Quiero mostraros, con unos breves ejemplos, qué pasa cuando medimos con algún test adecuado las capacidades de los escolares. En este caso me referiré a la capacidad Verbal y Matemática (o de razonamiento cuantitativo) medida con el School and College Ability Test (SCAT), que yo validé en Navarra hace unos años sobre una muestra de casi 8000 alumnos.

Con la ayuda de Marta Tourón, experta en el diagnóstico y orientación en el ámbito de las altas capacidades, que fue directora académica de CTY España y que colabora conmigo frecuentemente, he recopilado una serie de datos de identificación en algunos centros educativos. Se refieren a evaluaciones más o menos amplias que llevamos a cabo entre 2003 y 2012.

No pretendo que sean sistemáticos, solo ilustrativos de una realidad incuestionable.

Cualquier profesor, director, u orientador de un colegio debería preguntarse: ¿Y si evaluásemos las capacidades de nuestros alumnos en nuestro colegio qué ocurriría? ¿Tendremos también nosotros niños de alta capacidad de cuya existencia no sabemos? ¡Dadlo por hecho!

Este pequeño conjunto de centros no constituyen una muestra representativa de la población escolar, ni juntos ni separados, por lo que no podemos decir qué pasará en un centro específico, ya que depende del tipo de población que reciba, el impacto del estatus socioeconómico y cultural de las familias, el nivel académico y tantas otras variables que influyen. Pero hay algo seguro: en cualquier centro en el que os decidáis a evaluar el potencial de los alumnos os llevaréis una sorpresa. Agradable, claro. Y, al mismo tiempo, pondréis un problema sobre la mesa: ¿y ahora qué hacemos? La respuesta, al menos parcial, de la que hablaremos en su momento, se llama diferenciación curricular. Ya tienes algunas entradas sobre esto en mi blog. Te sugiero algunas, por si te las has perdido o no las encuentras:

Hay más, pero no quiero abusar… De todos modos este es un tema del que trataré extensamente en el blog, ya que es la consecuencia inmediata de la identificación. Es decir, identificamos para ayudar en el desarrollo de la capacidad, de otro modo tendría poco sentido.

IDENTIFICAMOS-EN-UN-CENTRO-EDUCATIVO-01-Magazine-INED21

Alumnos evaluados y alumnos con percentiles iguales o superiores a 95 en capacidad verbal o matemática

Ya veis que los porcentajes de alumnos con una capacidad que los situa en el 5% superior o más allá (Pc>95%) varía de unos centros a otros, como es normal, pero en ningún caso es menor del 7% y llega en algunos centros a superar el 25%. Naturalmente estos porcentajes son empíricos (no teóricos) y no necesariamente representativos de la población general, de la que ya hablamos en otros posts. Pero son muy ilustrativos de lo que ocurre cuando se evalua el potencial de los escolares.

Los centros del cuadro de arriba son todos privados, concertados o no, y pueden seguir modelos lingüísticos diversos: castellano, euskera, cierto énfasis en el inglés, etc. y están en localizaciones geográficas muy diversas. En cualquier caso, no voy a dar datos que pudieran permitir su identificación. A los efectos de lo que aquí tratamos baste saber que son centros educativos quizá como el tuyo. O mejores, o algo peores, es igual. En todos, como en el tuyo, se cumple lo mismo: hay un gran número de alumnos no identificados y, por ello, no convenientemente atendidos.

¿Todavía te preguntas dónde están los que faltan?

Por si alguien pudiera tener la tentación de decir: claro, es que son privados… Aquí  va otra tabla de una evaluación amplia (más de 2300 alumnos) llevada a cabo en algún lugar de este país con alumnos de Primaria de centros públicos y privados. Los resultados son estos:

IDENTIFICAMOS-EN-UN-CENTRO-EDUCATIVO-Magazine-INED21

Ahora ya sabemos donde están. En los centros educativos esperando que alguien quiera identificarlos para ayudarlos a desarrollar todo su potencial. ¿No va de eso la educación?

Javier Tourón
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015). Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación. Soy miembro de Sociedades Científicas como: International Association for Talent Development and Excellence European Council for High Ability World Council for Gifted and Talented Children National Association for Gifted Children (EE.UU) Sociedad Española de Pedagogía He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.