajo de ampliación de las autoras del libro.

«El cerebro emocional imprime su marca en todas las funciones mentales y, por tanto, hoy sabemos que no podemos separar nuestra emoción de la razón y, por consiguiente, que la emoción está implicada en cualquier decisión».

Es recomendable por su contenido, curioso por su forma y riguroso en sus planteamientos. He de decir que he disfrutado con su lectura, con el viaje planetario, con sus QR, con sus llamadas al recuerdo y a la ampliación. Ha sido un viaje agradable y certero que amplía mis emociones para cada día ir mejorando y transformando el mundo educativo.


N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Ocho reseñas de libros interesantes para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIORLA NECESIDAD DE UN CURRÍCULO «VIVO»
SIGUIENTE POST«NUESTRA» ESTRUCTURA Y «NUESTRO» ORDEN
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.