I’m learning to walk again
I believe I’ve waited long enough
Where do I begin?
I’m learning to talk again
Can’t you see I’ve waited long enough
Where do I begin?

Walk, Foo Fighters (Wasting light, 2011)

WALK-01-INED21

Son tiempos inciertos para la formación de adultos. Al menos es la impresión que me deja este inicio de curso. Para quien no lo sepa, el mes de septiembre –especialmente en las escuelas de adultos de carácter municipal– es una pesadilla para los docentes. Es la época de hacer el seguimiento a la oferta formativa para que los cursos se puedan abrir con el mínimo de plazas exigidas por los ayuntamientos. Y me he dado cuenta de que, con respecto a otros años, los cursos no acaban de llenarse, el ritmo de inscripciones no ha sido tan intenso como otras veces. Y me temo que no es un asunto local. Entonces, ¿qué pasa? ¿Quiere decir, pues, que hemos tocado techo?

¿Las escuelas de adultos han llegado

al final del camino?

WALK-02-INED21

¡En absoluto! No me lo creo, ¡por supuesto! Pero sí creo que no conectamos con un sector de público que se oculta por motivos que desconozco. Estoy convencido de que, a pesar de las incertidumbres, hay lugar todavía para la formación de adultos. Pero para salir del callejón sin salida, tenemos que ir en busca de nuevos horizontes. No podemos esperar milagros, tampoco se puede vivir del pasado, de los logros conseguidos años atrás. Demos un paso adelante, sigamos el camino hacia una nueva escuela de adultos.

Y esto, ¿como se hace? A continuación propondré una serie de guías para no perdernos mientras caminamos. Así, empezaremos a generar un replanteamiento del sentido de la escuela de adultos.

1

DESHACERNOS DE LAS ETIQUETAS

Hemos avanzado mucho hasta ahora gracias a una labor encomiable. ¡Pero hagámosla visible, corcho! Compartámosla, enseñémosla a la sociedad, a la gente, a la comunidad educativa para demostrar que hay ilusión, vida y motivación para ser mejores. Pero enseñémosla también para eliminar falsas etiquetas. La escuela de adultos NO es una extensión de un espacio para la gente mayor NI un centro cívico como mucha gente se piensa. Es el ágora donde todo el mundo tiene cabida, el punto de reencuentro del pasado y del futuro, el altavoz de todas las oportunidades que la vida ofrece a nuestros alumnos para iniciar un porvenir, una mejor calidad de vida, una mejor (re)educación.

2

TOMAR EL PULSO AL ENTORNO

La sociedad cambia y, por lo tanto, las necesidades también lo hacen con el paso del tiempo. Tenemos que captar, pues, la realidad social que rodea a la escuela de adultos para dar respuesta a cualquier demanda educativa. Esto facilitará la cohesión de la escuela con el entorno, con el tejido educativo y cultural del municipio o ciudad.

3

SABER UTILIZAR LA REFLEXIÓN

Además, debemos exigirnos autoanálisis para mejorar. El aspecto reflexivo permite la valoración de cualquier elemento de la escuela de adultos: desde la gestión pura y dura hasta la tarea administrativa, pasando por la docente, las metodologías -y los métodos-, las evaluaciones, etc. Así, la valoración debe conducir a la reflexión, a nuevos objetivos, a nuevos retos, al conocimiento real de la situación.

En definitiva, la práctica reflexiva tiene que ser el auténtico revulsivo para ir con paso firme hacia el futuro.

4

TENER SIEMPRE UN PLAN B

(Y UN PLAN C, D,…)

No hay soluciones mágicas para la baja demanda de alumnos. De hecho, ni para cualquier adversidad. Sólo hay trabajo constante, planificación de estrategias de futuro consensuadas por el equipo directivo, por los docentes y, en caso de escuelas municipales, también por los ayuntamientos. Hay que vivir en el presente curso, pero también tener perspectiva y preparar el terreno del futuro para actuar a tiempo con más eficacia.

5

QUERERNOS MÁS

Muchos docentes de la escuela de adultos somos personas preparadas para este trabajo: licenciados, profesionales que se han formado académicamente para esta tarea y que, desgraciadamente, están infravalorados. Tenemos que presumir de equipo docente, de profesores, hagámonos valer y mostrémonos como piezas imprescindibles para la mejora de los centros de adultos.

Somos PROFESIONALES,

SÍ

Y somos quien debe liderar el cambio en el aula y en la escuela. Somos, por lo tanto, personas que tiene un compromiso con la educación de adultos y que aportaremos a la comunidad todo lo posible para innovar en este ámbito.

Sintámonos orgullosos de pertenecer a una parte de la educación que, a menudo, no se le quiere lo suficiente. ¡Proclamemos a los cuatro vientos nuestro amor a la formación de adultos!

6

NO DESFALLECER NUNCA

Si la situación actual es complicada, tenemos que ser fuertes. Analicemos la situación, sacudámonos, reinventémonos, cambiemos el rumbo. Pero nunca dejemos que la marea nos arrastre hacia el desastre. La educación de adultos tiene futuro. Sólo hay que trabajar para construirlo.

En conclusión, de ninguna forma el camino está hecho. Si creemos en nuestras posibilidades, si mostramos la valía de la propuesta educativa, si forjamos puentes con la sociedad y con los alumnos, si aprendemos de los errores y de los aciertos, si sabemos ser honestos y adquirimos la reflexión como estrategia de futuro, le daremos la vuelta al significado de la escuela de adultos. De este modo, la convertiremos en un espacio innovador de referencia entre la comunidad educativa.

Lo podemos hacer,

paso a paso.

Falta únicamente que empecemos

desde ahora mismo

Josep Miquel Arroyo Baena
Nacido en Vic (Barcelona) en 1976. Licenciado en Filología Catalana por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Formació de Professors de Català per a Adults por la Universidad de Barcelona. Trabajo en el Centre de Formació Permanent d'Osona Sud (Barcelona) desde el año 2004. Me interesa mucho la innovación educativa y creo en la reflexión docente como herramienta de mejora de la educación. También le echo un ojo a las TIC aplicadas a la enseñanza-aprendizaje de las lenguas. Cuando no ejerzo de profesor, me dedico a la radio, a la lectura, a la poesía y a mis dos hijas.