Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y también me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

Una de mis últimas lecturas ha sido: «Aprendo porque quiero» de Juan José Vergara.

RESEÑA

Trabajar por proyectos es un reto que se plantea actualmente en muchas de las comunidades educativas y es una verdadera experiencia de enseñanza-aprendizaje porque conecta con los intereses de las personas que van a aprender, parte de sus inquietudes y devuelve ese trabajo a la comunidad. Es una buena forma de hacer al alumnado consciente de su propio proceso de desarrollo en su formación personal.

En el ABP el docente canaliza y ordena las tribulantes ideas de una persona en desarrollo. Hace falta un trabajo previo con el alumnado para que el aprendizaje parta de sus intereses y no se le imponga el conocimiento de forma aislada a su forma de ver el mundo. Aprendemos de verdad cuando el tema en cuestión conecta con nuestras emociones, con nuestra curiosidad, con nuestras ganas de descubrir… esto se consigue con el ABP, ya muchos docentes lo llevan a la práctica y lo están demostrando.

En el libro «Aprendo porque quiero: el aprendizaje basado en proyectos (ABP), paso a paso» de Juan José Vergara Ramírez, prologado por Ángel Pérez Gómez, se nos explica detenidamente y con fundamentos pedagógicos cómo llevar esta metodología a la práctica con todo lujo de detalles.

Este es Juanjo @juanjovergara, el que se va a casa feliz al ver que su alumnado aprende de una forma vivencial, con un aprendizaje que le va a servir a lo largo de su vida.

Ángel Pérez en el prólogo nos dice de esta obra:

«Juan José ofrece de manera clara, amena, original y fundamentada el sentido de una forma de entender los procesos de enseñanza más eficaces y satisfactorios para provocar el aprendizaje relevante de los ciudadanos contemporáneos que han de aprender a vivir en una sociedad compleja, afrontar el cambio permanente y vertiginoso y navegar en la incertidumbre».

«El aprendiz contemporáneo adquiere, contrasta, maneja información, reconstruye y crea conocimiento al participar en redes familiares, sociales, profesionales, de ocio o académicas, en cualquier momento y en cualquier lugar, y a través de los múltiples dispositivos y pantallas a su disposición, fuera o dentro del recinto escolar».

Obra totalmente recomendable para todas aquellas personas que se sientan atraídas por la aventura de educar, por sentir con el aprendizaje, por comprometerse con la educación tanto dentro como fuera de las aulas.

En palabras de su autor:

…El ABP permite también desterrar la idea de un aula cerrada al exterior que trabaja con simulaciones. Los proyectos abordan la realidad para que los alumnos la analicen, la empleen como herramienta de aprendizaje, intervengan en ella y se comprometan… Se trata de una estrategia de aprendizaje que no busca la mera transmisión de contenidos, sino crear experiencias educativas cooperativas que provocan un cambio personal y de grupo al enfrentarse a ellas.


N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Ocho reseñas de libros interesantes para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIORMIS FAVORITOS DEL MES
SIGUIENTE POSTESTILOS DE APRENDIZAJE, ¿VERDAD O MITO?
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.