TIMENDI CAUSA EST NESCIRE

‘La ignorancia causa el miedo’

Séneca

TEPA-Magazine-INED21

Hace tiempo que las TICs o «Tecnologías de la información y de la comunicación» han irrumpido en nuestro sistema de enseñanza-aprendizaje; ese al que llamamos «escuela tradicional».

Sin embargo, aunque parezca mentira, a día de hoy se encuentran fuera del aula, utilizadas por los jóvenes –que ya se han empoderado con ellas–. Mientras tanto, los «adultos-referentes», en muchos casos, se resistieron –y se resisten aún hoy– a su adopción.

TIC

Muchos docentes perdimos la posibilidad de incorporar las TICs –objetivizándolas–, para que las pudiéramos «invisibilizar» de manera natural; como hemos hecho con otras herramientas tecnológicas que conviven en el aula de hoy (como el mismísimo pizarrón).

Debiéramos además llamarlas TCI, pues prima la comunicación frente a la información.

TAC

Luego, aparecieron las TACs o ‘Tecnologías de aprendizaje y conocimiento’. Llamadas también: «Tecnología de acceso al conocimiento»; ya que, por sí sola, no garantizan el aprendizaje.

Se trata de tecnologías que nos permiten a nosotros, los docentes; y a los alumnos, acceder a los múltiples formatos de aprendizaje como los SLN, PLE, PLN, SOLOMO, PKM, etc.

Andando el tiempo, las TACs dieron lugar a las TEPs o «Tecnologías del empoderamiento y la participación». Este nuevo marbete presupone sujetos que han accedido –previamente, gracias a las TIC y las TAC– a una alfabetización digital que les permite empoderarse para participar.

En efecto, no debiéramos pensar en acceder a las TAC sin la necesaria alfabetización y dominio de las tecnologías ubicuas, pilar fundamental de las TAC.

LABOR OMNIA VINCIT

‘El trabajo todo lo vence’

Virgilio

Y ahora, ¿qué sigue? Dado que estoy cómodo en la «zona de confort», pensando siempre en «estado beta» como requisito para estar actualizado, propongo pensar estadios superiores para la educación.

Si los docentes y la sociedad realizaron bien las tareas, se supone que podemos vislumbrar los resultados. Por ello, pienso en el siguiente acrónimo para «continuar»:

TEPA

TEPA o «Tecnología del empoderamiento, la participación y la acción». Ciertamente, TEPA es un acrónimo concebido para que, entre todos, sigamos avanzando por el camino de una educación inclusiva y disruptiva, con respecto a lo que conocemos hoy.

Ya no podemos seguir el camino esfumado por el paso del tiempo; debemos tomar la iniciativa para salir de la cómoda situación que nos ata al paradigma anterior. Debemos originar un cambio.

EMPODERAMIENTO

Ya empoderados los alumnos, con la suficiente alfabetización digital y acceso a herramientas tecnológicas; participativos y «sharistas» (N. del E.: neologismo creado a partir del inglés to share, ‘compartir’) –como se define la generación actual–, lo que resta es pasar a la acción.

LA ACCIÓN COMO RESPUESTA

  • Respuesta a las necesidades de la sociedad actual.
  • Respuesta a las necesidades de los alumnos en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Respuesta a las insatisfacciones.
  • Respuesta adecuada a un mundo líquido y cambiante.
  • Respuesta a la demanda de nuestros alumnos de una educación nueva.

EL QUID

¿Qué nos falta?

  • Fortalecer las capacidades de emprendeduría de los alumnos.
  • Promover la flexibilidad del aprendizaje, autonomía, cooperación, etc.
  • Promover la confianza y la responsabilidad en el aprendizaje.
  • Propiciar una identidad conjunta y la búsqueda de un objetivo común.

«Ni lo que pensamos, ni lo que sentimos: Somos lo que hacemos»