#25N UN DÍA PARA LA REFLEXIÓN EDUCATIVA

/

La Asamblea General de Naciones Unidas preocupada por la proliferación de la violencia, sobre todo contra la mujer –en todas sus formas–, realizó hace veinticinco años, en 1994, una Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer; por eso, es el #25N un día para la reflexión educativa.

En aquella Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, se afirma que este tipo de violencia constituye un obstáculo, no sólo para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz (como se reconocía en las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer, en las que se recomendó no solo un conjunto de medidas encaminadas a combatir la violencia contra la mujer); sino, también, para la plena aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación.

En esa misma Declaración, se señala que hay que adoptar todas las medidas apropiadas –especialmente, en el sector de la educación– para modificar las pautas sociales y culturales de comportamiento, del hombre y de la mujer. Y eliminar los prejuicios y las prácticas consuetudinarias, o de otra índole, basadas en la idea de la inferioridad o la superioridad de uno de los sexos y en la atribución de papeles estereotipados al hombre y a la mujer.

Y es aquí donde quiero incidir y poner en valor el papel que ha estado jugando en los últimos años la Educación en Canarias abanderado por el programa «Educar para la Igualdad» que tiene como finalidad propiciar que toda la comunidad educativa trabaje y se relacione desde una perspectiva coeducativa.

De esta manera, se persigue superar los estereotipos sexistas, potenciar unas relaciones igualitarias y prevenir la violencia de género.

Este Programa ha sido una herramienta muy importante en los centros educativos donde ya es un plan obligatorio a tener en cuenta en nuestras programaciones educativas.

Todo ello para lograr una Igualdad Efectiva entre mujeres y hombres, empezando por la Escuela en la que no nos podemos permitir que haya diferencias entre niños y niñas. Una gran labor, la de los coordinadores de Igualdad de los centros educativos, tratando de impregnar la práctica diaria de los docentes. Este es el verdadero valor que conmemoramos en fechas como el #25N un día para la reflexión educativa.

Cada día, está más arraigado un lenguaje inclusivo, en el que lo femenino ha entrado a disponer de un espacio que tenía perdido históricamente. El ámbito educativo ha sido durante muchos años un espacio de «mujeres»; muchas de ellas ejemplo de que en nuestra sociedad no es solo de y para los hombres. Con todo, es un síntoma de que el cambio de mentalidad está todavía por llegar.

Un Plan para la Igualdad y prevención de violencia de género, de la Consejería Educación, que se articula, a partir de la Estrategia para la Igualdad de mujeres y hombres 2013- 2020 del Gobierno de Canarias, en torno a seis ejes estratégicos que se han diseñado a partir de un eje global que consagra el principio de «La Igualdad como un valor vertebrador del sistema educativo que contribuye a la construcción de una sociedad igualitaria e inclusiva, libre de roles y estereotipos sexistas».

Uno de esos ejes Estratégicos es el de la transformación de la escuela mixta en un modelo de escuela coeducativa. Porque la igualdad no consiste en que los centros educativos sean de niños o de  niñas, ni en eliminar el lenguaje sexista en el espacio escolar, sino que debe de ser un modelo que no excluya a ninguna persona por su condición sexual. Porque de la exclusión a la violencia solo hay un paso.

Pero también quiero poner mi mirada en los medios de comunicación y en el trabajo que están realizando en este sentido. Está claro que los mass media juegan un papel primordial, deben ir de la mano del sistema educativo, y así se está viendo en los últimos años.

La entrada de los medios de comunicación en la Escuela, sobre todo, de la radio en los últimos años, no es solo para mejorar la competencia lingüística, sino para fomentar el pensamiento crítico de nuestro alumnado. Porque, los medios de comunicación continúan asociando el celeste a los niños y el rosa a las niñas, y esto no es más que una evidencia de que todavía queda mucho por hacer.

Y eso es lo que debemos tener en cuenta en un día como el de hoy, porque la Violencia contra la Mujer no es más que un síntoma de que nuestra sociedad está fallando, y de que, sobre todo, nuestro sistema educativo necesita continuar trabajando en esta línea.