La práctica de la Comunicación Integrada es una práctica que he desarrollado a partir del trabajo de Marshall Rosenberg “Comunicación No Violenta” y que también incluye otros elementos que han sido parte de mi recorrido personal y profesional como el Focusing, la meditación, el trabajo corporal, el arte terapia y la Sociocracia. Es una práctica fundada en el cultivo de una actitud de empatía hacia nosotros y los demás.

“La empatía (del griego ἐμπαθής “emocionado”), llamada también inteligencia interpersonal, es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.”

La empatía no es lo mismo que estar de acuerdo o compartir, simplemente quiere decir poder dejar nuestra visión de la realidad por un momento y acercarnos a la realidad así como es percibida por la otra persona, con el objetivo de participar en esta realidad y comprenderla con el corazón.

Esta actitud nos permite de desarrollar los otros aspectos de la CI en un contexto de conexión y no como una técnica mecanizada.

COMPONENTES

COMPONENTES-Magazine-INED21

OBSERVACIONES – INTERPRETACIONES

Es importante entender la diferencia entre estas dos modalidades de percibir la realidad.

Una observación se limita a notar los elementos presentes sin interpretarlos ni juzgarlos.

OBSERVACIÓN: Está llorando EVALUACIÓN: Está triste

OBSERVACIÓN: Pablo está hablando más que las otras personas.

INTERPRETACIÓN: Pablo tiene una necesidad de atención porque es el más pequeño de su familia.

EMOCIONES – EVALUACIONES

Las emociones nos permiten tomar consciencia de que una o más de nuestras necesidades están o no satisfechas. Algunas veces nos expresamos de una forma que parece hablar de nuestras emociones pero en realidad está interpretando la realidad.

EMOCIÓN: Me siento asustada EVALUACIÓN: Me siento atacada

Es importante reconocer que a menudo nuestras emociones están vinculadas a nuestra forma de pensar, osea de interpretar la realidad:

“Cuando tú hablas de esta manera yo lo interpreto como un síntoma de agresividad y por eso me asusto”

Esto nos permite tomar responsabilidad por nuestras emociones.

NECESIDADES – ESTRATEGIAS

Las necesidades son la formas en la cual la vida misma busca su máxima realización a través de los seres vivos.

Por eso las necesidades siempre se manifiestan como energías, anhelos. Todos compartimos las mismas necesidades, aunque se puedan manifestar de forma más o menos intensa en distintas personas y distintos momentos. Muchas veces nos confundimos e identificamos una necesidad con un acción concreta, una estrategia. Esta confusión es la que generalmente nos lleva a malentendidos y conflictos.

NECESIDAD: Necesito descanso ESTRATEGIA: Necesito que limpies los platos.
Es importante reconocer las necesidades tras las estrategias para poder solucionar conflictos y también para elegir nuestras estrategias con más creatividad y conciencia. Cualquier ocasión en que hablamos de una acción estamos hablando de una estrategia y no de una necesidad. Los conflictos suelen ocurrir al nivel de las estrategias porque nuestra forma de satisfacer nuestras necesidades perjudica de alguna manera la satisfacción de las necesidades de otras personas.

Las estrategias están influenciadas por numerosos factores, muchos de ellos inconscientes, como: cultura, experiencias previas, interpretaciones del pasado o futuro, traumas o patrones infantiles, condiciones externas, factores de tiempo, nuestro estado emocional, etc.

En la práctica de la CI el objetivo es desencadenar nuestra creatividad para encontrar las estrategias que van a satisfacer todas las necesidades y no sólo algunas (las de la mayoría o las de los más poderosos).

PETICIONES – DEMANDAS

Las peticiones se distinguen de las demandas principalmente por un hecho: admiten y respetan el “No”.
Cuando hemos conectado con nuestras necesidades podemos proponer una estrategia concreta que las satisfaga. Dos puntos son muy importantes:

  • El satisfacer nuestras necesidades siempre es nuestra responsabilidad: aunque podamos pedir a otras personas de participar en esto, nadie está obligado a satisfacer nuestras necesidades.
  • La voluntad auténtica de conectar y respetar todas las necesidades genera una energía muy positiva de empatía y disposición que nos permite ser creativos y buscar más estrategias. No tenemos que aferrarnos a nuestras estrategias.

Cuando proponemos una estrategia es importante ser muy concretos y específicos, dando la información necesaria a la otra persona para permitirle elegir. Por eso la petición: “Necesito que me respete” no es suficientemente concreta porque no nos indica ninguna acción específica. Todos tenemos formas distintas de entender el respeto. Por ejemplo, decir “me gustaría que no me interrumpiera cuando estoy hablando.” es una forma mucho más clara de pedir lo que queremos.

Una petición presupone nuestra disposición a hacernos vulnerables y manifestar abiertamente lo que deseamos. Muchas veces no tenemos la capacidad de sentirnos a gusto en este estado de vulnerabilidad y nos escondemos detrás de peticiones muy poco claras, incluso a veces suponiendo que la otra persona debería ya saber lo que queremos.

Cuando la respuesta a una petición es “no”, tenemos que preguntarnos en qué medida la estrategia propuesta no satisface las necesidades de la persona que se ha negado participar en ella, es decir, tenemos que acercarnos a las necesidades de la otra persona con respeto y una actitud abierta. Negociar estrategias comunes puede ser un proceso de dialogo largo , sin embargo este proceso fortalece las relaciones, afirmando la voluntad de respetar la integridad de todos y fomentando la confianza.

La CI es una práctica de vida que se propone fomentar un cambio paradigmático en la percepción de la realidad y la vivencia de nuestras relaciones. Los cuatro componentes necesitan ser profundizados e integrado a través de la práctica para que se conviertan en una forma natural y no forzada de relacionarnos.

POST SIMILARES